Cultiva tu propio huerto

Fecha

, Salud

Por Camila Santana Fotografía: Shutterstock

 

Cada vez más optamos por lo orgánico; no solo en el cuidado externo de nuestro cuerpo, sino en lo interno, sobre todo en cuanto a la alimentación. Sin embargo, no es secreto que muchas de estas opciones no siempre ayudan a nuestro bolsillo, pues la mayoría de productos orgánicos son más costosos que las opciones más comerciales e industriales de cada producto que decidamos obtener en el mercado. Por lo que a veces nos vemos en la disyuntiva de si comer de manera completamente saludable o recurrir a la costumbre de adquirir una opción más barata.

Una posible solución (por lo menos parcial), de mantener un estilo de vida alimenticio fresco y natural, es tener un propio huerto de especias y vegetales en casa, o como también es denominado un huerto urbano; a pesar de que para algunos sea algo que no se les haya ocurrido aún.

Según el Manual de huertos sostenibles en casa, difundido por la Diputación de Alicante, ciudad perteneciente a España, la economía de nuestros recursos no son las únicas razones para comenzar el proceso de contar con nuestras propias verduras y vegetales:

¿Por qué tener un huerto?

  • Nos permite redescubrir la calidad organoléptica de los alimentos.
  • Seguridad de que lo que comemos no lleva ningún plaguicida ni herbicida de síntesis química, ya que nosotros mismos lo hemos cultivado siguiendo prácticas ecológicas.
  • Nos motiva a preocuparnos por la calidad de los alimentos que compramos.
  • Potencia nuestra capacidad de observación y de entendimiento del medio natural.
  • Aumenta nuestra sensibilidad hacia la sostenibilidad.
  • El huerto resulta una actividad muy divertida, relajante y que disminuye el estrés. El tiempo que dedicamos cada día a nuestras plantas nos ayuda a desconectar del ritmo trepidante de la ciudad.
  • El huerto es una herramienta extraordinaria para la educación ambiental de nuestros hijos.

 

shutterstock_229734682 (2)

 

Para saber la información necesaria para empezar a crecer uno propio, consultamos a Franklin Howley, médico especializado en nutrición e instructor de varios talleres sobre cómo tener un huerto en nuestro propio apartamento, ya que aunque si como el bien menciona, se aprende sobre la marcha, hay elementos que debemos saber antes de iniciar. Nos cuenta:

 

Lo necesario para un huerto saludable 

Principalmente alguna luz solar, un espacio, que ventile el aire, suficiente agua potable, algún lugar donde se tenga tierra saludable y semillas o plantas que sembrar. Es decir que un balcón, o una ventana fueran suficiente para empezar un huerto, y de ahí puede ser tan grande como tengamos espacio disponible.

Lo que sí es importante es ponerse las metas según las limitaciones que tengamos, es, decir si nuestro espacio es solo una ventana, que solo recibe media luz del sol, quizás nuestra meta sea poder sembrar algunas hierbas aromáticas para nuestro consumo personal.

Si el espacio es más grande, como en un balcón, y tenemos al menos 6 a 8 horas de luz de sol, podríamos sembrar algunas otras cosas, como lechuga, tomates, ajíes…

 

Mitos populares en torno al tema en República Dominicana

Más que mitos, son circunstancias de nuestro país, como hemos sido mayoritariamente un país agrícola, en la ciudad no se ha visto la necesidad de tener huertos o sembrar en zonas urbanas. Algo que poco a poco ha cambiado según la ciudad se ha vuelto más grande y hemos perdido el contacto con la producción de nuestro alimento. Siendo este mismo artículo una prueba al creciente interés por el tema.

Otro mito común es que el sembrar el huerto tiene que ser necesariamente orgánico o más saludable: Esto es verdad solo si aprendemos a cómo utilizar pesticidas y fertilizantes que no son de origen agroquímico.

Sin embargo, quizás el mito más común, es que tener un huerto es algo difícil. En realidad no lo es, los límites de cuáles son nuestras metas las ponemos nosotros mismos, por lo tanto nuestro huerto puede ser tan sencillo o complejo como decidamos.

 

Qué podemos sembrar en espacios reducidos y cuáles son las posibilidades en espacios más amplios

Por lo general en espacios reducidos, se pueden cultivar las hierbas aromáticas, como albahaca, menta, romero, estragón, etc. Además se puede sembrar lechuga, tomates (en especial los cherry) ya que crecen más rápido y son más fácil de manejar. También rábanos, cebollines, remolachas, ajíes, ajo y legumbres como habichuelas.

Ahora si hay más espacio, en verdad solo la imaginación es el límite, yo he podido sembrar en espacios moderados, pepino, calabacín que necesitan por lo general más espacio.

Además de esto podemos utilizar otros tipos de recursos para hacer más eficiente nuestro espacio, por ejemplo si sembramos vertical, podríamos en vez de sembrar una o dos cabezas de lechuga, podríamos cultivar hasta 20 lechugas.

 

 

Cómo empezar

Lo más importante es planificarse, ver el espacio que se tiene disponible, con cuanta luz solar contamos, el acceso al agua y que tipo de tierra tenemos.

Después de esto, es simplemente empezar a sembrar algo e ir leyendo y aprendiendo sobre como cultivar y hacer más eficiente el proceso.

Si vivimos en un apartamento es bueno tener en cuenta algunas cosas adicionales:

  1. El tipo de envases necesarios para poder sembrar nuestros vegetales, se puede comprar diferentes tipos de productos, con diferentes niveles de calidad y estética. Es recomendable ver si tienen suficientes agujeros para drenar el exceso de agua y tener algún recipiente que lo reciba para no ensuciar mucho.
  2. Aparte se puede también reciclar objetos como latas de pinturas vacías, envases de plásticos que pensábamos eliminar a la basura como doble litros de refrescos o envases de comida. Aquí igualmente es necesario hacer agujeros y hasta se podrían pintar y hacerlo como un proyecto de arte.
  3. Las semillas a utilizar es muy importante, estas se pueden conseguir en diferentes partes, existen departamentos que donan semillas para uso personal, como también las que se venden en diferentes locales comerciales. A modo de recomendación, es útil fijarse siempre en la fecha que tienen para que sean las semillas más frescas posibles. Y que si no se sabe mucho del proceso de sembrar y cultivar, empezar por aquellas plantas que tengan una fácil germinación y manejo, hasta podrían trabajar con semillas híbridas conocidas por su fácil mantenimiento.
  4. La tierra que se utiliza es muy importante, tiene que ser fértil, pero también que tenga buen drenaje, dicho de otra manera, que no sea arcillosa. Por esto es recomendable ir a viveros donde nos enseñen un poco de la tierra antes de comprarla