Consejos para retomar la rutina

Fecha

, Temas

Por Isabel Pérez Fotos Fuente externa

Ya terminó la Navidad y sabemos lo que esto significa: no más arbolitos ni luces parpadeantes ni muñecos navideños. Ya no veremos Santas en las plazas, ni charamicos en las calles…. Bueno, puede que aún queden unos cuantos. Pero pronto ya no estarán. Terminarán por recoger las últimas piezas no vendidas y embarcándose en sus negocios “post-fiestas”.

Con esto, se marca el final de las tan merecidas vacaciones de invierno. Enero es el primer mes del año y el más difícil de asimilar porque significa volver a la rutina diaria. Los chicos regresan a los colegios, los colegiales a las universidades y los adultos, pues, vuelven a ser adultos. Retoman las responsabilidades. Toca volver al trabajo, a la dinámica matutina de preparar a los niños para la escuela, en fin, todos los estragos del día a día. Y es normal que, luego de algunas semanas de reuniones familiares y mucho ponche, el cuerpo se sienta algo fatigado.

Cuando se vuelve a la rutina diaria, el organismo tiene que recuperar el hábito de acostarse temprano para levantarse temprano, lidiar con la presión de los horarios, el estrés del transporte y las responsabilidades laborales. Salir o entrar a un período de vacaciones implica realizar un reajuste de los patrones de sueño, alimentación, estrés, tiempo de ocio, tiempo de descanso, por esto se hace tan pesado volver al día a día.

En Pandora, conversamos con la Dra. Valentina Vargas, psicóloga clínica, quien nos iluminó con algunos trucos para facilitar el retorno a la rutina.

  1. Reajusta tu patrón de sueño. La psicóloga recomienda acostarse temprano dos o tres días antes de volver al trabajo para que el cuerpo empiece a cambiar su ritmo de sueño y sea más fácil reacomodarlo a la rutina. “Si usted sabe que va a entrar al trabajo el día lunes, no esté dando vueltas en la calle el domingo a las 4:00 de la mañana”, dijo Vargas entre risas.
  2. Aprovecha tus vacaciones para relajarte. Es bueno tomar tiempo en las vacaciones para hacer algo de deporte, comer sano y renovar energía, así tu cuerpo estará en forma para volver a la jornada diaria.
  3. ¡No acumules vacaciones! Acumular vacaciones es igual a acumular cansancio. La psicóloga asegura que trabajar ininterrumpidamente, por largos periodos de tiempo, genera daños orgánicos provocados por altos niveles de hormonas de estrés.
  1. Prepararse psicológicamente. Tómate el tiempo de vacaciones para decidir cómo enfrentar las situaciones que te provocan estrés.  Si tienes conflicto con tu jefe o con algún compañero de trabajo, las vacaciones son ideales para desarrollar una estrategia de aceptación y manejo de tu realidad laboral.
  1. Hacer autocrítica. Las vacaciones es un bien tiempo para pensar sobre lo que has logrado, cómo te has manejado y lo que te van a exigir cuando toque volver a la rutina, ya sea de trabajo, familiar o social. Evalúa tus metas y tus perspectivas para que tengas una mejor visión de lo que vale la pena y enfiles toda tu artillería hacía lo que te hace feliz.
  1. Actitud positiva. Renueve las fuerzas. Haz un repaso mental de todo lo bueno que lograste en el año y plantéate propósitos nuevos que te ayuden a enfrentar el retorno a la rutina con altas expectativas de lo que traerá el año nuevo ¡Héchale pa’ adelante con más fe!

Las vacaciones son una fase de desintoxicación que hay que aprovechar al máximo. El ser humano necesita tiempo de ocio, fortalecer vínculos sociales y conectar consigo mismo para funcionar al 100 por ciento. No temas tomarte un tiempo de descanso. Planifícate y prepárate con tiempo antes de volver a la faena.