Los más irresistibles: zapatos bicolor de Chanel

Fecha

, Tendencias

Por Chanel Latinoamérica

En 1957, tras haber convertido el vestidito negro, el traje de chaqueta de tweed y el bolso matelassé en indispensables del vestuario femenino, Mademoiselle Chanel decide aportar un toque suplementario al estilo de las mujeres: los zapatos bicolor.

De acuerdo a Chanel, este calzado es el toque de elegancia definitivo”. Como siempre, su visión es exacta, directa, evidente. Esta vez, diseña escarpines de tiras y talón descubierto en beige y negro, estudiados al milímetro desde el tacón hasta la punta para combinar con todos los looks, de la mañana a la noche, en cualquier circunstancia. Una vez más, la creadora impone con este accesorio una auténtica ruptura estilística: mientras los zapatos monocromos debían combinar con el color de los trajes, Gabrielle Chanel libera a las mujeres de los códigos rígidos de una elegancia anticuada. “Los nuevos zapatos de Cenicienta“, como los apoda la prensa, dan inmediatamente la vuelta al mundo, seduciendo a las actrices de la época, como Catherine Deneuve, Romy Schneider, Brigitte Bardot, Delphine Seyrig, Jane Fonda o Jeanne Moreau.

02

Este zapato tiene una ventaja más: el beige estiliza la pierna mientras que la punta negra hace el pie más pequeño. Además del sentido práctico inherente a cada una de sus creaciones, Gabrielle Chanel se vale de esta astucia gráfica para proteger la punta de sus escarpines de los estragos del paso del tiempo y de las calles. Por su parte, la tira por detrás del talón ofrece una gran libertad de movimiento. Por último, el tacón cuadrado de cinco centímetros fue concebido para garantizar una comodidad perfecta adaptada a los nuevos estilos de vida de las mujeres. Sin lugar a dudas, la creadora retoma estas funcionalidades del vestuario masculino, en el que el zapato bicolor ya está presente desde el siglo XVIII. A principios del siglo XX, a menudo realiza zapatos de deporte o informales inspirándose en la forma de los zapatos Derby o Richelieu masculinos, como los que ella misma lleva en el célebre retrato en el que aparece apoyada sobre los hombros de su amigo el bailarín Serge Lifar.

El gran cambio

Chanel lo perfeccionó con la ayuda del zapatero Massaro, ahora con la tira elástica. Partiendo de esta base atemporal, nacen variaciones sutiles de colores: piel beige con punta azul marino, marrón o incluso dorada. “Puedo dar la vuelta al mundo con tan solo cuatro pares de zapatos”: la lógica era imparable. Con el paso del tiempo, la punta se convierte en satén negro, en piel plateada, se redondea o se estira en forma de punta fina, o incluso se sublima con un pequeño lazo. El tacón refuerza su base cuadrada en los años sesenta, para después hacerse más fino. El escarpín se olvida durante un tiempo de la tira para envolver el pie completamente; pasa de la elegancia urbana a un estilo casual sporty en forma de zapatillas de deporte altas en piel de cabra con unos cordones de lazo negro en 1966.

Dos tonos, hoy

El espíritu igualmente creativo y práctico de Karl Lagerfeld continúa reviviendo este emblemático zapato. Bajo su dirección, el toque bicolor regresó en el 2015 en forma de sandalias con tira en el talón con proporciones reinterpretadas, manteniendo siempre su tacón cuadrado.

19

 

Al igual que su ilustre predecesora, Karl Lagerfeld ha reinterpretado constantemente los zapatos bicolor desde su primera colección de Prêt-à-Porter en 1983. Desde 1986, los zapatos flirtean con el asfalto en forma de bailarinas. Para la colección Prêt-à-Porter Primavera/Verano 1994, los presenta en blanco y negro, con una tira alrededor del tobillo. Para la campaña Otoño-Invierno 2005/06, los tonos se invierten y el escarpín se vuelve negro con la punta blanca, como los que lució Daria Werbowy en las calles de Nueva York delante del objetivo de Karl Lagerfeld. El creador vuelve a romper con los códigos e imagina otros dúos: ciruela y azul pato, negro y lavanda, fucsia y negro, verde botella y negro, sobre zapatos Salomé con tacones incluso de cristal de roca (Prêt-à-Porter Otoño-Invierno 2012/13). Para arrasar sobre los adoquines del desfile Prêt-à-Porter Primavera-Verano 2015, las modelos llevan zapatos Derby con una tira en piel dorada y con la punta en ante negro.

14_Miroslava_Duma

Casi 60 años después de su creación, el zapato bicolor de Chanel continúa enriqueciéndose con nuevas propuestas, gracias a las sorprendentes interpretaciones y a la creatividad continuamente renovada de Karl. Con tacones altos, en forma de bailarinas, botas, deportivas o incluso alpargatas, este modelo es hoy más que nunca un auténtico accesorio de moda que aúna elegancia atemporal, comodidad y modernidad.

Lo que debes saber

18_HD

 

El escarpín bicolor de Chanel requiere más de 75 operaciones en su elaboración y dos horas de trabajo en la fábrica de Roveda, Italia, donde se realizan los zapatos de la Maison Chanel. Su fabricación conjuga perfectamente el savoir-faire artesanal y la tecnología punta. \\ La piel seleccionada para su elaboración se somete a numerosos tests en laboratorio: resistencia a la humedad, a los rozamientos e incluso al desteñido.