Tenemos mucho que “desaprender”

Fecha

, Telegrama

“Airam, las relaciones no son como las ves en las películas, novelas o cuentos de hadas”. Y aún sabiéndolo queremos que sean así. Nos han instruido tantas cosas… Enseñanzas  e incluso valores que logran que nos pongamos un escudo en el corazón, o por el contrario, que nos entreguemos al primero que nos diga que nos ama o que somos bellas.

“Aguanta la infidelidad, total, todos los hombres son así”, “Hazle caso a ese que no sabes cuándo aparecerá otro que se interese en ti”, “La cocina es un área para la mujer”, “No puedes dejarle saber lo que sabes en la cama, entenderá eres una cualquiera”, “Hazle siempre el desayuno”, “Que él se encargue de los gastos de la casa”; “¿Divorciarte?, ¡jamás!, eso no está bien visto”… Escuchamos y almacenamos tantos “consejos”; y ahora, con las nuevas tecnologías, tenemos muchas cosas más a las que también ‘hay que estar atentas’.

¡Tenemos tanto que desaprender!

Debemos cambiar el chip y sencillamente cultivar o ahnelar la llegada de un amor bonito, fluyendo, confiando (#NotaAMíMisma): dándolo todo, en individualidad, pero sabiendo que cuando decidieron ser una pareja, estaban asumiendo un compromiso. Enfócate en tu ‘grama’ y cultívala. Si a pesar de todo lo que han hecho no florece lo plantado, entonces es saludable saber cuándo decir adiós (amistades también aplican).

Más que volverte loca pensando en qué vas a regalar o qué quieres que te obsequien, deseo que el mes del amor y la amistad te sirva para reflexionar sobre aquello que debes desaprender.