Cáncer: como se vive desde las redes sociales

Fecha

, Salud

Por Patricia Crusset / Imágenes: Instagram / Ilustración: Cienpies Design

 

Karla Lora Cabán recuerda esa tarde, sentada en el área de espera de una consulta en el Instituto de Oncología. Pensaba que estaba padeciendo de anemia, por lo cual había programado cita con una hematóloga, y al ver pasar por los pasillos tantos casos de mujeres con cáncer, le dijo a su hermana: “Si me dicen que tengo cáncer me muero”. Con apenas 20 años, para la estudiante de Derecho era algo que le sucedía a los demás y no entendía cómo podían sobrellevar el peso de la enfermedad. Cinco minutos más tarde, la doctora le confirmaba lo que ella tanto temía: tenía cáncer…

Aunque el cáncer sigue siendo un tema que muchas veces se comenta tras puertas cerradas, encontrar en las redes sociales palabras de aliento y personas que se interesan genuinamente, tanto por su prevención como por el proceso que viven los pacientes, se ha convertido en un aliciente que aligera la carga de una condición que las consume económica, física y emocionalmente.o lo niega, las primeras dos semanas se sumió en una depresión que no la motivaba ni a salir de su habitación. Y fue a través de las redes sociales en las que encontró un “escape”. Su cuenta de Instagram (@lolitasjourney) se convirtió en el motor que hasta el día de hoy, tres años después de haber sido diagnosticada, inspira a otras mujeres que atraviesan o han pasado por la enfermedad, no importa cuál sea el tipo.

 

“Me ayudaron bastante los mensajes de apoyo de otras personas”.

Uno de los motivos para empezar a compartir su historia es que Karla permaneció por tres meses en cuidados intensivos. “Cuando salí de la clínica, en mi entorno especularon muchísimo sobre la situación, así que decidí compartir el trayecto de lo que sería mi vida. Es como una aventura de todo lo que ha pasado. He crecido bastante y estoy enfocada en proyectos que si no hubiese sido por la experiencia que pasé no los estuviera realizando”, explica.

¿Qué significó compartir ese momento de tu vida con el mundo? “Un privilegio, porque te da la noción de que las personas que te siguen le interesas lo que eres y lo que haces”, nos dice.

 

Equilibrio

Karla cuenta que entre su agenda, que cada día es más apretada, se da su tiempo para descansar. “Hay días, como a todos, en el que no me siento con ánimos de postear. Está bien tomarse un tiempo para sí, lo he hecho, y cuando regreso comento por el proceso que he pasado. Nunca me he querido hacer esclava de las redes”, añade.

Ahora se encuentra estudiando en Estados Unidos para ser life coach, pero no sin antes seguir ampliando su “granito de arena” en las redes, pues también creó la cuenta @TheGiveBackProjectDR, un proyecto que busca brindar atención a pacientes oncológicas de escasos recursos. Su misión es dar talleres y cursos a jóvenes emprendedores, además de acompañamiento, junto a la fundación Mujeres Solidarias.

 

De las redes a la ayuda económica

Pese a que Karla no inició su cuenta para recaudar dinero con su enfermedad, otras sí se han visto en la necesidad de llamar la atención sobre su condición, como una manera de obtener fondos para pagar los costosos tratamientos. Es el caso de Abril Suero, estudiante de Negocios Internacionales de 21 años, quien en una semana pasó de unos mareos y ligeros dolores de cabeza a recibir un diagnóstico de cáncer en la sangre.

“Al principio subía fotos de lo que hacía y lo que me gustaba, sin una descripción muy detallada. Nunca me ha gustado contar lo mío, pero cuando sucede lo de mi enfermedad, la jefa de mi madre, le dice que teníamos que hacer algo, ya que el primer medicamento costaba casi RD$60 mil”, recuerda.

Motivada por esto, cuelga una foto con un breve recuento de sus vivencias y haciendo un llamado a donar. Abril nos cuenta que fue difícil, ya que no quería que la vieran con “pena”. Su primera fotografía se hizo viral y pronto pasó de tener unos mil seguidores, y, actualmente, casi 14 mil.

Efectivamente, su caso se conoció y la ayuda llegó, pero además del aporte económico, Abril encuentra un nuevo motivo para seguir publicando su día a día: la gente le empieza a escribir y expresarle que gracias a su entusiasmo han logrado motivarse y también a sobrellevar la enfermedad. “Vi que estaba ayudando a los demás”, expresa con una sonrisa.

