Breakfast at Tiffany’s más real que nunca

Fecha

, Gastronomía

Por Sandro Pozzi Foto Fuente externa 

Hay pocas escenas del cine tan glamurosa como la que interpreta Audrey Hepburn al comenzar Desayuno con diamantes. En ella se ve bajando a la actriz de madrugada de un taxi amarillo en la Quinta Avenida, con un vestido negro entallado, guantes y un collar de perlas reposando sobre los hombros. Se acerca al escaparate de la joyería Tiffany sin quitarse las gafas de sol y de una pequeña bolsa de papel saca un croissant.

A partir de este viernes (10 de noviembre 2017) ya será posible desayunar entre diamantes dentro de Tiffany. La cadena estrena su primer restaurante en la icónica tienda que está junto a la Trump Tower. Se llama The Blue Box Café y está situado en la cuarta planta, decorado con el azul distintivo de la firma. A ese nivel se encuentran los artículos para el hogar y accesorios. “Es la ventana hacia la nueva Tiffany”, explica Reed Krakoff, director artístico.

Es en realidad un experimento para atraer clientes. Tiffany, como otras cadenas en el negocio minorista, tiene un enorme problema de tráfico que afecta a sus cuentas. Las nuevas generaciones no ponen tanto interés en las joyas porque prefieren gastar el dinero en la experiencia del momento más que en algo que van a utilizar solo en una ocasión especial. Apple, por ejemplo, ya habla de sus tiendas como si fueran plazas.

El café ofrece un desayuno al que no podría haberse resistido la señorita Holly Golightly. El menú para empezar la jornada incluye café o té, un croissant con Nutella, mantequilla de miel y mermelada, frutas de temporada, huevos trufados, gofres y salmón ahumado, y su precio son 29 dólares. El almuerzo cuesta 39 dólares. La selección de dulces y tés vale 49 dólares. La oferta cambia con la temporada. También hay menú que incluye tostadas de aguacate para veganos.

Las vistas del restaurante dan hacia Central Park, que queda solo a un par de calles. Se trata del primer gran proyecto de Krakoff desde que tomó la dirección artística de la compañía el pasado enero, para renovar su imagen. “El nuevo espacio busca crear una experiencia moderna de lujo”, dice, consciente de que Tiffany, reconocida en todo el mundo por la sencillez de su diseño, es en realidad un estilo de vida.