Kissenger

Fecha

, La Caja

La tecnología no deja de sorprendernos, y en esta ocasión beneficia las relaciones a distancia. ¿O ya esto es demasiado? Tú decides. El punto es que el primer servicio de mensajería de besos ya existe. ¿Cómo funciona? Pues está compuesto por sensores de fuerza de alta precisión incrustados bajo el labio de silicio para medir las fuerzas dinámicas en diferentes partes de tus labios durante un beso. El dispositivo envía estos datos a su teléfono, el cual lo transmite a tu ser querido a través de Internet en tiempo real. Los actuadores lineales en miniatura se utilizan para reproducir estas fuerzas en los labios de tu pareja, creando una sensación de beso realística. El primer prototipo lo crearon para iOS. Ya veremos qué nos traen este 2017.