¿Se puede prevenir el cáncer?

Fecha

, Salud

Por: Claudia Fernández Lerebours Foto: Fuente externa 

En el 90 por ciento sí. Sólo un 10 por ciento de los casos de cáncer tienen una base genética, mientras que el resto obedece a la práctica de malos hábitos como son el tabaquismo, el alcohol, malos hábitos dietéticos y el sedentarismo. Significa que ideas como la de que si nos va a dar cáncer nos va a dar, son eminentemente peregrinas. El estilo de vida, incluyendo la dieta es determinante.

Recuerdo que el oncólogo de mi madre, fallecida en 1989 de cáncer renal dijo: “ella puede comer de todo”, sin añadir una palabra más. Hoy día hay que desconfiar de un especialista en esta rama que no oriente profundamente a sus pacientes sobre la alimentación adecuada tanto para prevenir como coadyuvar a vencer la enfermedad.

En ese sentido cabe reproducir declaraciones que el doctor José Morales, oncólogo español, ofreció a medios de su país hace algún tiempo. Recomendó desmitificar el cáncer y hablar de la enfermedad con naturalidad para contribuir a que los enfermos que sufren este tipo de patología puedan mejorar su calidad de vida.

Comentó que es esencial disipar los mitos para desterrar concepciones erróneas del cáncer y poder hablar abiertamente de este mal con el fin de mejorar los conocimientos generales acerca de sus causas y las medidas que se pueden adoptar para prevenir y reducir su desarrollo en caso de padecerlo.

Llevar un estilo de vida saludable, puntualizó, contribuiría a frenar el nivel de incidencia que actualmente tiene este tipo de enfermedad en la población.

Además, que la existencia de un diagnóstico precoz “aumenta de manera considerable el número de casos que se curan de manera satisfactoria, entre aquellos que ya padecen la enfermedad”.

Aconsejó empezar a cuidarnos a partir de la adolescencia, ya que, por lo general, el cáncer “tiene un proceso largo de latencia” y muchas veces “cuando sentimos dolor es porque la enfermedad ya está en un estado avanzado”.

Entre las medidas preventivas destaca el mantener una dieta alimenticia rica en frutas y hortalizas y baja en grasas animales y hacer ejercicio con regularidad. “Se ha demostrado que entre las atletas existen muchos menos casos de cáncer de mama que entre la población femenina en general”, dijo.

Y recordó la importancia de hacer revisiones periódicas como medida preventiva aplicable a algunos tipos de cáncer, como el de mama o de colón, ya que un chequeo permite detectar la enfermedad a tiempo y poder tomar medidas contra ella lo antes posible.