Excusas, Excusas, Excusas. ¿Cuál es la tuya para no ahorrar?

Fecha

, Cuerpo & Alma

Texto: Riccardo Caruso (MSF), Asesor en finanzas personales / @Centavosypesos/ Centavoypesos@gmail.com

Foto Wk1003mike

La trampa mortal está cuando las excusas son para ti mismo, construyes historias aparentemente válidas para evitar la tristeza y decepción de un objetivo no cumplido; te mientes para justificar no haber podido llegar a la meta del ahorro para el inicial de tu carro, o no haber resistido la tentación de comprar la cartera que también le gusta a alguna de tus compañeras de trabajo.

Según la asociación de bancos (ABA), la República Dominicana está entre los países con menor tasa de ahorro de América Latina, con menos de un 10% del PIB.

Tomando en cuenta que casi 7 de cada 10 dominicanos no ahorra, de acuerdo a la Encuesta de Cultura Económica del Banco Central realizada, en el 2014, es lógico pensar que muchos de los gastadores compulsivos dentro tendrán muy buen pretexto para justificar su envío del ahorro al olvido.

 Las más utilizadas

 * Me lo merezco, quiero darme un gusto

No habría razón para trabajar si no fuera posible disfrutar lo ganado, pero si todo lo que ganas merece ser gastado esto puede ser un gran problema para tus finanzas personales. Recuerda que también mereces llegar a fin de mes sin tener que estirar el dinero hasta la quincena, y mereces contar con la seguridad del ahorro ante un imprevisto. No hay nada más satisfactorio que ir a la cama y no tener la ansiedad de no saber cómo resolver los problemas económicos del otro día, ¡eso sí es vida!

* Si ganara un poco más pudiese ahorrar

Esta es la más común de todas. No todo el mundo está conforme con lo que gana, pero de acuerdo a incontables estudios de finanzas personales, está demostrado que mientras más se gana, más se gasta. El gasto depende del ingreso y no al revés, así que controla tus gastos mediante una planificación detallada a través de un presupuesto, ya sea personal o para el hogar. Así podrás ahorrar aunque sea lo mínimo. Recuerda siempre arroparte hasta donde te de la sábana.

 * Tengo muchas deudas

Si tienes muchas, ¿estás abonando el excedente de tus cuotas y gastos fijos al capital de esta deuda? ¿No? Entonces es otra excusa más. Recuerda que el interés que generas por el dinero ahorrado es inferior al que pagas por el préstamo personal o de tu vehículo. Tomando en consideración no quedar sin liquidez, debes comprometerte a abonar al capital siempre que puedas y verás como poco a poco lo que pagabas de interés al préstamo se convierte en ahorro.

 * El próximo mes empiezo

Una de las excusas más típicas es posponer el ahorro para el próximo mes o año. No lo dilates y empieza cuanto antes, hasta con un 1% de tu ingreso. Con constancia y paciencia, poco a poco, verás crecer tu tranquilidad en forma de dinero, en una cuenta de ahorro. Después de todo, Roma no se construyó en un día.

* Mejor lo gasto ahora, ¿y si mañana muero?

Siempre que dejemos la decisión a nuestro Yo del ahora sin pensar en el del futuro, que es el que paga las cuentas, tomaremos la decisión de gastar ahora. Si no le pones nombre al ahorro a mediano y largo plazo, es muy fácil gastarlo ante cualquier eventualidad. Pepín Corripio, gran empresario dominicano, dice a menudo que sus deseos los complace con 10 años de diferencia al día en que lo deseó. Por algo es uno de los hombres más adinerados del país.

Ahorra ahora pues siempre lo más difícil será posponer la gratificación inmediata. Muchos dirán que podrías morir mañana, pero yo te pregunto… ¿Y si no mueres?  

 Según la asociación de bancos (ABA), la República Dominicana está entre los países con menor tasa de ahorro de América Latina con menos de un 10% del PIB.