La verdad detrás de emprender

Fecha

, Comunidad

Por  Alexandra G. Roca Ilustración  Practicuum

Aunque actualmente ser emprendedor es algo que parece estar de moda, hay una cualquierización del oficio debido a la falsa concepción del nivel de dificultad que implica. Emprender requiere de aptitudes y cualidades que si bien, todos podemos desarrollar, no todos poseemos la capacidad, el empeño ni el deseo de hacerlo. Por otro lado, debemos resaltar que emprender no es más ni menos digno que tener un trabajo convencional, ambos son válidos, y se necesitan el uno del otro para existir. Se puede comparar al supuesto desplazamiento de los medios tradicionales por los digitales. Efectivamente, hay cambios que se han producido y aún están haciéndose, pero lo que se debe es hacer reajustes y no ir contra la corriente.

En Pandora decidimos investigar cuál es la realidad de un emprendedor, qué conlleva, cómo llega al éxito y qué trabas, mitos y verdades encuentran en el camino. Para ello contamos las experiencias de Álvaro Mendoza, Carla Prieto, Enmanuel Román y Laura Cabrera. Cuatro ejemplos de determinación y pasión; guerreros disciplinados y solidarios que se han dedicado a sectores completamente distintos.

Álvaro Mendoza es un emprendedor colombiano pionero en el marketing digital en el mercado hispano. Carla Prieto fundó Motoneno RD, convirtiéndose en la primera empresa certificada que ofrece motores eléctricos. Enmanuel Román creó en el 2013 la ONG Chispa Emprendedora, y en el 2015 lanzó al mercado Betsy Food, empresa exportadora de productos agrícolas hacia la Unión Europea. Finalmente, Laura Cabrera es mercadóloga, y en marzo de 2017 oficialmente inauguró su tienda YouBae (luego de más de un año de venta informal, durante el cual utilizaba su carro como local).

Línea de tiempo

Ser emprendedor no es algo nuevo, pero hay que reconocer que los avances tecnológicos, dígase, la llegada del internet a nuestras vidas y con él, las redes sociales, las compras en línea, la accesibilidad, simultaneidad y masividad con la que la información se transmite, han facilitado serlo.

“El marketing sigue siendo uno de ellos, pues todos los conceptos que eran aplicables hace 20 años lo son hoy en día. Lo que ha cambiado son las herramientas”, explica Álvaro Mendoza. Las herramientas ahora son sinónimo del internet. En los 90, cuando Mendoza decidió dejar su profesión como psicólogo para irse a Estados Unidos y emprender en el área de tecnología, esto conllevaba una gran inversión económica con una limitante geográfica, por la necesidad de tener un local comercial y empleados. Sin embargo, hoy en día las plataformas digitales han disminuido significativamente el costo para iniciar una empresa.

“No necesitas inventarios, ni local. Un consultor de los 90 sólo podía atender localmente o montándose en un avión. Actualmente, por ejemplo, yo tengo clientes en más de 30 países y miles de alumnos alrededor del mundo con una posibilidad de impactar vidas que nunca imaginé, teniendo un emprendimiento 100% digital”, comenta el psicólogo y emprendedor colombiano.

“La vida te coloca allí donde puedes crecer”, Martta Tramullas Sandoval.

En qué consiste

Muchos achacan el auge de los emprendedores a la falsa ilusión de que los millenials no quieren trabajar. Digo falsa porque la sociedad, más bien, ha tomado conciencia de la importancia del tiempo y del significado de trabajo. Actualmente trabajar no representa solamente estar en una institución por ocho o diez horas con el fin de recibir un sueldo y los beneficios de ley; ser productivo también es activar el hemisferio derecho del cerebro, ponerse creativo, y sobre todo, crear y promover un cambio que beneficie a otros.

Mendoza plantea que se puede iniciar tomando el emprendimiento como un ingreso paralelo al del trabajo convencional, enfocándose en ofertar algo que te apasione. O bien, entrar de lleno en el negocio, tomando en cuenta que sí hay inversiones de tiempo, preparación y dinero, pero menores a las que había años atrás.

Enmanuel Román inició en el 2013 con la ONG mientras trabajaba en una multinacional por la necesidad de ser autosuficiente y la visión de ayudar a otros que como él, quisieran emprender, alimentando la sed de superación y educando para alcanzar el éxito a través de charlas y talleres.

“En República Dominicana, más del 51% de las mujeres tienen tendencia a emprender”, Enmanuel Román.

Sinónimo de dar 

Los emprendedores tienen en común que desean generar un cambio, ser una guía y un modelo para otros.

Álvaro Mendoza, dice que una de las claves para tener éxito a la hora de emprender es definir cuál es tu poder transformacional, qué problema quieres resolver, a quién quieres ayudar y dedicarte a conocer a tu público. Naturalmente, el dinero es bueno, necesario y resulta un elemento motivacional, pero no puede ser el motivo principal.

Así mismo, Carla Prieto, fundadora de MotoneoRD, explica que uno de los elementos decisivos para crear la primera empresa importadora de motores eléctricos en el país fue el encontrar un proyecto alineado con su ideología sobre la necesidad de preservar el medio ambiente, ahorrar tiempo, y claro, dinero.

Diferencias de emprender

Usualmente se piensa que emprender es crear un proyecto desde cero, algo que no existía, sin embargo, Prieto, ingeniera civil de profesión, lo hizo al percatarse de una oportunidad que había en el mercado, demostrando que existen distintas formas de convertirse en un emprendedor.

