Anyelina Rosa

Fecha

, Entrevistas

Por Airam Toribio Foto Hairo Rojas

Agencias: Elite  Models Worldwide , The Society NYC, Ossygeno Models (Mother Agency) Desfiles: Saint Laurent, Prada, Elie Saab, Givenchy, Loewe, Alexander McQueen, Gianbattista Valli y Altuzarra.

Oriunda de La Vega, “ aunque crecí en Sánchez Ramírez junto a mis abuelos”, Anyelina es una chica de 17 años que nunca pensó ser modelo. Nos confiesa que en muchas ocasiones se sintió “fea” y que sufrió mucho bullying por ser alta y muy delgada. Pero la vida le demostró que aquello que una vez le fue señalado, hoy la convertiría en uno de los nuevos rostros a los que hay que ponerle el ojo. Al menos así la ha catalogado la visionaria models.com y la “biblia” de la moda en su versión digital, vogue.com.

Esta es su primera entrevista, y qué bueno que haya sido en el país que la vio nacer y donde primero le abrieron las puertas a la profesión en la que ahora se desarrolla.

¿Cómo llegaste al mundo del modelaje? Fui descubierta por Sandro Guzmán (Ossygeno Models Management) mientras caminaba por una plaza comercial  en Santo Domingo; tenía apenas 13 años. Pero como mis padres no sabían nada de este mundo nunca llamaron al Sr. Guzmán. Tres años después me encontraba viendo un programa de TV, donde anunciaban el casting de Sandro y decidí ir; fue en el 2017. Luego de un entrenamiento de seis meses ya estaba lista para debutar.

¿Siempre quisiste ser modelo o querías dedicarte a otra carrera? Nunca en mi vida pensé ser modelo, era algo que veía imposible.  Estaba centrada en estudiar y hacerme de una profesión con la que pudiera sacar a mi familia hacia delante. Sí pienso llevar otras carreras además de modelo.

¿Conocías la historia de algunas de las modelos que han despuntado internacionalmente antes de embarcarte en esta profesión? ¿Cómo te motivaron? Sí, conocí las historias de Lineisy Montero e Ysaunny Brito, pero en realidad me lancé en lo del modelaje a probar suerte, ya que  tengo muchos deseos de superación, no imaginé que esto llegaría a mi vida.

¿Pensaste tenías alguna limitante como modelo o algún aspecto físico que te impediría ser parte de este mundo? ¡Sí! Creí que no les iba a gustar nada de mí, pues siempre me acomplejaba por ser tan delgada y alta. Sufrí bullying y en ocasiones me sentía “fea”.

Cuando comencé a tomar clases con mi agencia en RD, el director (Sandro Guzmán) me decía lo bella que era y que cuando viajara me daría cuenta que todo el mundo me valoraría. En mi primer casting para Dominicana Moda vine de La Vega y no fui seleccionada por un solo diseñador, pero el señor Guzmán me dijo: “No te preocupes, lo tuyo será en Europa y después todo te van a querer”. Eso me llenó de fuerzas para seguir adelante.

¿Cuál ha sido tu punto más alto hasta el momento? Hice un editorial de 18 páginas para la revista Numero en París. También otro para Porter Magazine, de 10 páginas (viajé a las islas Maldivas en África). De éste último me encantó el concepto, pues fue la protección de los océanos, algo que me encantaría retomar para RD. Además, fui catalogada dentro de las new faces de la temporada por models.com y vogue.com. No pensé que conseguiría tanto, tan rápido.

¿Por qué a las modelos de color dominicanas les va mejor en el extranjero que aquí? Pienso que los diseñadores prefieren a las mujeres rubias porque quizá no las encuentran tanto como a las negras. También hay mucho racismo y clasismo, lamentablemente.

Sueños a futuro… Mi mayor sueño es poder regalarle una casa a mi madre y que mi hermano más pequeño tenga acceso a las atenciones que requiere, ya que es un niño especial y lo necesita. Eso será muy pronto con la gracia de Dios. Yo daré el cien por ciento de mí por mi país para continuar el trabajo de todas las dominicanas que están trabajando por el #DominicanPower.