Amor del bueno

Fecha

, Telegrama

Les confieso que por un tiempo estuve muy enfocada en encontrar al hombre de mi vida, tanto, que como me decía una amiga, no sólo me estaba perdiendo de disfrutar mi soltería, sino también de hacer buenas elecciones de pareja. Por no estar sola, podía hacerle caso a cualquiera que viniera a venderme espejito por oro. Después de una situación que me ayudó a enfrentar mi realidad, decidí tomarme un año sabático (si uno lo hace con el trabajo por qué no también con el corazón), para compartir y sanar el amor que me acompañará siempre además del de Dios, el mío.

Durante ese año que ya casi va para dos, además de hacer las paces conmigo y decidir que iba a comenzar a vivir con otra perspectiva, descubrí que lo que siempre estaba pidiendo estaba ahí, junto a mí. Nos pasamos tanto tiempo “buscando” que no vemos la respuesta que se nos da a la petición de ese amor que tanto anhelamos experimentar.

Hace dos meses, en diciembre, finalmente mis ojos se abrieron y pude reconocer ese amor, el de amigos y familiares que siempre me han mostrado su cariño, ¡qué dicha! Otros de lazos más recientes que hicieron mis días más divertidos, e incluso compañeros de trabajo con sus muestras de ayuda para liberarme un poco del estrés.

¿Cómo no pude darme cuenta de que ese amor que pedía lo vivía todos los días? También en la vecina que me ayudaba con situaciones de la casa; en los seguidores de las redes que me hacían un cumplido; en una llamada inesperada donde me preguntaban cómo estaba; en el abrazo de una persona agradecida o en el chiste de alguien que me hacía reír porque había tenido un día complicado.

Aún sigo esperando a mi dupla de vida, pero consciente de que sentir o dar amor verdadero no se pone en pausa hasta su llegada. Estoy viviendo, y sobre todo amando sin esperar recibir; experimentando la felicidad que da el soltar o el abrir el corazón. Amar sin depender es el mejor regalo que podemos dar a alguien y a nosotros mismos. Como una frase que leí y que me hubiese encantado crear yo: amen, así, sin acento. P

@AiramToribio