Botox, ¿cuándo usarlo?

Fecha

, Noticias

Por  Airam Toribio Fotos Popcorner

Antienvejecimiento. Existen muchos métodos para combatir los signos de la edad: cremas, mascarillas, cirugías… Unos menos invasivos que ésta última, como el botox. De hecho, se ha convertido en una de las herramientas favoritas de quienes buscan hacer frente a las primeras señales. Pero, ¿cuándo y por qué debes empezar a usarlo? Sigue leyendo.

La primera vez que noté mis arrugas de la frente, admito que casi me da un colapso. En serio, me las vi en el espejo del carro y entonces caí en cuenta: ya mi piel no era tan joven, a pesar de que mi actitud sí. Como siempre he usado flequillo, entiendo que nunca antes le puse mucho caso a mis arrugas de la frente (que eran bastante notorias), hasta que empecé a peinarlo hacia atrás o hacia los lados. Esta es una historia de la vida real; es mi historia. Al ir a consulta, mi doctora, Kirshe Piñeiro, especialista en medicina estética y antienvejecimiento; y su madre, la doctora en dermatología y cirujano dermatológico, Kirshe Fernández, de Climed, me comentaron que el botox actúa como una herramienta preventiva a las arrugas.

Particularmente yo le rehuía a todo lo que tuviera que ver con esto, no porque estaba en contra de la estética antienvejecimiento, aunque respeto a quienes lo están, sino porque realmente tenía miedo a los resultados. Finalmente lo hice: no duele (aplican anestésico en la zona), es un proceso rápido con resultados que verás después de varios días. No quedarán malformaciones (falta de expresión o asimetría), si asistes donde una persona calificada.

Un poquito, por favor

Botox, como se le conoce popularmente, es realmente el primer medicamento de este tipo en comercializarse, sin embargo, el nombre científico de su componente es toxina botulínica.

Ésta puede aplicarse tan pronto se comiencen a observar líneas de expresión muy marcadas, fruto de movimientos repetitivos, para evitar la formación de arrugas o surcos prematuros”, explica Fernández.

De hecho, puede usarse como complemento de un lifting facial o blefaroplastias. El doctor Luis Tactuk, cirujano plástico y general de Cirugía Plástica del Caribe, asegura es unas de las herramientas con las que cuentan los cirujanos para mejorar aún más la apariencia del rostro luego de los mencionados procedimientos.

Lo ideal es aplicarla dos veces al año;  “Luego de su aplicación el paciente no debe acostarse durante las primeras tres horas después de su aplicación, ni tampoco manipular el área o aplicarse maquillaje en caso de que la zona tratada haya sido el rostro. No exposición al sol, ni gimnasio”, puntualiza Fernández.

Además, no debe emplearse en embarazadas, en pacientes tomando inmunosupresores o que tengan historia de alergia a la toxina.

Diferencias entre ellos y ellas

“La cantidad que se aplica en el hombre generalmente es mayor a la que se utiliza en la mujer, ya que su musculatura es más fuerte. También el patrón de aplicación es diferente pues se deben conservar las características faciales masculinas”, Dra. Kirshe Fernández, dermatóloga de Climed.

 “Nunca es demasiado tarde para tratarse con toxina, pero luego de que las líneas de expresión están bien delimitadas, la toxina no puede corregir o disimularlas por completo. Siempre le digo a los pacientes que la toxina es un tratamiento preventivo”, Luis Tactuk, cirujano plástico y general de Cirugía Plástica del Caribe

 

US$2.455 billones. 

Es el ingreso anual de la industria del botox, de acuerdo al portal de estadísticas statisticbrain.com.