Alessandra Villegas es Kate Winslet en “La modista”

Fecha

, Póster

Coordinación y entrevista Camila Santana / Fotografía Adolfo Florentino / Manejo digital Ivan Mieses / Maquillaje y peinado Francis Reynoso de Atamakeuprd / Vestuario Rosalina Creaciones

Su vocación nació con ella. De niña participaba en obras de teatro y como profesional comenzó haciendo comerciales en miami. Estudió relaciones públicas, participó en miss venezuela 2008 y hoy hace teatro y trabaja para telemundo y hola tv, en Miami.

La personalidad burbujeante de Alessandra se hizo notar desde su entrada a nuestras oficinas. A pesar de ser las 7:30 a.m., su energía positiva inundó el lugar. Para nuestra sorpresa, llegó con dos de sus sobrinos, uno de ellos, Emma, una niña encantadora de 3 años, a quien no soltó ni un segundo, ni dejaba de expresarle cuanto la quiere. Pensamos en ella para este personaje, no sólo por su porte parecido a Kate Winslet, la actriz principal de la película que escogimos para esta oportunidad, sino porque al igual que el personaje que encarna, Alessandra es una mujer con un fuerte compromiso por lo que hace; nos confiesa que ama cada una de sus profesiones.

Conversó con nosotros sobre su infancia, su manera de ser, su trabajo y su relación amorosa con el también conductor de televisión venezolano, Daniel Sarcos.

 

Conocemos tu trabajo, pero queremos saber más sobre ti. ¿Cómo fue tu infancia y adolescencia? Fue ideal y privilegiada, creo que eso se refleja en mi personalidad hoy en día. Siempre estuve rodeada de muchos hermanos (somos cinco). Crecí en Venezuela en una ciudad llamada Valencia, envuelta en el cariño de familiares y amistades. Llegando a los 12 años, lamentablemente mi hermano sufrió un accidente y perdió la vida. Eso como familia nos cambió por completo, nos hizo disfrutarnos cada vez más. Así llegué a mi adolescencia, con esas grandes y duras enseñanzas de la vida, pero que me hicieron la mujer que soy hoy en día: una mujer familiar que disfruta de todo lo que hace en su día a día. Las experiencias tristes y negativas de la vida sirven para eso: para formarse y volverse mejores personas.

¿Cuándo te das cuenta de la profesión que querías perseguir?

Fue algo con lo que nací. Desde chiquita estuve con un micrófono en la mano. En las fiestas siempre estaba haciendo algún acto o presentación; lo mismo sucedía en el colegio. Era mi naturaleza, creo que nunca le llamaré trabajo, pues es mi forma de vivir.

En este mundo del entretenimiento siempre hay obstáculos. ¿Para ti cuáles son los más difíciles? Pienso que son los mismos obstáculos que se presentan en todas las carreras, lo único que en ésta son públicos. El mayor obstáculo, a veces puedes ser tú misma; tu dedicación, tu disciplina, tener muy claras tus prioridades y ser constante. Éstos son unos de los mayores, ya que a veces, nos cuesta un poco. Este trabajo demanda de mucho tiempo y sobre todo en épocas del año que son familiares, y a veces no puedes estar. Eso es lo más difícil.

¿Qué es lo que más amas de cada una de tus profesiones? Poder expresarme y entretener a la gente. Yo soy feliz viendo a los demás siendo felices. Cuando sonríen o se informan, si es por mí, es algo muy gratificante. Es lo que me motiva a seguir haciéndolo. Desde pequeña siempre quise entretener y creo que Dios me dio el regalo de poder hacerlo como profesión.

La fama, ¿atributo o maldición? Realmente las ventajas son muchas. La fama para mí es simplemente la consecuencia de que hagas bien tu trabajo y que la gente lo acepte con cariño. Cualquier desventaja se ve opacada por la maravilla de que la gente disfrute tu trabajo y lo aplauda. No me gusta enfocarme en lo negativo. Todo trabajo tiene cosas pesadas, pero en mi caso, eso se compensa con el cariño de la gente y el poder hacer lo que más me gusta.

