Una rutina activa

Fecha

, Belleza

 Texto Alexandra G. Roca  Foto lzf

Sin excusas. Es hora de eliminar el factor belleza como excusa para no ejercitarte, mejor que te sirva de motivación. Te decimos cómo.

Dicen que los hábitos se crean al cabo de los tres meses. Uno que puede resultar difícil de adquirir es el ejercitarse con frecuencia, pues siempre hay un “plan B” más atractivo o excusas como “Fui al salón, me salen ‘cayitos’ o la piel se me irrita”, que nos desvían de nuestra meta.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, la inactividad física es el cuarto factor de riesgo en lo que respecta a la mortalidad mundial. Además, se estima que esta es la causa principal de aproximadamente un 21%-25% de los cánceres de mama y de colon, el 27% de los casos de diabetes, y aproximadamente el 30% de la carga de cardiopatía isquémica.

Está científicamente comprobado que el ejercicio tiene un impacto positivo en nuestra salud física y mental por la cantidad de endorfinas que generamos al practicarlo. Lo que a veces se nos olvida son las repercusiones, por el esfuerzo que hacemos, que se ven reflejadas en nuestra piel, como son: resequedad, la cantidad de minerales que perdemos y las alteraciones en el cutis por una limpieza deficiente, entre otros.

“Un trabajo intenso de los músculos hace que se produzca una cantidad muy grande de calor en el cuerpo; si el cuerpo se mantuviera muy caliente resultaría prejudicial. Para deshacerse del mismo, aumenta la circulación de la sangre hacia la piel, donde los vasos sanguíneos se expanden para perder el calor a través de la sudoración”, explican los Dres. Luz Leticia Elizondo y Ángel Cid García en el libro Principios Básicos de salud.

La base

Existen pasos básicos sin importar si nos ejercitamos al aire libre, en el gimnasio, o si hacemos crossfit o pilates. Así que buscamos refuerzos de “los dos mundos” para que nos revelaran su rutina de belleza para antes y después del ejercicio.

Natalia Azar Goico, coach de Body Ignition

* Antes y después de hacer ejercicio limpio mi rostro con un exfoliante suave y luego aplico un hidratante.

* Para la piel, en general, alterno entre lociones y aceites de coco y aguacate. Me las aplico en la noche justo después del baño, e igual que la mascarilla, las alterno, un día utilizo la loción, otro el aceite de coco y otro el de aguacate.

* Para el cabello utilizo una mascarilla hidratante (una vez entre semanas), para mantener la hebra sana y brillosa. La utilizo una vez entre semanas.

La clave es la constancia y el cuidado. Siempre es bueno convertir los cuidados de belleza en un ritual. Goico señala que los domingos son perfectos para comenzar la semana con buen pie en esta materia.

Laura P. Martínez, blogger y youtuber de belleza

* Soy de las que le gusta hacer ejercicios con el rostro limpio por lo que suelo aplicar una solución micelar limpiadora 3 en 1 para remover todo el sucio y el maquillaje de forma rápida, antes de comenzar mi rutina.

* Mientras hago ejercicio, mis labios suelen resecarse, por lo que siempre tengo a mano un bálsamo labial para aplicar cuando sea necesario. Normalmente en el transcurso del día lo retoco cada dos o tres horas.

* Al terminar mi rutina lo primero que hago es lavarme la cara, seguido de un buen baño. Usualmente recurro a un limpiador profundo de poros para purificar y mantener una sensación de frescura en todo el rostro. El limpiador forma parte de mi rutina diaria nocturna.

* Otro producto que no puedo dejar de usar, sobre todo si estoy al aire libre, es el protector solar. Lo aplico en la mañana como parte de mi rutina y lo vuelvo a utilizar según me lave la cara.

 

Un poco más… 15 ó 20 minutos después de terminar tu rutina, date un baño de agua tibia para relajar los músculos.