“No le tengo miedo a nada, mucho menos a que me digan que no, y ese es el único riesgo cuando persigues tus sueños”

Fecha

, Póster

Por Patricia Crusset Foto Póster Adolfo Florentino 

Humorista, actor y presentador de TV, desde hace más de 15 años está viviendo su sueño. No pide más. Tampoco se imagina con menos. Disfruta hacer televisión diaria, el contacto con el público… la emoción delante de las cámaras.

“Me gusta lo que hago, por eso disfruto hacer televisión diaria”, nos dice Irving. Todo lo que realizó antes era un trampolín para llegar a alcanzar su sueño: trabajar en televisión. Mucho ha cambiado del Irving que hasta llegó a trabajar como taxista. Lo que mantiene igual es sus ganas de compartir, de celebrar junto a sus amigos y familia, y aprovechar cada momento al máximo en compañía de sus tres hijos. Además de su participación diaria en “Chévere Night”,  los domingos los vemos en “Qué Chévere es Saber”. Su carrera tambén incluye teatro, musicales (fue nominado como Mejor Actor por su personaje de Edna en Hairspray) y cine. Su más reciente apuesta es en la película Cuentas por cobrar, que se estrenó en octubre, en donde interpreta a un sicario. Ahora, le pusimos traje de Elf para que nos revele cómo vive la Navidad.

poster%ef%80%a2-irving-alberti

Trabajaste en un banco y también fuiste taxista, ¿cómo das el salto al teatro y la televisión?

Todo eso fue un trampolín. Estudié publicidad y trabajé en un banco; un día me molesté mientras laboraba allí, y como tenía un carro, me puse a “taxiar”. También trabajé en un laboratorio, tuve un carrito de hot dog… hice muchísimas cosas, pero esto era lo que quería realizar desde pequeño. De hecho, cuando logro entrar a la televisión con Jochy (Santos), ya había ido a casi todos los canales a llevar demos, a ofrecerme como talento, a pedir oportunidad… No le tengo miedo a nada, mucho menos a que me digan que no, y ese es el único riesgo. Cuando tú vas a buscar parte de tus sueños, el único riesgo es que te digan que no, y eso no duele. Duras dos o tres días en tu casa y retomas tu camino.

En una época donde siempre la gente quiere más, ¿se podría decir que estás viviendo tu sueño? ¡Claro que sí! Yo vivo el día a día y me lo disfruto. Sólo hago lo que me gusta. A veces me llaman para trabajos y digo que no porque yo no hago lo que no me llena ni me satisface. Si ya logré entrar a lo que era mi sueño, ahora sólo trabajo en lo que me gusta. Aunque el dinero es importante, conmigo pasa a un plano secundario.

¿Qué mantienes de cuando eras niño? Mis amigos y a mi familia, y mi afán constante de estar cerca de la gente con la que uno la pasa bien. Busco a las personas con más afinidad en el plano emocional y espiritual. Mantengo los mismos relajos, la misma alegría y las mismas ganas de disfrutar siempre.

Quien te ve en la televisión pensaría que eres de muchos amigos y salir, de estar en el “medio”… 

Si supieras que no. Mientras más privada las actividades, mejor. Prefiero lugares pequeños, donde conozco a casi todo el que va.

¿Se podría decir que detrás de cámaras tú eres tímido?

¡Tímido no! Con mi grupo de amigos soy peor que delante de las cámaras, pero me gusta que cuando vayamos a compartir sea en un sitio donde todos los que estamos ahí nos importemos igual, donde no haya nadie que quiera saber más de tu vida que de la otra.

En esta ocasión, tu segundo póster de Pandora, haces de duende, pero si tuvieras que interpretar a un personaje de la Navidad, ¿cuál te gustaría ser?

Yo no sé… porque el duende se goza tanto la Navidad, y yo me disfruto mucho los encuentros, las cosas que pasan en estas fechas. Hay más tiempo libre por las vacaciones de la familia pero también me da mucha nostalgia, al pensar en los que ya no están. Realmente podría ser un duende porque es bueno y le gusta cumplir sueños.

