Condicionados por la postura

Fecha

, Salud

Por Alexandra G. Roca  Foto Stokkete

Bienestar. Cada vez confirmamos que nuestras mayores limitaciones están en la mente, y que siempre hay opciones para vivir en integridad y bienestar. Con una escoliosis lumbar de 30 grados, diagnosticada a los 12 años, Clara Divano (@cusifit) es un ejemplo de esto, pues encontró la fórmula para llevar una vida normal y saludable, a pesar de su condición.

A raíz de su diagnóstico, la influencer de fitness y bienestar tuvo que tomar una decisión respecto a las tres propuestas que le hicieron los médicos, determinantes para su futuro. La primera, utilizar un corsé de Milwaukee; la segunda, someterse a una cirugía correctiva para enderezar su columna, que la limitaría a hacer actividades y movimientos físicos, y finalmente, hacer ejercicios diarios, lograr una masa muscular fuerte y mantenerse en un peso liviano pero saludable, opción que eligió. “Esto ha evitado que sufra de dolor de espalda, me ayuda a mantener una postura correcta y a vivir con energía. También evitó que la columna se siguiera desviando. De hecho, se corrigió en 10 grados, ya que cuando fui diagnosticada tenía 40. Por si fuera poco, pude quedar embarazada dos veces sin problemas”, explica.

La escoliosis y la mala postura corporal son tan comunes hoy en día, que a menos que sea para poner una excusa a la hora de realizar algún ejercicio físico, o quejarnos del dolor de espalda, no le prestamos mayor atención, y mucho menos nos centramos en corregirla. Sentarnos, pararnos y/o acostarnos en la posición incorrecta crea una presión excesiva en los discos intervertebrales. Investigando descubrimos que la genética, nuestro día a día y nuestras emociones son posibles causantes de estos males que nos aquejan.

La mala postura y el lenguaje

La mala postura no sólo nos afecta a nivel físico, sino que también nos puede delatar, pues para comunicarnos no necesitamos hablar. El lenguaje no verbal puede descifrar, por los gestos y posturas, lo que las personas piensan, sienten y qué realmente dicen más allá de sus palabras. “Las posiciones que adoptamos día a día nos hablan de las carencias y manifiestan también las potencialidades, siendo el resultado de las circunstancias que hemos enfrentado”, explica Denisse Casado, directora del centro Bindu Yoga, instructora certificada de Hatha Yoga y de Yoga prenatal.

El yoga es una solución

La escoliosis y la mala postura corporal pueden o no estar relacionados, pero parten de un mismo punto, nuestra columna vertebral. Ambos tienen una solución en común: el ejercicio, el cual ayuda a disminuir y/o eliminar los dolores causados, convirtiéndose en el aliado más simple, menos invasivo y uno de los más efectivos y completos.

El cirujano de columna Piero Perrone explica que “la terapia física fortalece los músculos de la columna, siendo los ejercicios específicos de columna, la natación y las pesas, entre otros, los mejores”.

Un estudio del Colegio de Físicos y Cirujanos de la Universidad de Columbia en Nueva York (EU), liderado por el especialista en dolores de espalda, Loren Fishman, afirma que una sola postura de yoga durante 90 segundos al día reduce la curvatura de la columna en pacientes con escoliosis. Los investigadores descubrieron que fortaleciendo el lado más débil durante al menos tres días a la semana por siete meses, la curvatura de la columna mejoró alrededor del 32% en todos los pacientes.

Como mencionamos anteriormente, el poder de la mente puede levantarnos o destruirnos. “Para recuperar una buena postura corporal debemos trabajar en la consciencia de nuestro cuerpo y practicar ejercicio de forma regular, recordando que todo el cuerpo está conectado en los niveles muscular, óseo, nervioso y energético. El Hatha Yoga es una disciplina que tiene en cuenta todas y cada una de las partes de nuestro cuerpo con la finalidad de equilibrarlas”, señala Casado.

No permitas que una condición médica circunstancial o malos hábitos te limiten. Sé tu mejor amigo y tu mayor aliento para salir adelante, que con disciplina, dedicación y conciencia se puede. 

 La escoliosis 

La escoliosis o desviación de la columna tiene una prevalencia de un 2% de toda la población y es cinco veces mayor en niñas que en niños, según el cirujano de columna Piero Perrone. La medicina tradicional considera la genética como su principal causa, así como accidentes o infecciones severas. Para nuestra sorpresa, aunque pueden ser causantes, la mala postura y los esfuerzos físicos excesivos, no son los mayores orígenes.

Una desviación puede ocasionar desde leves dolores de espalda, hasta otras condiciones que limitarán nuestro estilo de vida.

“Las posturas del yoga tienen la función de cambiar los estados emocionales y de la mente; de desbloquear la energía y permitir que fluya de manera adecuada. La práctica constante puede restablecer el orden y el fluir adecuado de estos centros de energía”, Denisse Casado, directora del centro Bindu Yoga.