“Hoy no me vuelven a silenciar”

Fecha

, Entrevistas

Por Alexandra G Roca Fotos Fuente externa 

 

El diccionario estadounidense Merriam-Webster declaró “feminismo” como su palabra del año, tras haber recibido un 70% de consultas más en su edición online que años anteriores. Y la verdad es que si hacemos una retrospectiva de los últimos doce meses podemos señalar cambios sociales que han ido surgiendo sobre todo con el tema del género.

Tanto en República Dominicana, como fuera hemos dejado el miedo irracional para alzar la voz ante irregularidades y agresiones físicas, emocionales y psicológicas que damos o dábamos por “normales”.

“He sido víctima de cada componente del espectro del acoso sexual del que hablas. Todos duelen. Y todos están conectados a cómo un patriarcado intervino para normalizar, e incluso, dar por bienvenida, este tipo de misoginia“… No estamos indignadas porque alguien nos toqueteó el culo en una foto. Estamos escandalizadas porque nos hicieron sentir que esto era algo normal. Estamos indignadas porque nos han hecho luz de gas. Estamos indignadas porque nos han silenciado durante mucho tiempo”, publicó la actriz Alyssa Milano en sus redes sociales.

Como muestra tangible de este cambio local, Isabella Breton, Gabriela Ortega y Nicole Coiscou, escribieron, dirigieron y produjeron “Un acto de rebeldía al día”. Este proyecto es un cortometraje hiperrealista en el que se presentan microagresiones basadas en hechos reales vistas desde la perspectiva de hombres y mujeres.

En Pandora conversamos con la guionista, Gabriela Ortega (G.O),  la productora, Nicole Coiscou (N.C.)  y la directora Isabella Bretón (I.B.) sobre el cortometraje y sus experiencias personales que las han llevado a unir fuerzas y talentos por las mujeres.

¿Cuánto tiempo llevan trabajando el proyecto?

G.O. Tres semanas, pues yo vivo en Los Ángeles y Nicole en Nueva York, entonces siempre hemos querido trabajar juntas pero nunca coincidíamos, así que aprovechamos que ambas íbamos a estar más tiempo en el país para crear el proyecto.

La semillita estaba ahí, yo escribí un poema con deseos de hacer algo más grande con él. Se lo mandé a la directora, Isabella y a Nicole, pautamos una junta en la Alpargatería y todo fluyó. Cualquiera puede decir que esto fue una misión suicida, pero todo se ha dado para que pase.

N.C. Siento que desde el momento que nos juntamos estábamos claras de que las tres teníamos puntos de vistas similares, estábamos ofendidas, dolidas, llenas de ira, pero de la ira que moviliza, entonces queríamos hacer algo al respecto. Cada quien hace lo que pueda y nosotras lo que podemos hacer es crear.

Toda la gente con la que hemos hablado, a quienes le hemos presentado el proyecto para recaudar fondos han dicho que si, en dos días, y en navidad.

Lo chulo es que cada una tiene un rol que puede ejercer…

N.C. Si, y para mí lo más chulo de esta etapa de pre producción es reclutar a los hombres, porque yo me encargo del casting, y la parte de hablar con ellos y explicarles que son un canal para un mensaje ha sido algo enriquecedor. A veces me dicen “como voy a estar haciendo un personaje negativo, si yo no soy así”, es que no es sobre ti, estamos hablando de un mensaje mucho más grande. Ha sido un proceso de educar y concientizar a todo el que se involucra.

Buscando diferentes comunidades…

N.C. Las microagresiones pasan en todos los lugares y en el corto queremos que se refleje con un casting diverso. Buscamos perfiles de personas que sean vocales de temas sociales, y de otros que quizás no se han arriesgado tanto pero que si han vivido esto.

Reclutar a los hombres ha sido un poco más difíciles que con las mujeres que no lo han pensado dos veces. Nos enfocamos en personas que tengan un impacto social, cuyas acciones sean coherentes con sus palabras.

