El armario de “La Niñera”, tan real como este 2016

Fecha

, Tendencias

Por Alexandra LoresS Moda. El País

Sus estilismos, que en aquella época de la serie resultaban arriesgados y llamativos, hoy son el más fiel reflejo de la moda actual. Antes que “Sex and the City” Fran Fine acercó la Alta Costura a las calles. Una cuenta de IG rescata sus mejores looks.

En La niñera (en el inglés original The nanny), los diálogos esperpénticos y las risas enlatadas permitieron crear un personaje protagonista con mucha personalidad, el de la inolvidable Fran Frine (interpretada por Fran Drescher) y que no tenía en cuenta cuestiones como la discreción a la hora de vestir. Sus estilismos eran arriesgados, y los espectadores suponían que contribuían a la comicidad del producto (de haber sido una serie dramática, las reglas hubiesen sido diferentes). “Cada vez que ella entraba en escena todo se llenaba de brillo y color. No creo que en aquel momento supiera que era una visionaria, pero sí que sentía que esos looks la hacían divertida, explosiva y libre”, nos cuenta Iria Domínguez, directora de prensa y comunicación de Kling.

tumblr_o6xl6d6cnv1u65h8xo1_500

Esta sitcom, emitida entre 1993 y 1999, fue capaz de romper con todas las barreras (también ficcionales) que marca una sociedad que se vertebra en base al dinero, las clases sociales, y los roles de género. Acercó la alta costura a la calle, como después veríamos en Sexo en Nueva York. La instagramer Shanae Brown es consciente de ello y ha abierto una cuenta @whatfranwore (lo que vestía Fran) donde se dedica a documentar los estilismos de la niñera más estilosa y excéntrica. Los seguidores se cuentan por miles y, por el momento, su creadora ya ha descubierto la procedencia de más de 200 piezas, con la ayuda de Google y de una incansable búsqueda a través de plataformas de ropa de la época, y fotos de anuncios y supermodelos de los 90.

 

the-nany

Sus estilismos resultan empoderadores

Fran Fine era una niñera atípica, que se atrevía a llenar su armario con trajes de alta costura y no renunciaba a usar materiales como el charol o prints de leopardo para ejercer su trabajo como cuidadora. Hasta ese momento, poca gente podía imaginar que una joven de Queens iba a revolucionar, con su forma de ser disparatada y sus atuendos, a una familia de clase alta de Manhattan. “En cierto modo su ropa la hacía destacar y le confería personalidad. Escoger esas prendas era una manera de posicionarse un poco incómoda para los demás”, asegura Domínguez.

tumblr_o8lizmum5b1u65h8xo1_500

 La genialidad del personaje (creado por ella misma y su exmarido) trasciende la vida real: Drescher y el personaje de la Nanny compartían los mismos gustos, y muchos de los diseños que se usaban para la serie eran reciclados después por la actriz fuera de los focos. “Mis favoritos eran los trajecitos de Moschino y uno verde acharolado de Courrèges, también los vestidos de Aläia y Galliano y los looks de Todd Oldham con estampados geométricos y colores super locos. ¡No podían ser más noventas! ¡Lo quiero todo!”, comenta Domínguez.
A través de los más de 100 capítulos de la serie, que se mantuvo en antena durante seis años, es posible realizar una retrospectiva de las colecciones que las firmas de alta costura presentaban en las pasarelas. Con el imperio Inditex aun en pañales, los estilismos de la Nanny se hacían eco de las tendencias del momento, lo que contribuía (antes de que las firmas low cost lo hiciesen en forma de réplicas) a acercar la alta costura a la calle. “Cada vez que veo una foto de ella me divierte muchísimo adivinar el diseñador que lleva. Y también me he dado cuenta de lo uniformados que vamos ahora”, cuenta Domínguez.