Piel que brilla

Fecha

, Temas

Por Patricia Crusset Foto Shutterstock

Una buena alimentación e hidratarse correctamente es básico, pero tienes que tener claro que no sólo basta con lo que comas para notar un cambio sustancial en tu piel en uno o dos meses. Así que si en los planes próximos está tu boda, lo ideal es llevar una dieta balanceada desde ya, y tratar de consumir un litro y medio de agua cada día.

Planifica con tiempo. “Si una persona tiene un evento y quiere lucir una piel bonita, hay aspectos básicos que debe seguir, como mantener una buena higiene con productos limpiadores que no resequen la piel, o sea, sin agentes agresivos o abrasivos, ya que, por ejemplo, las personas con piel grasa tienden a utilizar jabones que la eliminan en ese momento, y, posteriormente, esa piel se tornará más grasa, por compesación”, explica Maribel Polanco, dermatóloga-cirujana y propietaria de la Boutike de la Piel. Otro paso importante es mantener la piel hidratada todo el día. Y claro, protegerla del sol. “Esa es una rutina básica para cualquier persona que quiere una piel bonita”, comenta la especialista.

Vitamina C: la reina

Existen muchos productos que aportan luminosidad, en especial, los antioxidantes como la vitamina C (que actualmente la encuentras en suero, ampollas, cremas, lociones). “Utilizarla diariamente te va a permitir tener una piel que se vea fresca y radiante, que posea ese brillo natural”, añade Polanco.

Los procedimienos pueden ser desde muy suaves (las mascarillas) hasta otros más fuertes, entre ellos, los realizados en una cabina de tratamiento, como los peeling. Si no cuentas con mucho tiempo antes del gran “sí” y necesitas resultados más dramáticos, puedes optar por la mesoterapia, también con vitamina C. El procedimiento consiste en inyectar la vitamina en la dermis. Está también un láser velo de novia, que hace una exfoliación leve, al tiempo que resalta la luminosidad.

El ácido glicólico y el resveratrol también ayudan a descamar la capa superficial, eliminar las células muertas, hidratar, cerrar los poros y devolverle el brillo y luminosidad. “Lo ideal es dirigirte al dermatólogo y hacer un plan, ya que cada persona tiene necesidades diferentes. Hay quienes tienen manchas; otros muchos granos, y para cada una de esas condiciones existe una solución específica”, explica la especialista.

Lo ideal es iniciar con un plan de cuidado de tres a seis meses antes de la boda, para que los tratamientos que no sean agresivos. Pero si ya estás muy próxima a la fecha y no has iniciado ninguna rutina, con seis semanas antelación puedes lograr ciertos resultados.

 

Mascarillas naturales. Sí, funcionan. El tema está en que no conocemos el PH de cada sustancia. Maribel shutterstock_184814720Polanco nos explica: “Muchas veces se mezclan sustancias que tienen diferentes PH y ellas mismas se neutralizan, y ninguno de los dos ingredientes ejercen el efecto esperado. Pero que te apliques una mascarilla natural de avena, pepino o sábila no te hará daño”. Mientras menos elementos mezcles, mejor. 

“Los antioxidantes los obtienes en todas las frutas (rojas, amarillas, naranjas…) Todo lo que da la naturaleza puede mejorar el aspecto de la piel”, concluye la experta.