¿Cuándo se es realmente madre?

Fecha

, Telegrama

He tenido la suerte de tener muchas, en serio. Así que en lo que a mí respecta, madre no es únicamente quien da la vida. Es quien se queda, quien da amor incondicional aunque la otra persona no lleve tu sangre, quien se esfuerza porque aprendas, quien te invita a su hogar y te hace parte de su familia o quien te empuja a dar lo mejor de ti, ese potencial que muchas veces nosotras mismas no vemos. Me las he topado en todas partes y en muchas etapas de la vida.

Mi mamá permanecerá como mi mayor ejemplo, siempre, aunque la tuve sólo por 12 años de mi vida; muy pocos para poder apreciar la verdadera magnitud de su sacrificio, entrega y amor hacia mí y mi hermana. Pero otras mujeres también me han marcado. He sido muy afortunada. Les he hablado de esto anteriormente pero no me cansaré de hacerlo; todas ellas han sido mi gran fortaleza. Y tengo la certeza de que, cuando aún considere no he llegado a ser todo lo que pudiera ser, ellas celebran con orgullo mi desarrollo en todos los aspectos de mi vida. Muchas no sabrán cuánto han significado; a las que aún están trato de hacérselo saber cuándo comparto o hablo con ellas. Valoro su esfuerzo, sus consejos, sus abrazos, sonrisas y hasta sus represalias.

Analiza tu entorno femenino y seguro encontrarás entre ellas, aunque sean tus contemporáneas, al menos una mujer que en algún momento de tu vida ha asumido el papel de más que una amiga, de una mamá.