Historia de un vestido

Fecha

, Temas

Fotos Simón Espinal 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hace justo un año, la bloguera y emprendedora de moda, Yazmín Yeara, aparecía como la cover girl de nuestro especial de novias. La semana previa a la publicación de esta edición, ella decía “sí” al amor de su vida.

Como en toda celebración nupcial, el vestido es uno de los grandes protagonistas. Esta no sería la excepción. Luego de mucho buscar, finalmente Yazmín se decidió por su primera opción, que a su vez iba en apoyo al talento dominicano. Maylé Vásquez fue la creadora detrás del espectacular diseño que la bloguera vistió en su último día de soltera y su primer día de casada.

¿Cómo fue el proceso? Yazmín nos cuenta la historia que comenzó en la ciudad de Nueva York.

“Honestamente me probé como 80 vestidos antes de elegir  mi primera opción -Maylé-, pero no me gustaban ni sentía absolutamente nada con ellos puestos”

Para su elaboración, la diseñadora eligió georgette nude como base, mesh bordado con aplicaciones cortadas en láser y perlas. Además, de tul entachonado con las medidas exactas del vestido. Todo inició en Nueva York… “Fue una experiencia única; ver a Maylé en acción comprando la tela y armando el vestido poco a poco fue muy especial”.

“Algo muy chistoso sobre la experiencia de nuestro viaje a Nueva York es que estuve con Maylé el año pasado,  para la misma fecha, mientras ella compraba la tela de su vestido”.

“Maylé fue mi primera opción, pero como toda novia emocionada, quise probar otros modelos… con sólo ver la tela de este vestido empecé a llorar como loca”.

Fue un diseño que no involucró a nadie más en su decisión. Yazmín ya sabía lo que quería y Maylé lo supo interpretar magistralmente agregándole su propio sello. “Estaba clara en lo que quería, pero tanto Maylé como yo nos fuimos inspirando en el proceso; durante su confección cambiamos algunas cosas”.

“Lo que más me gustó es que el vestido se parece mucho a mí. Refleja mi personalidad al cien por ciento. Con él pedí poder bailar y caminar sin problemas, entre muchas otras cosas.

¡Me lo gocé!”