Presentamos este proyecto como un acto de valentía porque como jóvenes no queremos dejarnos moldear en algo. Este cortometraje es una plataforma en la que los talentos hacen un llamado de alerta a sus seguidores.

 

El cast:  

Marcos Mañon – Nicole Coiscou – June Gómez – Cynthia Guzmán –  Pamel Mancebo – Carlos Durán – Roger Manzano – Marina Frías –   JJ Sánchez – Sergio Echenique – Kat Montes –  Jean Michel Zayas – Paloma de la Cruz – Lola Lora – Emmanuel Silverio – Paloma Richiez – Lo Blanquito – Lauren Bowcutt – Nicole Lockward – Natalia Azar

 

 

 

 

Todo inicia con microagresiones, no hay que llegar al punto de Emily Peguero para poner un alto o prestarle atención a la situación.

G.O. Exactamente, cuando sucedió lo de Emely yo estaba en el país, y me impactó mucho la cultura en la que estamos viviendo, te tienes que morir o realmente te tienen que hacer un daño físico para que a las personas les importe, y no es así. Yo tuve una experiencia en California, en la que mis compañeras y yo teníamos un acosador que acosó sexualmente a una vecina. Pero hasta que no sucedió ese mal mayor no pudimos tener una conversación con la administración del edificio y no se tomaron acciones a pesar de nuestras quejas y llamadas de atención. Es una cultura que cree que las cosas pequeñas no pesan.

N.C. Yo estaba en NY cuando pasó y lo lloré, porque no fue solo ese caso, sino la reacción negativa de las personas como los y las que decian “ahora todas van a decir que les ha pasado, que han sido agredidas”. Todo el mundo tiene una historia y eso no debería ser. La historia mía fue hace tres años, pero mi mamá se enteró este año porque ahora es que en este país se está hablando de eso.

 

#METOO

MeToo es un movimiento que se creó en 2006 por Tarana Burke para ayudar a sobrevivientes de violencia sexual, empoderándolas a través de la empatía. Pero en octubre de este año se creó el #MeTOO para denunciar la agresión y acoso sexual a raíz del escándalo del productor de cine Harvey Weinstein.

G.O. Muchas  personas me han dicho “ya estamos cansados de toda esta negatividad, dame la solución”, y me di cuenta que, sobre todo en países latinos donde la mujer suele “aceptar y callar” es nuestro momento. Es como cuando abres una Coca Cola después de moverla mucho, explota. Obviamente la gente va a estar hablando porque quieren contar su historia. Quienes han tenido la dicha de no vivir una agresión deberían escuchar y aceptar que este es nuestro momento de dejar salir todo lo que teníamos guardado.

Que se cree una red de solidaridad y empatía…

N.C. Hasta cierto punto muchos creen que uno quieren que le tengan pena, y no es asi. El objetivo de contar nuestra historia es concietizar. Siempre le digo a mis amigos que hablen y le llamen la atención a los hombres que lo rodean, porque muchas veces no lo hacen por miedo a ser “un odioso” o dejar de “ser del coro”, pero ese es su grano de arena. Porque si una mujer es la que le dice que no a un muchacho, no acepta un trago, no quiere bailar o dar su número de teléfono, pues ella es la rara y la odiosa y tiene que vivir con eso todos los días.

Cuéntame del poema.

"y sigo
y voy
caminando por el lodo
sin miedo a ensuciarme
gritándole al pasado
que ya no puede colonizarme
ya no puede agonizarme
ya no puede hacerme suya
o tocarme donde no se toca a nadie y sigo

caminando
hablando
hasta cantar
hasta gritar

un acto de Rebeldía al Día
hoy no me vuelven a silenciar"
Extracto del poema Niña de Gabriela Ortega

G.O. Se llama Niña y al principio me lo imaginé como una niña corriendo descalza en Plaza España. Eso me inspiró porque pocas veces ves a mujeres con una libertad genuina. Con esa imagen me llegó esta frase: Un acto de rebeldía al día.

