Mujeres del mundo conmemoraron el 8 de marzo

Fecha

, Eventos

Por El País

Por la igualdad. Contra la violencia de género. Por el derecho a decidir libremente su maternidad. Contra la brecha salarial. Para frenar la discriminación. Miles de mujeres de todo el mundo han participado este miércoles 8 de marzo en el Paro Internacional convocado por el día internacional de la mujer. En España, Bélgica, Polonia, Ucrania, Turquía, Japón, han cesado de trabajar, de consumir, de participar en los cuidados domésticos durante un buen rato y han salido a la calle para mostrar qué ocurriría si se parara la mitad de la humanidad. Si se paran las mujeres, se para el mundo.

De Frida Kahlo a Cecilia Grierson
Con el lema #YoParo #nosotrasparamos #womenstrike#8MParo o #mujeresenhuelga organizaciones de 50 países han programado estos paros y han convocado a manifestarse, con especial fuerza en América Latina, un continente con graves problemas de violencia contra las mujeres y donde a raíz del movimiento Ni una menos, la lucha por la igualdad ha cobrado fuerza. “Paramos porque no se puede discriminar a la mitad de la humanidad y que no ocurra nada. Nos movilizamos porque no queremos ser invisibles, porque podemos salir a la calle y reivindicar nuestro papel en el mundo”, reclama Gloria García. Vestida de negro, como cientos de mujeres a su alrededor, esta funcionaria de 52 años (de 12 a 12.30) ha salido del trabajo y ha bajado a la calle en la Plaza de Cibeles de Madrid. Allí, durante media hora  se han concentrado cientos de mujeres, entre ellas la alcaldesa Manuela Carmena, y algunos hombres.

Junto a su compañera Rosalía Ordovás, de 48 años, también de luto, aunque animado con un brazalete de color morado (histórico símbolo de la lucha feminista), también participará en la manifestación de este 8 de marzo. El movimiento feminista quiere teñir España de negro y violeta para reivindicar la igualdad de género. En Madrid hay convocada una marcha a las 19 horas en Cibeles. En Barcelona, a la misma hora en Plaza Universitat.

Razones para salir a la calle no faltan. Ni usted ni yo —ni nuestros hijos— vefán un mundo en el que los hombres y las mujeres son iguales. Al ritmo actual faltan 169 años para alcanzar la igualdad económica, según los datos del Foro Económico Mundial. Y en pleno 2017, una radiografía de la situación todavía muestra un mundo abrumadoramente desequilibrado; un planeta que discrimina a la mitad de sus habitantes y en el que ellas son mucho más vulnerables. En el que cada 10 minutos una mujer es asesinada a manos de su pareja o expareja, donde una de cada tres ha sufrido una agresión sexual, ellas cobran menos que sus compañeros varones por un trabajo de igual valor, y donde todavía hay países que impiden a las casadas tener un pasaporte propio.

EL PAÍS reúne testimonios de familiares de las víctimas de estos crímenes
“Ya está bien de bromas, del discurso del simulacro. Hay que concienciar del trabajo que hacen las mujeres. Hay que visibilizar qué si paramos nosotras se para todo, parece que tenemos un papel subsidiario en la sociedad, pero somos la mitad del mundo. Sin nosotras esto no funciona. Es un hecho indiscutible”, dice Laura Nuño, directora de la Cátedra de Género de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid.

El 8 de marzo hay poco que celebrar y mucho por lo que luchar, Malgorzata Jonczy Adamska, psicóloga y pedagoga de origen polaco que vive en Noruega y que, como muchas de sus compañeras, va a secundar el paro. “Cada mujer y niña debe tener derecho a la educación, a una vida sin violencia, acceso a anticonceptivos seguros y baratos y al aborto seguro”, insiste. Esta reclamación, que debería sonar a antigua no lo es. Sobre la mesa, la cifra de los asesinatos machistas, el indicativo más extremo de la desigualdad de género. En España, 16 mujeres han sido asesinadas por sus parejas o exparejas en lo que va de año. En Argentina asesinan a una mujer cada 30 horas. En Alemania, son más de 300 los crímenes machistas al año.