¿Madres google? Sí y no

Fecha

, Familia

Por Limay González  Foto Yakobchuk Viacheslav

Esto es una ínfima muestra de la relación que han establecido ellas con internet una vez se convierten en madres. Pero hay más. Según un estudio reciente, el 77 por ciento dice que la red los convierte en mejores padres; un 91% de las mamás asegura que les permite encontrar fácilmente cosas divertidas para hacer con sus hijos; un 87% cree que es la mejor forma de investigar cómo mejorar sus habilidades de crianza y un 81% asegura que lo usa para conectarse con madres que tienen problemas similares, independientemente de la hora.

Incluso, un estudio realizado por la Universidad de Missouri señala que los foros de mensajería de internet proporcionan un entorno seguro para que las madres expresen sus inquietudes y reciban el apoyo de otras. En fin, toda una experiencia.

Ana: El reto de ser mamá y no morir en el intento

Tiene dos, pequeñas, traviesas, graciosas y a la vez, con personalidades totalmente diferentes. A los 26 empezó la aventura. Y créanle, es difícil tratar de acomodarte el cabello mientras una quiere jugar a las princesas y la otra hornear unas galletas. Es difícil dormir a una hora decente o sacar tiempo para ir a terapia o para pintarte las uñas. Es más, es difícil hasta respirar. “De pronto me vi consultando en internet todo lo que sucedía en mi vida. Era como ir donde un terapeuta o consejero espiritual, o a un Dios (por expresarlo de alguna manera). Sí, no lo voy a negar, me he vuelto más adicta a la red desde que soy mamá. ¿Qué puedo hacer?”. Lo que más busca: cómo manejar ciertos comportamientos de las pequeñas, columnas de psicólogos infantiles sobre temas determinados, las historias de otras mamás y tutoriales. “Sientes que lo tuyo es lo de muchos; que tu rutina no es tan terrible”.

Malas madres y muchas, muchas más

Tutoriales, comunidades de madres en Instagram o Youtube, todo vale y a todo se le saca ventaja. Con 158 mil seguidores, Malas Madres es una chica que ha sacado de ser mamá el negocio de su vida. Alrededor de ella se congregan miles que buscan desesperadamente compañía, consejos y buena vibra. Y ella lo ha sabido hacer. Lejos de la azucarada postal de la mamá y bebé perfectos, muestra los terribles retos de una “profesión” agotadora. “A mí me costó mucho aprender que ‘no soy superwoman’ y aún todavía me lo tengo que recordar cada día”, postea esta chica a manera de terapia de grupo, y los likes no fallan. Otras como ella se lo tatúan en el cerebro y tratan de sobrevivir el próximo reto maternal.  Las “instamamis” y el movimiento Mommy-Influencer están de moda, y por algo será.

Según estudios (sí, hay muchos sobre el tema), las mamás Millennials son las protagonistas de la nueva revolución de la maternidad ligada al internet. Poseen tres o más cuentas en comunidades virtuales, a través de las cuales suelen informarse, buscar asesoría, realizar compras y “capturar” a los mejores pediatras o colegios. Con entre 22 y 35 años, suelen buscar tutoriales en YouTube sobre recetas o decoración mientras el bebé duerme.

Pero no se trata únicamente de ellas. A su lado, las mamás de la generación MTV se comportan de manera singular. “Los intereses han cambiado, pero el medio sigue siendo el mismo. Si antes buscaba consejos sobre la lactancia, ahora busco cómo mi hijo puede ser más competitivo, qué necesita para entrar a “x” universidad o para ganarse una beca reconocida. Internet ha sido por años mi gran consejero”, asegura Karina, madre de uno de 14 y a punto de vivir en carne propia eso que llaman “síndrome del nido vacío”. Para unas y otras, Internet es y sigue siendo vital.

Tres horas con 31 segundos

Es el tiempo que permanecen diariamente en internet las madres estadounidenses, de acuerdo a un reporte de Edison Research y Triton Digital; una hora más que lo que miran la televisión, por ejemplo.

De las encuestradas, el 55% dijo acceder con su móvil, 36% desde su computadora y un 9% desde su tableta.

¿Por qué dirigirse a este segmento? Cada vez más el mercadeo orientado a las madres y bebés crece más, tanto online como offline. ¿Por qué? Todo se lo debemos a las madres Millenials, que son más digitales. Las mujeres influencian el 90% de las compras digitales, sin mencionar que las que son madres representan US$2.4 millones para el mercado.

¡Hey! ¡Cuidado!

Aunque la mayoría de los entendidos asegura que Internet puede ser un gran apoyo para las madres, otros piden tener en cuenta los límites. “Cuidado, también hay información que no es real, que puede hacerles más daño que bien, confundirlas ante un problema que estén viviendo o llevarlas por un camino que no es el adecuado”, asegura el psicólogo infantil Alberto Hernández. Él recomienda verificar las informaciones, consultar varias fuentes y optar por un especialista para los problemas que realmente lo ameritan.

“Está muy bien buscar tutoriales que te enseñen cómo hacer una papilla mejor o cómo peinar a los pequeños. Sin embargo, hay problemas de conducta, salud o carácter que deben ser tratados directamente con quienes nos dedicamos a esto”, puntualiza.

Para lo demás, parece estar internet. ¿Madres Google? Tal vez. Pero, ¿quién podría explicarnos mejor, en cuestión de segundos, la cantidad de vegetales que debe comer el bebé o cómo lograr hacer una merienda saludable y divertida?

Mamás e Internet según Google

Las Millennials, las mamás tradicionales o las de “nido vacío” son los principales usuarios de internet en Centroamérica y el Caribe, de acuerdo a Google. Se estima que en la región hay alrededor de 15 millones de madres, lo que representa más de 24% de la población mundial, y de ellas, más de 8 millones están conectadas al internet.

De estas, más de 1.3 millones de entre 55 y 65 años se conectan dos horas diarias, mientras que 3.3 millones de madres millennials (18-35 años) están 3.2 horas online diarias, y la mamá tradicional (36- 54 años) pasa 2.6 horas en línea cada día. Se estima que República Dominicana tiene 2.5 millones de madres, de ellas 1.4 millones usa internet. La mayoría de ellas busca deals que le permitan darle lo mejor a su familia, ofertas, artículos para ayudar a crecer a sus hijos o videos para aprender a arreglar, decorar, cocinar o buscar recetas.

 

¡Más blogs, por favor!

A diferencia de lo que sucede digitalmente con la mujer en otras edades, donde la referencia son las redes sociales, las madres online tienden a confiar más en los blogs, 83% de ellas para ser exactos. Los datos fueron revelados en un estudio conducido en 2015 por la empresa Influence Central.