La relación entre la ópera Tosca y el movimiento feminista #MeToo

Fecha

, Escena

Por Natalia Peralta Fotos Ken Howard / Metropolitan Opera

A pocos días del estreno de la nueva producción de Tosca del Metropolitan Opera House, sorprendía encontrar en las redes sociales una caricatura de Benedikt Kobel en la que se muestra a la protagonista de la famosa ópera de Puccini cantando “Me too”.

La pregunta surgía inmediatamente: ¿qué tiene que ver una composición clásica, estrenada en 1900, con un movimiento feminista contra la agresión y el acoso sexual, impulsado recientemente en plataformas digitales?

Margarita Miranda, miembro de Opera Lovers República Dominicana, nos da las claves para entender un poco mejor la caricatura, así como la obra que trasmitirá en vivo desde Nueva York, en Novo Centro.

La nueva producción de Tosca del Metropolitan Opera House se transmitirá en directo el próximo sábado 27 y en encore el miércoles 31, en Novo Centro.

 

#MeToo en Tosca

En la ópera siempre hay una soprano y un tenor que se aman, y un barítono que quiere impedir ese amor. En el caso de esta obra de Puccini, tenemos a Floria Tosca, una gran prima donna, que está profundamente enamorada del pintor Mario Cavaradossi. El despreciable Scarpia juega el papel del malvado jefe de policía.

Según el argumento de la historia, Cavaradossi es buscado por la policía por ayudar a un revolucionario a esconderse de la guardia real. Scarpia, astutamente, le hace creer a Tosca que Cavaradossi le es infiel para que ella, cegada por los celos, vaya al encuentro de su amado y lo conduzca a donde se encuentra Mario.

Cuando la policía captura a Cavaradossi, Tosca se da cuenta de que Scarpia le ha tendido unan trampa, pero ya es demasiado tarde. Su amado ha sido torturado y condenado a muerte por ayudar a un enemigo de la corona.

En ese momento de desesperación, Scarpia le dice a Tosca que hay una forma de su queridísimo Mario no muera. “¿Cuánto?”, pregunta Tosca pensando que el jefe de la policía quiere un soborno. Ahí es cuando él le dice que nunca le pediría dinero a una mujer tan hermosa; que él quiere de ella otra cosa. Éste es el momento #MeToo representado en la caricatura.

 #MeToo en la realidad

A finales del año pasado, a partir de las acusaciones contra el productor de cine Harvey Weinstein por acoso sexual, se produjo en la industria de las artes y el espectáculo una ola de denuncias que involucró a importantes actores, comediantes y presentadores de televisión.

En noviembre de 2017, la polémica llegó al mundo de la ópera. James Levine, el director musical del Metropolitan Opera House, fue suspendido de todas sus presentaciones y actos oficiales luego de que se hicieran públicas varias denuncias de abuso sexual en su contra.

Levine, que había sido el director de orquesta del Metropolitan por cuarenta años, se retiró en 2016 por problemas de salud, recibiendo la distinción de director emérito. El músico tenía previsto dirigir varias producciones en esta temporada, entre ellas Tosca. A raíz de la suspensión, el francés Emmanuel Villaume fue contratado para sustituirle.

 

Personajes femeninos en Puccini

Resulta increíble la sutileza de Giacomo Puccini para entrar en la psicología de sus personajes femeninos.  Manon Lescaut, Turandot, Mimí y la propia Tosca, además de ser las protagonistas de sus respectivas óperas, son mujeres apasionadas y fieles a sí mismas.

Algo curioso en la obra de Puccini (suele ser una pregunta de trivia), es que siempre se escucha la voz de la heroína antes de que el público la vea. Pasa en La bohème y en Madame Butterfly. Por supuesto, también pasa en Tosca cuando ella grita el nombre de su amado Mario antes de entrar a la Iglesia Sant’Andrea della Valle.

Se puede ver la inclinación de Puccini por los roles femeninos, incluso en la elección de sus historias. La ópera Tosca está basada en la pieza teatral La Tosca, de Victorien Sardou. En la época que se sitúa la trama (finales del siglo XVIII), en Roma estaba prohibido que las mujeres cantasen. Los papeles femeninos en la ópera eran interpretados por castrati (cantantes castrados de jóvenes para conservar su voz aguda). Sin embargo, gracias a la Revolución Francesa y la momentánea invasión napoleónica en Roma, se eliminó esta prohibición. Ya las mujeres podían cantar. El personaje de Floria Tosca, representa a una de esas mujeres.