Una de los elementos mejor criticados de La modista, es como la película retrata la relación entre el personaje de Kate Winslet y su madre. ¿Cómo es tu relación con la tuya? Mi mamá es mi todo, es el centro de mi vida, mi pilar, mi roca. Es una amiga, una compañera y es la gran responsable de que yo sea la mujer que soy hoy. Si pudiera volver a nacer, aunque suene cliché, la volvería a elegir. Ella es una mujer especial.

Te vimos derretida con tu sobrina Emma. ¿Cómo te imaginas de mamá? ¿Cuáles serían tus pilares sobre los cuáles criarías a tus futuros hijos? Bueno, derretida es poco. Mi sobrinita ha sido una luz en mi familia, es la primera niña, y como no tengo hijos todavía, quizás ella es lo más cercano al cariño que uno puede sentir por uno propio. Ser mamá es mi sueño y si tengo la dicha de serlo me imagino dando todo lo que tengo, tanto mi tiempo como mis aprendizajes. Es un camino difícil; ser mamá es una tarea complicada, pero tengo a mi alrededor excelentes madres de las que me puedo nutrir, y eso me tiene tranquila. Quiero hijos muy pronto. Los principales pilares para mí serían el respeto, el amor, la honestidad y sobre todo, una espiritualidad basada en el amor.

En el filme, Tilly, el personaje que encarna Kate Winslet, desarrolla un romance precioso con Teddy McSwiney (Liam Hemsworth). ¿Cómo es tu relación con tu novio Daniel Sarcos? Tenemos una relación fabulosa. Somos felices, nos respetamos mutuamente y nos apoyamos en todo. Como todas las parejas quizás a veces tengamos un “sí” y un “no”, pero en la mayoría de los casos son más “sí” que “no”. Hemos aprendido a convivir, a llevarnos inmensamente bien, y en nuestra historia, el amor es el protagonista. Cuando hay amor en una casa, todo va bien.

La película hace mucho énfasis en el amor de Tilly Dunnage por la moda y la confección. ¿Qué significa la moda para ti?

A mí me encanta la moda. Es una expresión artística que tiene que ver mucho con tu personalidad. Es divertida;  todas las mujeres nos vemos identificadas con ciertos artículos porque son elementos que reflejan nuestra forma de ser. Me encanta que usemos la moda para expresarnos, es una manera sana y bonita de hacerlo. Disfruto muchísimo del arte y la moda es precisamente eso. Si ese arte lo puedes llevar puesto: ¿por qué no?

Imagen de la mujer en los medios. Cada una tiene que hacer lo que considere necesario para dar la imagen de sí misma que quiere proyectar. Yo no soy de las personas que piensa que a las mujeres las proyectan de una forma equivocada, cada quien lo hace como mejor le parezca”.

 

Convicción. Una mujer glamorosa regresa a su pequeño pueblo rural en Australia, con su máquina de coser y estilo de Alta Costura. Al llegar inicia las labores para lograr su misión: que todas las niñas del pueblo adopten un estilo parecido al de ella, para demostrar sus destrezas a todos los que en su momento la minimizaron y humillaron. Esta pieza fílmica fue un verdadero experimento, pues por lo regular, una película se abstiene a un solo género. En este caso, su directora, Jocelyn Moorhouse, contó la historia de Tilly Dunnage, brincando de uno a otro (thriller, suspenso y comedia romántica). Aunque aceptada por unos y detestada por otros, si una enseñanza nos podemos llevar de esta película es que tomar riesgos, a pesar de adversidades y opiniones encontradas, es un acto de valentía y amor propio.

 

Twits para una vida

En el rodaje, a Judy Davis y Kate Winslet se les hizo difícil mantener la compostura durante la escena en la que Liam Hemsworth se quita la ropa para que le tomen las medidas. /  Los creadores tardaron 13 años desarrollando el proyecto antes de filmarlo. / Es la segunda película australiana que más fondos recaudó en 2015 y la número 11 de toda la historia del cine de Australia. / Para el rol, Kate Winslet aprendió a coser para el papel, tanto así, que asistió a Margot Wilson, diseñadora de vestuarios de la producción, en la confección de los mismos.