Las cosas entre nosotros han cambiado

Fecha

, Ana Simó dice…

Hola Dra. Simó. Felicidades por su espacio que es muy instructivo. Soy una joven de 17 años de edad que mantiene una relación de dos años con un hombre que casi cumple 27. Desde que empezamos él era muy atento conmigo, yo era la luz de sus ojos. Él vivía con una mujer de la cual se estaba separando… hasta que ese día no llegó. Nunca tuve ningún tipo de relación sexual con él hasta que él se separó y se mudó de su casa, entonces empezamos a tener sexo frecuentemente y yo cada día me enamoraba más de él.

No tuvo hijos con la mujer que tenía porque era mayor (ella tiene tres), y su sueño es tenerlos, pero quiere que sea conmigo. Yo todavía no quiero porque las cosas entre nosotros han cambiado mucho. Por ejemplo, él no deja de frecuentar a los hijos de su ex ni deja de ir a su casa, y me da mucha rabia e ira porque a pesar de todo el daño que esas personas le hicieron, no se aparta de ellos.

En los dos años que tenemos juntos nunca recuerda mi cumpleaños. Desde que se mudó de esa casa cambió, no es como era antes; no es que me ha dejado de querer porque siento que a pesar de ese descuido él me ama, pero también siento que no nota mi inquietud para con él.

Yo lo amo más que a mi vida y quisiera que él sea mi esposo y el padre de mis hijos, pero sólo si el vuelve a ser el hombre atento e incondicional que me enamoró. Justamente eso es lo que más extraño. Ayúdeme y dígame qué hago con esta situación que me afecta tanto. La Baby

 Mi queridísima Baby: Pienso que lo primero que debes hacer es conversar con él para explicarle todo lo que sientes, pero sin buscar atacarlo, más bien, es como desnudar tu alma ante el hombre que amas. Dile cuáles cosas te harían sentir querida, cuáles te producen inseguridad y lo más importante, decirle que te ves junto a él pero no de la forma en como están ahora.

Luego debes dejar que él también se exprese y pueda dar su opinión.

La idea e este ejercicio es buscar un punto medio de negociación, donde tú sientas que él cede y tú por tu lado también. Un tema importante es que no te quedes esperando que la relación vuelva a ser lo de antes, pues eso nunca pasará; lo que debes pensar es que será mejor de lo que fue. Sé más realista, busca el equilibrio, sé sincera contigo misma y disfruta la relación sin comparaciones.