Ni una menos

Fecha

, Telegrama

Por: Airam Toribio 

Hoy pudiera detenerme a hablarles de muchos temas, pero escribiré acerca de uno que no ha salido de mi mente desde que leí la noticia hace unas semanas: “RD con mayor tasa de feminicidios en América Latina”, era el titular, de acuerdo al Observatorio de Igualdad de Género de América Latina y el Caribe (OIG), de las Naciones Unidas. Todavía no cabe en mi cabeza cómo una isla tan pequeña, que cabría varias veces, digamos, en México, Argentina y Brasil, puede superar en porcentaje a estos países, en asesinatos a la mujer. Quizá no debería sorprenderme, pues el año pasado RD ocupó el tercer lugar en este listado… Definitivamente, algo no estamos haciendo bien.

¿Por qué ocurren los feminicidios? Por muchas razones, pero a mi entender, más que nada, es porque en sociedades como la nuestra, la mujer sigue considerándose como una propiedad, y no una compañera. También, porque nos inculcan desde temprana edad estereotipos de género, de sexismo y desigualdad, que se traducen en machismo. Es un tema de educación.

Esta disparidad hizo que se incluyera entre los Objetivos del Milenio propuestos por la ONU, con miras a que en 2030 sea una realidad palpable, la igualdad de géneros. ¡Pero qué lejos estamos de ello en RD! Una nota publicada en El Caribe expone que “Una de cada cinco dominicanas, de entre 15 a 49 años, ha sido víctima de violencia física, y una de cada diez ha sufrido violencia sexual”. Saque usted sus propias conclusiones.

Pero hay luz al final del túnel, por supuesto, si nos disponemos a ello. Según la Organización Mundial de la Salud, en términos generales, “la mejor manera de reducir el femicidio es disminuir la violencia infligida por la pareja. Para ello se requieren investigaciones que hagan hincapié en los perpetradores y posibles perpetradores, por ejemplo, en relación con los factores de riesgo y protección”. Es decir, aunque el empoderamiento de la mujer es importantísimo, también lo es trabajar muy de cerca la parte emocional y psicológica de los hombres, atendiendo que la mayoría de los feminicidios ocurren a manos de ex parejas.

Las cifras son alarmantes, sí, pero podemos dar el paso y ayudar a la prevención desde casa, a través de la educación sin brechas de género. Hoy podemos comenzar a contribuir, a ser parte del cambio, mientras el Estado toma mayores medidas preventivas. Yo me comprometo a formar parte de este cambio. ¡Cuento contigo! #NiUnaMenos.

@AiramToribio