Agresión emocional

Fecha

, Cuerpo & Alma

Por Patricia Crusset  Foto Pathdoc Ilustracióng MaryValery

Para él, nada de lo que ella hace está bien. La critica, se molesta por todo y no valida sus comentarios. No importa si le dijo que la iba a pasar a recoger a su casa a las 7:00 p.m., porque esa noche quedaron de ir al cine y luego a cenar. Llegar tres horas después o, simplemente, faltar a la cita sin una explicación justificable se ha vuelto algo cotidiano en la relación de José y Estephany. Ella, piensa que simplemente él es complicado o no lo entiende lo suficiente. Pero lo que aún no le queda claro es que, aunque no hay golpes ni insultos directos, es un agresor emocional.

¿Qué señales se pueden detectar? La otra persona no asume responsabilidades, y ante evidencias y situaciones que se dan, no las acepta y quiere hacerle ver al otro que es una mentira. “Siempre que se de una situación donde no se valide lo que la otra persona está planteando, se trata de violencia emocional, porque la persona empieza a dudar, incluso, hasta de su propia palabra”, explica el terapeuta sexual y de pareja Ramón Emilio Almánzar.

“Si en una relación de pareja hay que tratarse rudo, quiere decir que no funciona. Se debe respetar, ser abierto el uno con el otro, escucharse mutuamente y validar los puntos de ambos. Eso es una relación saludable, no esos juegos y estrategias de poder” Ramón Emilio Almánzar, terapeuta sexual y de familia

“El insulto es una violencia franca, no una agresión, añade el experto. Y es que la violencia emocional es una forma de comunicación y de manipulación, de poner en duda lo que la otra persona dice, logrando que ésta dude hasta su propia identidad o se culpe de lo que está pasando.

No es una situación tan obvia para los del entorno, ya que se va dando en la convivencia del día a día, “por debajo de la mesa”, y no precisamente hay explosiones o acusaciones delante de terceros. “Se basa en la descalificación, en la no validación, en decir ‘te amo’, pero sin demostrarlo. Nunca acepta la incomodidad del otro ni se excusa. Siempre se pone ante la realidad del otro y piensa que es la otra persona la que exagera”, agrega.

Hombre vs. mujer

De acuerdo a la experiencia de Almánzar, la violencia emocional se manifiesta más en el hombre porque es el más dado a calificar, pero no significa que no se da en las mujer, sobre todo, en aquellas que tuvieron que asumir desde pequeña roles de madre o padre, lo que genera en ellas resentimientos. Se da mucho de parte y parte. La gente agrede mucho y muchas veces, mutuamente. Vivimos en una cultura emocionalmente violenta. Nos hemos quedado en la idealización de que este es un pueblo solidario. Somos un pueblo muy agresivo, y es un patrón cultural que viene desde la familia y la misma a sociedad que está facilitando muchos estímulos y detonadores de agresión. Hay que desarrollar un proyecto a mediano y largo plazo a nivel nacional”, concluye el experto.

 

“Muchas veces estos individuos utilizan la máscara de la cordura y no se dejan ver tal cual son hasta no tener una relación establecida”. Yomaly Almonte, médico psiquiatra.

 

Conducta aprendida

Yolamy Almonte, médico psiquiatra del Centro Médico Moderno, nos responde sobre la agresión emocional.

¿Influye el patrón de crianza en que una persona sea agresiva emocionalmente?

La forma en que un padre interactúa con sus hijos es la base para formar el desarrollo emocional de éstos, así como también su personalidad, la cual está compuesta por dos elementos fundamentales: el temperamento y el carácter. Cuando existe una falla en la formación de un individuo se presenta una alteración de la personalidad. La conducta de padres agresivos, controladores, permisivos… son precursoras importantes para que el niño desarrolle agresividad, enojo, que le cueste llevar reglas sociales y tener pobres habilidades y capacidad de afrontamiento o, por el contrario, puede ser sumiso, es decir, aceptar todo lo que se le impone.

¿Un abusador emocional puede cambiar? Depende de la causa o etiología que esté produciendo la agresividad, porque cuando se trata de un trastorno mental, bajo ciertos manejos, como tratamiento farmacológico o psicoterapia puede minimizase dicha sintomatología. En muchas ocasiones se está convencido de que es imposible porque se tiene la creencia de que la personalidad y el carácter son hereditarios, y esto es algo indeleble, pero si la agresividad emocional viene dada o precedida por un trastorno emocional puede mejorar, pero no cambiar.

¿Hay alguna manera de detectarlo antes de iniciar una relación más profunda? Dependerá mucho de la capacidad de observación que tenga el individuo. Muchas veces utilizan la máscara de la cordura y no se dejan ver tal cual son hasta no tener una relación establecida, pero existen una serie de conductas que pueden servir de alerta frente a un agresivo emocional: control excesivo en todos los aspectos de la vida de su pareja, enfado frecuente, impulsividad, poco comprensivo, relaciones interpersonales inestables, uso de alcohol y otras sustancias ilícitas, restar importancia a los logros ajenos, no agradecer, y mentir constantemente. Además, te hace sentir responsable de los fracasos, que él es indispensable en la vida de los demás, resalta tus errores, necesitas su aprobación constantemente, habla de manera imperativa, te hace dudar de tus capacidades, sentir insegura y con miedo… toma todas las decisiones sin tu parecer.

¿Cuáles son los tipos de personalidad que tienden a desencadenar un agresivo emocional?

Entre los que con mayor frecuencia pueden desarrollar una agresividad emocional se encuentran:

* El trastorno límite de la personalidad: se caracteriza por instabilidad en las relaciones interpersonales, la autoimagen y una notable impulsividad.

* El trastorno antisocial de la personalidad: un patrón general de desprecio y violación de los derechos de los demás, engaño y manipulación, son las características centrales de éste.

* Trastorno narcisista de la personalidad: existe un patrón general de grandiosidad, necesidad de admiración y falta de empatía y auto importancia, donde evalúa sus capacidades y exagera sus conocimientos y cualidades.