7 claves para ser realmente felices

Fecha

, Cuerpo & Alma

Colaboración Kirssy Lorenzo Foto Tropical studio

¿Por qué vamos a una conferencia, leemos un libro de autoayuda o escuchamos a un experto en búsqueda de respuestas, las encontramos pero aún así seguimos sintiéndonos infelices? Te presento a tu cerebro: que en realidad está compuesto por tres. Desde el neocórtex –el cerebro analítico–, aprendemos y adquirimos nuevos conocimientos, los cuales, si le prestamos atención, almacenamos en nuestra memoria, pero no necesariamente cambiamos. Es por ello por lo que muchos libros y talleres dejan pocas huellas en nuestra vida, porque necesitas, además del conocimiento, la acción.

Para que el cerebro reptil nos impulse a la acción necesitamos que el límbico sienta que vamos hacia algo bueno, para que de esta forma te provea de la química necesaria (neurotransmisores) que recorrerá todo tu sistema nervioso y te estimulará a hacer algo nuevo. Es decir, romper con tus patrones de intentar obtener resultados distintos, haciendo la misma cosa siempre, por año y años.

Entonces, ¿qué puedes hacer diferente para comenzar a ser feliz? Toma nota y ejecuta lo siguiente:

Acepta la responsabilidad por tu felicidad.

Esto lo aprendió mi hija hace poco. Solía quejarse de todo y estar siempre en postura de víctima, culpando a los demás de su aburrimiento, de su apatía o de no estar viviendo la experiencia que ella desea. Hoy, su mundo es completamente distinto. Está a cargo y sabe que si no se mueve no va a ser feliz, porque la felicidad es una actitud mental, y se crea primariamente con nuestros pensamientos y con las palabras que elegimos para comunicarnos primero con nosotros mismos y luego con los demás. ¿Por qué no eres feliz ahora? Escríbelo. Léelo y reescríbelo, en caso de que no estés asumiendo que eres el único responsable.

2 Sé agradecida

Muchas veces no somos felices porque nuestro cerebro, en la búsqueda de evitar el dolor, se queda enganchando en pensar en lo que no tenemos y la felicidad viene de todo lo contrario.

En mis charlas y talleres trato de explicar a quienes asisten a que no esperen a que les ocurra algo especial para ser felices. A comprar un carro, a tener una pareja o  a tener un empleo… esto nos carga tanto de energía negativa (hormonas de estrés y miedo) que entonces no hacemos nada permaneciendo más de lo necesario en condiciones inadecuadas para la salud física y emocional.

Para que todo lo bueno llegue a tu vida, necesitas permanecer en un estado emocional que promuevan en ti las acciones que te van a ayudar a hacer que lo que deseas sea posible.

El agradecimiento es parte de él. Cuando te sientes agradecido, en tu cerebro se produce un incremento de las hormonas del placer,  la felicidad y el amor (dopamina, endorfinas, oxitocina, serotonina, entreotras); sentimos paz, alegría, sosiego y lo má interesante y útil, es que esta sensación –que otras emociones también la pueden causar– con el agradecimiento, tiene una duración más prologanda.

Actúa con bondad

Una de las cosas que más feliz hace a la gente son los actos de bondad. Dar sin la expectativa de recibir, es más que satisfactorio.  De hecho, en un estudio acerca de la felicidad, las 150 personas que participaron en el mismo fueron más felices comprando cosas para otros que para ellos mismos. De hecho, existe una medida para que tanto debemos dar y en tiempo se estima que lo ideal sean dos horas a la semana o lo que equivale a 100 al año. No se trata de hacer nada complejo o laborioso. ¿Qué podrías en este momento hacer por alguien que le haga sentir bien?

4 Piensa en un viaje

Planificar un viaje, aún no lo realices, tiene efectos potencializadores en tu nivel de felicidad. La anticipación es el detonante de este efecto. Y el mismo además es bastante prologando. A algunas personas estuadiadas el efecto les duró hasta ocho semanas. Así que piensa, ¿cuál destino te gustaría visitar en tus próximas vacaciones?

5 No te quedes solo

Ten a tu alrededor un grupo de personas, aunque sea reducido, que sean importantes para ti y con quien compartas tu tiempo. Estudios han demostrado que tener personas que nos importen no sólo nos hace más feliz, sino que también te ayuda a vivir más tiempo.

6 Detente a observar a aquellos que entiendas sean felices

Es bastante curioso, pero al ver a otros ser felices en cualquier experiencia, nosotros también lo seremos al experimentar esa misma experiencia o una similar. Piensa en los reviews de restaurantes o ver a alguien divertirse en una atracción de un parque. ¿O quien no se ha sentido complacido al escuchar a su chef favorito degustar un plato luego de elaborado? ¡Da gusto! Vive más estas experiencias y serás más feliz.

Aplaude tus logros

Al final del día, dedícate cinco minutos a reconocer aquellas cosas que te quedaron bien. Crecimos recibiendo retroalimentación de lo que teníamos que mejorar, de nuestros errores y fallas, pero esto únicamente carga el cuerpo de químicos que te debilitan. Por ello, se trata de automotivarte para que con la química de esa emoción tu cuerpo pueda responder con mayor eficacia a la demanda del momento. Estamos esperando que otros vean lo que hacemos bien, sin embargo, ¿cuál es el problema de que seas el primero que lo note y lo celebre? ¿Qué has hecho hoy de lo que te sientas orgullosa?