Abril, quien fue diagnosticada en enero de este año, ha respondido muy bien a los tratamientos y ahora va a pasar a la tercera etapa de los mismos, que es la de mantenimiento. “He sentido el apoyo de gente que ni pensaba lo harían. Tengo dos amigas que también son sobrevivientes y nos conocimos a través de las redes sociales. Me han hablado personas de Colombia, Venezuela, Alaska… “Nunca me pasó por la mente que iba a morir. Confié y aquí estamos”, agrega.

 

La sonrisa que recorrió el mundo

“Una sonrisa por Gaby” fue la cuenta en Instagram que creó Edna Cañizares, la madre de María Gabriela B. Cañizares, una niña a la que prácticamente no le aseguraban la vida en su natal Venezuela. Hoy, con 47 mil seguidores, Edna está consciente de que fue gracias al impacto mediático que su hija pudo conseguir los recursos para salir del país y recibir un nuevo protocolo de tratamiento que le asegura un mejor pronóstico. Hoy se encuentra viviendo en Barcelona, España, y la pequeña Gaby goza de un buen estado de salud.

Se hizo una campaña a nivel nacional para pedirle al gobierno el pago del hospital: “La campaña duró tres meses. Si el caso de mi hija no hubiese sido mediático, no hubiese salido del país”, recuerda Edna. “Abrí una cuenta bancaria; tuve mucho apoyo de los medios de comunicación y personas desconocidas, lo que hizo que el caso llegara a las personas de Gobierno”, agrega la madre.

“Después que la declararon en remisión le di los agradecimientos, primero a Dios y luego a los venezolanos que repostearon y lograron que mi hija pudiera viajar a Barcelona”, añade.

La cuenta “Una sonrisa por Gaby” se convirtió en una ventana abierta para que se conozca del caso y dejar saber que cuando el cáncer es diagnosticado a tiempo y se empelan los protocolos adecuados, las posibilidades de vida aumentan. “Si hubiese aceptado lo que me decían, hoy no tuvieran a mi hija conmigo”, concluye. Edna recomienda buscar pronósticos, casos de sobrevivientes e informarse de la enfermedad.

 

Cáncer de mama, lo que debes saber

~ 80% De los Cáncer de mama está alimentado por las propias hormonas de la mujer. En la actualidad, se han desarrollado terapias más dirigidas y menos agresivas. 

Recientemente estuvo en República Dominicana el reconocido investigador sobre el cáncer, Helmer Huerta, quien presentó la conferencia “De las tinieblas a la luz”, a propósito del inicio de la campaña del Despacho de la Primera Dama “Defiéndete sin temor del cáncer de mama”.

El también fundador y director del Preventorio de Cáncer del Instituto del Cáncer del MedStar Washington Hospital, habló de los avances en torno ésta, y resaltó que las mujeres pueden salir vencedoras de la enfermedad. Estos fueron algunos de los puntos que compartió:

  • El cáncer no es una enfermedad moderna, lo que en realidad sucede es que hace 117 años la expectativa de vida de una mujer era de 44 años, y el 81% de todos los cánceres se presentan a partir de los 51 años.
  • El tratamiento del cáncer de mama siempre fue la cirugía. Cuando se presenta temprano, sólo se extirpa la parte afectada y no toda la mama.
  • Ya no es una enfermedad terrible ni fatalista, aunque ha sido una transición difícil: Pasar de cirugías donde se eliminaban hasta las costillas hasta, ahora, a sólo extirpar la parte afectada y a tratarlo como una enfermedad de todo el cuerpo.
  • Si se descubre un cáncer en el seno de menor tamaño que un grano de habichuela, luego de extraer esa parte y aplicar quimioterapia, la mujer tiene un 99% de posibilidad de vivir una vida normal durante los próximos 15 años.
  • El cáncer tiene la particularidad de que no duele. Al inicio, el cáncer de mama es del tamaño de un grano de azúcar y es detectable únicamente a través de una mamografía.
  • Hasta hace muy poco existía una menor posibilidad de vida para una mujer con cáncer de mama que hacía metástasis. Ahora hay medicamentos de última generación que son capaces de modular el sistema inmunitario de la mujer y lograr un mejor pronóstico.
  • El cáncer de mama se está convirtiendo, poco a poco, en una enfermedad crónica, o sea, que la mujer convive largo tiempo con ella sin un resultado fatal. Lo que actualmente se hace necesario es el acceso a los tratamientos de última generación.
  • La primera mamografía se debe practicar a los 40 años. Mientras que las niñas, desde que ven crecer su pecho, deben empezar a examinarlo, tocándolo con las manos.