Desde el primer encuentro nos hablaste de tus hijos, y es tema en muchas de tus conversaciones. ¿Qué ha sido lo mejor de esta experiencia? Esa energía constante que tú no sabes de dónde te sale. No entiendes cómo puedes lograr hacer tantas cosas hasta que comes con tus hijos, duermes con ellos, y ahí comprendes cómo sacas fuerzas. Ser padre es la mejor manera de devolver todo lo que la vida te ha regalado, y saber a quién dárselo.

Llevas ya seis años trabajando en las empresas de Chévere Nights, ¿cómo calificas la experiencia? Llevo seis en “Chévere Nigths” y cinco en “Qué Chévere es Saber”. Trabajar con Milagros es aprender a disfrutar más de la vida, a ser más humano, a tomar las cosas con calma; aprender a amar y a ser noble. Como empresa, ahí conocí el verdadero trabajo en equipo.

Uno de tus personajes clásicos es Darisho, caracterización de un homosexual, ¿qué opinas de la comunidad gay en República Dominicana? Creo y respeto mucho las diferencias. Amo a la gente y no me importa cuál es su orientación sexual, su color o religión, y eso es lo que he tratado de enseñarle a mis hijos. Ojalá lo aprendan de corazón porque se disfruta más la vida cuando para querer a una gente no necesitas reglas ni patrones. La comunidad gay ha contado con mi apoyo, con mi respeto y cariño. Muchos de los elementos con los que cuenta el personaje de Darisho me lo envían amigos de la comunidad LGBT.

Y de todos los personajes que interpretas, ¿cuál es tu preferido? Darisho, evidentemente, porque es muy libre, feliz y no tiene ningún tipo de complejos, y es una manera también de decirle a la sociedad: “no importa, puedo ser feliz y no tengo que seguir tus reglas”.

¿El personaje más difícil de interpretar? En la obra “Hairspay” interpreté a Edna, una mujer dulce, y como tengo tantos años caracterizando a un homosexual, se me hizo mucho más difícil. La directora tuvo que quedarse conmigo mucho tiempo para lograr que no se viera que era un hombre detrás de ese papel, y gracias a esa actuación tuve una nominación como actor de teatro. En cine, mi primer drama, Cuentas por cobrar, donde hago de un delincuente que usa drogas y es violento; se me hizo un poco difícil porque exigía físicamente más de mí. Aunque siempre hay algo de ti en el fondo de cada personaje, sólo hay que pensar qué uno hubiera hecho si no contara con los padres y la vida que uno tiene.

Te divorciaste hace dos años, muchas personas que han pasado por el proceso dicen que tendrían pareja pero que no se volverían a casar, ¿qué piensas tú? Sigo creyendo mucho en el matrimonio, en la pareja, en la vida en familia, en levantarme con alguien y preocuparme porque se desayune antes de irse, y saber que alguien también se está preocupando por uno. Eso te mantiene con una adrenalina especial… Es una de las cosas más dulces que puede tener la vida.

¿Cómo se divierte alguien que divierte a los demás? ¿Qué te hace reír? Tienen que ser mis hijos o mis mejores amigos, se me hace difícil reír. Como hago tantas comedias, casi todo lo que veo son series y dramas.

 ¿Qué costumbre la gente no conoce de ti? Cuando termino un show o una obra, que alguien me esté esperando con una cerveza fría. Es una de las cosas más placenteras.

FILME

“Que siempre sea Navidad”.

Tras encontrar a su familia biológica, Elf descubre que su hermanastro, de 10 años, no cree en la Navidad, al igual que su padre. Se propone hacer que vuelvan a creer en el encanto de esa época y, de paso, le devuelve a toda la familia y a un país la ilusión por la fecha. P

Twitts  para una vida. Elf se estrenó en el 2007; recaudó más de US$220 millones alrededor del mundo / De nueve nominaciones obtuvo dos premios: Mejor comedia (Golden Trailer) y Película de Taquilla (Premios ASCAP) / Aunque la historia se trata de cuando Elf va a la ciudad de Nueva York en busca de su padre, la historia no se graba íntegramente en esa ciudad. Algunas escenas se rodaron en Tijuana y en British Columbia, en el Riverview Hospital.

Coordinación y entrevista Patricia Crusset / Fotografía Adolfo Florentino / Manejo digital Glennys Crisóstomo / Maquillaje Angemelis Contreras / Vestuario Miguel Ángel Rodríguez (Miki) / Peluca Fiesta City, Sambil.