Francis Pou, por amor al cine

Fecha

, Escena

Desde que nació el cine corría por sus venas. Y una de sus hermanas se encargó de acrecentar esta pasión llevándolo con frecuencia a ver buenas películas. Gracias a ella pudo conocer los autocinemas, de los cuales tiene muy buenos recuerdos. Más tarde, a sus 14 años, el escritor y crítico de cine Arturo Rodríguez Fernández abrió las puertas del Cineclub Lumiere, al que perteneció por mucho tiempo como el miembro más joven de edad pero más antiguo en membresía. “Recuerdo que cuando fui a inscribirme Don Arturo dudó en aceptarme por mi corta edad, pero yo estaba decidido a formar parte del mismo ya que él era una de las personas con quién te debías relacionar si querías aprender de cine. Fueron tantas las suplicas que finalmente me aceptó”, recuerda con agradecimiento Francis Pou, nuestro entrevistado.

Su especial interés por el denominado Séptimo Arte lo llevó a crear “El salón audiovisual Francis Pou”, podcast que nace a partir de su participación en el programa radial “Sintonía joven”, donde cuenta con un segmento de cine, pero que por la brevedad del mismo los radioescuchas a través de las redes sociales le pedían recomendaciones sobre películas… Por otro lado, Arturo Rodríguez Fernández y Armando Almánzar,  los críticos que más admiraba, habían fallecido; sentía que de alguna forma debía tomar el relevo de la crítica como una forma de honrar lo que tanto aprendió de ellos. Fue entonces cuando se le ocurrió la idea de recomendar películas disponibles en las plataformas digitales como Netflix y Prime Video, ya que el 90% de las películas presentes en nuestras carteleras de cine local no son de su interés.

“En mis podcasts abarco varios aspectos, incluyendo la música y el sonido, pero el eje central de mis recomendaciones gira en torno a las películas con valor artístico, las del llamado cine de arte, que rara vez se tiene la oportunidad de ver en las salas de cine comerciales”, destaca Pou, agregrando que busca inspirar a las personas a ver otro tipo de cine: “Hay miles de historia nuevas, extremadamente interesantes y que merecen ser vistas, que no pueden ser contadas por el cine norteamericano o europeo”.

Haciendo referencia a la acogida que han tenido sus podcasts, nos dice que ha sido muy buena. “Mis seguidores no pierden tiempo en decidir qué ver en Netflix y Amazon Prime Video, por ejemplo. Descargan los podcasts en sus teléfonos móviles y escuchan mis recomendaciones de camino al  trabajo, cuestión de que cuando lleguen a sus hogares ya sepan qué ver. Para mi sorpresa tengo seguidores en varios países como Argentina, México, Chile, Uruguay y Estados Unidos”, detalla nuestro entrevistado, quien invita a los interesados a acceder a sus podcast desde los links que cuelga en su perfil de Facebook/Salón Audiovisual Francis Pou,  o ir directamente a iTunes, Tunein, Soundcloud o Castbox, y en el buscador escribir: Salón Audiovisual Francis Pou.

NUEVO MEDIO. El mayor aporte de plataformas como Netflix es la libertad creativa que brindan a sus producciones, además difunden el cine por todas partes y permiten dar a conocer nuevos directores cuyas películas no han tenido gran distribución en las salas de cine del mundo.

“Pienso que las plataformas digitales dominarán prontamente el mundo del cine y no solamente porque la tecnología se impone. Otra de las razones es que tienen dinero por adelantado, ya que son millones de personas subscritas mensualmente. Su compromiso es ofrecer un material que de paso esté libre de riesgos de fracasar en taquillas. Por eso vemos que Netflix y Amazon dan libertad creativa a los productores, lo que ha permitido el surgimiento de una gran cantidad de actores y directores que están haciendo películas y series de  gran calidad”, manifiesta Francis, añadiendo que éstas también “pueden definir gustos y enfocar presupuestos en la creación películas para diferentes tipos de público; una manera de tener a todos los subscritores contentos y fieles”.

Y aunque muchos proclaman el fin de las salas de cine, dice que las plataformas digitales no acabarán con ellas del todo, pero asegura que quedarán muy pocas. “Siempre existirá la necesidad de salir de la casa y ver una película; es una experiencia maravillosa que no creo desaparezca. Además, hay películas que se recomiendan ver enla  pantalla grande aunque al menos una vez en la vida, sobre todo aquellas filmadas en 70mm”, dice.

En cuanto al gusto del dominicano por el cine, destaca que no es exigente. “En su mayoría le gusta el cine de entretención, pero eso es normal en todos los países. Creo sin embargo que avanzamos rápido, pues en poco tiempo hemos tenido películas muy buenas como “Dólares de arena”, “El hombre que cuida”, “La gungúna” y documentales como “Nana” y “Caribbean fantasy”, concluye.