“Entiendo que en mi caso hay una combinación de los dos. La industria aún no existía formalmente. Del lado del sector público hemos tenido que trabajar de la mano con la DGA y la DGII para incorporar las motocicletas eléctricas en el ecosistema de vehículos de motor. También con la Superintendencia de Electricidad, INTRANT, Ministerio de Medio Ambiente y el Ayuntamiento del Distrito Nacional para trabajar juntos en crear los incentivos necesarios para promover la movilidad sostenible. Al mismo tiempo, hemos tenido que capacitar al personal, educar a los clientes y poder encontrar aliados que nos apoyen en las ventas”, explica.

Mitos y verdades

Carla Prieto, fundadora de MotoneoRD: “El mito es que el dominicano no te ayuda. A mí me ha ayudado mucha gente de forma desinteresada y sincera. La dura realidad a la cual no le di tanta importancia es a la cantidad de procesos burocráticos que drenan el tiempo y dinero de una empresa pequeña. En vez de enfocarme en crecer y vender, tengo que pasar la mitad de mi tiempo llenando formularios, sometiendo reportes y pagando impuestos. Es imperativo buscar una forma de simplificar las obligaciones si queremos combatir la informalidad”.

Enmanuel Román, CEO de Chispa emprendedora y Betsy Food: “Existen muchos paradigmas respecto al emprendimiento. Los mitos más comunes es que no se tiene suficiente dinero o el socio ideal; que carecemos de tiempo o simplemente que en el mercado que queremos incursionar tendremos mucha competencia. Por otro lado, uno de los elementos que me dijeron, y que si lo hubiera hecho, mi resultado hubiera sido más óptimo, fue tener un plan de negocios, un esquema. Todo emprendedor debe hacer una investigación y análisis de mercado y guiarse de los modelos existentes. Así mismo, es de suma importancia tener cuidado con hasta dónde nos endeudamos”.

Laura Cabrera, creadora de Youbae: “Me decían que no era el momento indicado, que me dedicara a obtener más experiencia profesional, pero el momento indicado lo creas tú. También pensé, erróneamente, que mientras más horas trabajara, mejor me iría, sin importar los sacrificios personales que estaba haciendo. El emprendedor debe encontrar un equilibrio entre el trabajo, la familia, las relaciones amorosas, los amigos, la salud…”.

En el plano emocional

El 90% de los startups no llegan al tercer año, resalta Román, lo que puede degenerar problemas psicológicos y emocionales.

El fracaso de un emprendedor se suele dar por no tener claras las posibilidades y dejarse llevar de la ilusión, sin trabajar sobre una base real. “No lograr sus metas puede detonar un estado ansioso, caer en una depresión, angustias, tristeza, entre otros síntomas”, explica la psicóloga clínica, Virginia Pérez. La mayoría de las personas con rasgos depresivos tienden a fracasar con mayor facilidad. Pero aquellas con rasgos obsesivos compulsivos suelen ser más organizados y constantes, logrando las metas con más facilidad, añade la experta.

Entonces, si por una u otra razón no lograste lo que te propusiste, y ves que los sentimientos de decepción te abruman, busca una guía psicoterapéutica que te ayude a evaluar la situación y te brinde las herramientas apropiadas para salir adelante con más fuerza y determinación, aconseja Pérez.

Visión.Quien vaya a iniciar un proyecto debe rodearse de personas positivas y capaces, de quienes ya están en la cima; seres que sean más progresistas que uno mismo, que generen más ideas, no con el objetivo de aprovecharse, sino con el propósito de aprender y motivarse. Recuerda que tanto lo malo como lo bueno se contagia.

Aprender de los errores

El aprendizaje se da solamente a punta de caerse, arrancar y volver a equivocarse. Pero esto no significa que no se puedan minimizar los riesgos. Tanto Mendoza como Román coinciden en que como emprendedor se debe tener un norte y evitar las distracciones, siguiendo los modelos de éxito ya establecidos, es decir, las guías y pautas de profesionales que han llegado a dónde uno quiere. Ojo, cada quien tiene su forma de ser y hacer, pero hay elementos bases y universales que funcionan indistintamente.

Lo más importante es ponerse en acción y aceptar cuándo nos equivocamos, pero nunca detenernos.

 Ley de emprendimiento No. 688-16

Creada por el Ministerio de Industrias y Comercio, la Ley de Emprendimiento No.688-16 tiene como objetivo crear un marco regulatorio que fomente la cultura emprendedora, permitiendo que las empresas se establezcan formalmente en la economía, recibiendo incentivos y eliminando lo que obstaculice su desarrollo y consolidación. Dentro de la misma se definen los siguientes conceptos:

1) Emprendimiento. Una manera de pensar y actuar orientada hacia la creación de riquezas para aprovechar las oportunidades presentes en el entorno o para satisfacer las necesidades de ingresos personales, generando valor a la economía y a la sociedad.

2) Emprendedor. Es una persona con capacidad de innovar: generar bienes y servicios de una forma creativa, metódica, ética, responsable y efectiva.

3) Mentalidad y cultura emprendedora. Es la manera de pensar y actuar frente al emprendimiento, transformando comportamientos, creencias, modelos mentales y paradigmas a favor de la creación de empresas como opción de vida, a partir de narrativas inspiracionales y aspiracionales en los ciudadanos del común.

 4) Proyecto emprendedor. Es la puesta en práctica de una idea mediante una estructura de negocio o empresa nueva con la finalidad de desarrollar un determinado producto o servicio.