Retomando el control después de las fiestas

Fecha

, Fitness

Por Dra. Susana Kury Foto Fuente externa 

Las fiestas de la época se centran alrededor de deliciosos alimentos. El resultado de estas ‘juntaderas’ es que recibimos enero con la mente y el espíritu más relajado, pero también con algunas libras adicionales.

Es en este momento, en el que ves que has subido de peso o que tu esfuerzo en el gym se ha ido por la borda, cuando muchos recurren a dietas extremas para recuperar su figura anterior, pero, ¿has pensado qué se logra al hacer esto? Muchas veces puedes eliminar libras proveniente de agua y masa muscular, contrario a masa-grasa que debe ser el fin principal. Producto de esto nuestro metabolismo basal puede disminuir, aumentando así las probabilidades de retomar las libras “perdidas”.

Si deseas disminuir de manera definitiva el peso ganado, te invito a leer estas recomendaciones:

  1. Analiza tu situación actual. Por más miedo que sientas, ¡pésate! Es la única manera en la que puedes cuantificar el cambio de una manera objetiva.
  2. Traza objetivos que sean alcanzables. Si estás planificando perder peso, lo más sano es disminuir entre 8 a 10 libras en un mes.
  3. Asesórate en cómo construir un menú sano. Para esto es recomendable que acudas a un médico nutriólogo que te explique cómo lograrlo saludablemente y que te guíe en el c
  4. Sigue cuentas en redes sociales que te motiven a conquistar tus objetivos.
  5. Ve más allá de perder el peso ganado durante las fiestas. Es decir, si has estado en sobrepeso u obesidad por un largo tiempo, quizás este es el mejor momento de considerar un cambio real y sostenible, en el cual evites fluctuaciones de peso.
  6. Incluye todos los nutrientes en tu plato:
  • Proteínas: son consideradas como los bloques de nuestro cuerpo por su importante función estructural, además, son necesarias en la producción de hormonas, enzimas y otras sustancias. Encuéntralas en productos animales como carnes, pescados, mariscos y aves, lácteos, huevo, granos y cereales, entre otros.
  • Grasas sanas: ayudan a prevenir enfermedades del sistema cardiovascular, son parte importante de la piel, del sistema nervioso, entre otros. Encuéntralas en pescados azules, nueces, semillas, aguacate.
  • Carbohidratos integrales: aportan fibra necesaria para el buen funcionamiento del sistema gastrointestinal y brindan una sensación de saciedad; son una fuente importante de energía para los músculos y el cerebro. Encuéntralos en granos y cereales integrales, frutas, vegetales de distintos colores y vegetales almidonados.
  • Vitaminas y minerales: se encuentran en todos los grupos alimenticios, y son de suma importancia para que el cuerpo pueda llevar a cabo todas las funciones bioquímicas a diario.
  1. Incluye ejercicios. Sus beneficios sobre el control de tu peso, el sistema cardiovascular, la energía que sientes, sensación de felicidad, entre muchos otros, está muy documentado, por lo que es altamente recomendado que inicies un plan de ejercicios. Al momento de buscarlo ten en cuenta que cualquier ejercicio es mejor que ningún ejercicio, entonces trata de encontrar una actividad que disfrutes. Te recomiendo que inicies con clases grupales o un coach que dirija tus movimientos para evitar así lesiones, además de sacar el máximo provecho a tu tiempo.
  2. Realiza tres comidas principales y dos meriendas. De esta manera estás distribuyendo tu energía a través del día y controlando mejor el hambre.
  3. Toma suficiente agua. La sed se enmascara como hambre pudiéndote llevar a ingerir calorías adicionales. Mantén un vaso de agua en tu lugar de trabajo y asegúrate de rellenarlo varias veces a través del día. También puedes poner alarmas en tu celular para recordarte ingerir agua.
  4. Come de manera consciente. Al sentarte a comer piensa que vas a disfrutar de tus alimentos, concéntrate en identificar las texturas y sabores masticando lentamente. Esto le dará tiempo a tu cerebro a identificar las sensaciones de saciedad que le envía tu estómago, y así te podrás detener con menor cantidad.