¿Cómo lo saco de mi vida?

Fecha

, Ana Simó dice…

Hola doctora. Hace 5 años conocí a un chico por internet, del cual me enamoré perdidamente. Al principio ambos teníamos una relación bastante inusual pero interesante, hasta que descubrió un error que yo había cometido antes y dejó de buscarme; con eso iniciamos una guerra de egos. Nunca supe si realmente me quiso, pero siempre hace cosas para llamar mi atención (nada positivas), o para hacerme sentir mal cuando estamos en público, aunque a solas o a escondidas me busca de forma descarada.

A todo esto decidí hablar con él y poner las cosas claras. Una vez resuelto cada quien tomó su camino y estábamos bien, o por lo menos yo sí, aunque admito que le pensaba una que otra vez. En estos días volvimos a tener uno de esos ‘’altercados’’, que son más bien discusiones de excusa para él acercarse a mí y yo caer redondita, al punto de que iniciamos nuevamente una especie de relación de coqueteo. La prueba máxima fue cuando me envió una invitación al Facebook, donde sólo comparto información y vivencias con personas muy cercanas a mí y de alta confianza. Aceptarlo significaría tenerle cerca y eso me gustaba, pero sabía que no me convenía. Lo pensé mucho antes de aceptarlo pero al final decidí darle prioridad a mis sentimientos y lo hice, pero él no me escribe ni me busca. No le entiendo y he vivido atormentada con estos sentimientos desde hace mucho tiempo. No puedo vivir siempre estancada en él, y aunque sé que debo alejarlo de mí, siento que tengo sentimientos muy idealizados con él; no puedo dejar de tenerlo presente. ¿Qué me aconseja para olvidarlo, sacarlo de mi vida y darme más valor?

La navegadora

Mi querida navegadora: Creo que es momento de poner los pies sobre la tierra y dejar de hacerte una idea, como bien llamas idealizada, de lo que entiendes ese chico puede darte.

Las personas se conocen para darse cuenta si vale la pena darse el chance. ¿De qué te sirve sentir algo por alguien que no está dispuesto a dar lo mejor de sí?

Por eso, cuando no nos sentimos cómodos en una relación es el momento de soltar y continuar sin pretender querer entender el

proceder del otro.Deja de buscar motivos para quedarte y emprende tu vuelo a lugares donde ser tú misma sea la prioridad.