¿Qué tú haces todos los días para retomar lo que te han quitado? Para empoderarte, para sentirte bien, libre, para sentirte que a pesar de todo lo que está pasando, nadie te puede quitar lo que tienes adentro. Esa fue mi meta al escribirlo.

El poema tiene momentos muy oscuros en lo que hablo de la vida que la gente te quita, el tiempo y el amor egoísta.

“El amor debe ser uno que tenga la valentía suficiente para no tener esas ataduras, y que entienda que es puro y está ahí, pero no somos dueños de nadie al final del día.” G.O.

¿Hace cuánto lo escribiste? Tenía mucho con la idea, pero me costó escribirlo, logré terminarlo cuando vine hace aproximadamente un mes. Sentía la responsabilidad de hacerle justicia al tema.

Isabella, ¿cómo dirigiste el cortometraje para que no cayera en la morbosidad y lo banal? 

Traté de no solamente puntualizar y reflejar las micro agresiones que son naturalizadas por la sociedad, sino buscar que el personaje femenino se empodere de la situación y actúe en contra del estándar “comportamiento de una mujer”. Tomando en cuenta que los hombres no son necesariamente enemigos, sino que sus conductas son resultados del ciclo vicioso machista.

¿Qué han hecho académica y profesionalmente?

N.C. Me gradué de Periodismo y Diseño con concentración en Teatro. Duré un tiempo como directora de Comunnity en una agencia de noticias en NY. Luego me fui de gira con HighschoolNation y después algo me llamaba y vine para R.D a trabajar en eventos y producción. Pero ya el 14 de enero me regreso a NYC a seguir trabajando como Community y creando espacios para talentos dominicanos.

 

 

 

 

 

G.O. Me gradué de actuación con concentración en dramaturgia. En L.A. hago teatro y en el 2016 escribí un solo Las García sobre mi abuela y su vida en Santo Domingo en los tiempos de la guerra de abril, en contraste conmigo allá sola y como esos siclos se conectaban. También estoy haciendo cine y televisión y recientemente produje y protagonicé un cortometraje llamado Safe Heaven, que ganó la competencia de Sundance de 2018.

Tengo un proyecto de una obra, Lovesick, que habla de la violencia de la mujer pero enfocado en el clima político de Estados Unidos, tratando de abrir la narrativa de lo que somos los latinos y en especial la mujer latina en Estados Unidos.

 

 

 

I.B. A nivel académico soy licenciada en Comunicación Social con mención en Producción Audiovisual, estudié Dirección para Cine en un programa intensivo en London Metfilm School  y fui seleccionada para participar en el Directing Actors for Film Workshop con la acting coach Adrienne Weiss (HBO Girls, The Walking Dead, entre otros) además de hacer un curso de verano de actuación en New York Film Academy.
He estado grabando cortos de ficción (Sangre Salá, A la Carta, Un Cuento para Rodolfo) y corto-documentales (Huellas, Herederos de Nada) para festivales tanto nacionales como internacionales y videos musicales (Sergio Echenique: “Rutina” y “Ahora Sí”). Además de ser fotógrafa freelance (The Muse Seek Project, Bufeo, Brugal, etc) también ha trabajado coordinación de producción con PAV Events.
Pienso seguir creando cosas propias, colaborando con otros proyectos y seguir estudiando, específicamente el área de dirección y guion.

Directing Actors for Film Workshop es un programa que Adrienne Weiss hace tres veces al año en diferentes partes del mundo, en el que sólo se aceptan 10 personas por programa.

Impresiona que en el 2017 aún tengamos que hacer la pregunta ¿Cómo te sientes como mujer latina en el extranjero?

N.C. Trabajo mucho con música y a pesar de que hay mujeres que hacen un trabajo ejemplar, se siente como un mundo de hombres, en el que recibo muchos prejuicios, y pasa mucho que se confunde el trato laboral con el personal al nivel de llegar al acoso.

G.O. En California me di cuenta que uno tiene que trabajar para ser el mejor. En la universidad no me daban oportunidades en las obras porque eran roles que no tenían relacion alguna con mi cultura o con quien soy, asi que tuve que buscar oportunidades fuera.