#OrgulloLGBTQ: Eddy Gómez

Fecha

, Entrevistas

Por Alexandra G Roca Foto Fuente externa 

Conmovedoras y alentadoras a la vez, así resultan las historias que narran como las personas de la comunidad LGBTQ se sinceran con ellos mismos y con sus allegados y con orgullo externan su preferencia sexual, sin dejar que esto los condicione o limite.

Aunque vivimos en una sociedad que está evolucionando, siendo más empática e inclusiva, aún falta mucho por hacer y por crecer, para que no sea necesario tener un mes en el que se celebre el Orgullo Gay, ni un día de la mujer, ni cualquier otro día que signifique que seguimos luchando por la igualdad y el respeto. Celebremos el amor en todas sus formas y expresiones.

Por motivo del mes de junio, fecha oficial en la que se celebra el Orgullo Gay, en Pandora te traemos la historia de cómo el estilista de moda y asesor de imagen, Eddy Gómez “salió del closet”.

¿A qué edad y como te diste cuenta? La verdad no tuve un “momento de darme cuenta” nací así y mis padres nunca tuvieron paradigmas sociales, me dejaban ser yo,  por lo que durante toda mi niñez lo entendí como algo totalmente normal, en ese entonces vivía en NY y el ambiente me ayudó a aceptarme a mí mismo. En casa nunca recibí un “no”, fui afortunado en ese sentido, el momento en que me choqué con una cruda realidad social fue al ingresar al bachiller aquí en República Dominicana porque ingresé a un colegio católico, en el que descubrí algo que desconocía por completo: la discriminación.

¿Qué sentiste en ese momento? Esos cuatro años estudiando en ese colegio fueron un infierno; principalmente por quienes lo dirigían y algunos facilitadores… ¡Me hacían la vida realmente imposible! Pasé por un periodo de depresión, pero no me permití desistir. Me obligué a mí mismo a terminar el bachiller en esa institución  para demostrarles que siendo tú mismo puedes lograr grandes cosas.

¿Qué te ayudó a asimilarlo/aceptarlo? Mis padres, fueron una pieza elemental en este proceso. Nunca me limitaron, y eso me ayudo a comprender que nadie podía hacerlo. Ese era, y soy yo, y punto.

¿Cómo se lo comunicaste a tus allegados? Ellos mismos se daban cuenta desde que yo era pequeño. Siempre tuve un gusto particular por la ropa femenina y lo mostraba sin mucha pena.

¿Qué sentiste después de hacerlo? Luego de derribar barreras, como la del colegio católico, entonces tomé más fuerza para reafirmar lo que yo soy y ahí me dediqué a estudiar para capacitarme en áreas como asesoría de imagen, con el fin de ayudar a otros a desarrollarse y mostrar su verdadera esencia.

¿Qué le recomiendas a aquellas personas que no han tenido la fuerza de hacerlo? Como le digo a mis clientes cuándo imparto clases “¡sé tú!” Al que no le guste, que mal, pero la esencia es lo único que no podemos negociar ni en moda, ni en la vida, ni en nada… Una preferencia sexual no te limita, no es un obstáculo para lograr tus sueños ni te hace menos que otros. #KeepWalking y buena vibra.