Estilo unisex, ¿el futuro de la moda?

Fecha

, Tendencias

 

Por Leandro Sánchez

Para ella, para él. Para todos. Así es un estilo que viene cobrando protagonismo con el paso de los años: la atrevida moda unisex. ¿Te animas a unirte a su legión de seguidores? Pandora te da razones para decirle el “sí’.

Back to 60-70’s. Así es la moda, regresiva. Sobre todo en los últimos años, que hemos visto cómo viaja de repente al pasado. En esta oportunidad ha sido justamente al período de tiempo citado al inicio, cuando surgió la llamada moda unisex, que en aquel entonces y hasta hoy día busca diluir las diferencias de género entre hombres y mujeres en materia de apariencia, vestuario, comportamiento y hasta nombres personales. En un inicio, el uso generalizado del pelo largo por parte de los varones y del pantalón por parte de las mujeres era el símbolo universal de ese movimiento.

El diseñador francés Ted Lapidus, que gustaba definirse como “modisto de calle”, es considerado el artífice de esta democratización de la moda, visible en especial a través del look femenino/masculino y ciertas prendas como el blazer, la sahariana y el estilo uniforme (cabe destacar que fue él quien introdujo el jeans en la Alta Costura), según consta en el Diccionario Internacional de la Moda, libro de referencia de la profesión.

Aunque con este acto de valentía Lapidus marcó un hito en la historia, sería bueno recordar que ya antes se venía cociendo la idea. “Fue en los locos años 20 cuando se produjeron los mayores adelantos hacia la unisexualidad. Son los años de la revolucionaria moda charlestón, con silueta geométrica situando el talle a la altura de las caderas”, se explica en Moda unisex para todos, de Lino Montalvo. “La verdadera polémica se fragua en la calle: surge un estilo sexualmente ambiguo a lo garçon, que proyecta la emancipación de una mujer que rompe con las exigencias sociales. Se promueve la delgadez de los cuerpos, las melenas cortas y los diseños que suprimen curvas”, detalla el texto.

A esto se suma, si viajamos muchísimo más atrás en el tiempo, la moda de los antiguos egipcios, griegos y romanos, donde lo que se conoce hoy como faldas y vestidos eran parte del ajuar diario de hombres y mujeres.

Estos importantes precedentes han marcado lo que en la actualidad vemos tomar mucho más forma.

¿Qué valida nuestra hipótesis? Bueno, lo que actualmente se muestra en las pasarelas de moda, en cadenas de vestuario de comercio global y sobre todo, en el gusto de la gente común. Por ejemplo, entre los varones pueden mencionarse conductas como el uso del pelo largo, de vestimenta de colores vivos o floreados, del color rosa, pulseras –y también aros en las orejas–, pantalones apretados, uso de adornos, de champú para lavarse el cabello, etc. Y en las mujeres, lo quizás más trascendental, el uso de pantalón y las botas.

Pero más allá de lo meramente visual, esta tendencia tiene un trasfondo interesante y profundo.

“El unisex, más que la aceptación de una libertad de roles, disponía a ambos, fuera de sus espacios de representación dentro del vestir, como consumidores potenciales. El préstamo de un elemento o accesorio, por uno u otro género, era un juego de extensiones. Añadir lo supuestamente masculino o femenino estaba más asociado con una postura del sujeto hacia una proyección de modernidad. La supuesta equiparación formal de los sexos dentro del fashion, no significaba un debilitamiento de lo que los había definido en su autorepresentación, sino la capacidad de reconocimiento de la misma y la inocuidad de su violentación para la sociedad patriarcal”, comenta Jean Veloso en su libro Construcción y representación de género en la moda.

Un diseño neutral

Mientras que las mujeres han sabido de la mejor forma apropiarse del closet masculino, el hombre siempre ha sido más medido a mirar la moda más allá de los patrones establecidos por la sociedad. Pero para derribar este muro que los separa, una serie de iniciativas se ven a diario, entre las que se destaca la del joven diseñador jordano-canadiense Rad Hourani, para quien “la actitud unisex es un nuevo lenguaje para el mundo de moda, y su  neutralidad podría catalogarse como un rasgo definitorio del ser humano”, explica en su website.

Otro ejemplo es la colección “Yeezy”, creada por el rapero Kanye West para Adidas, que en su primera temporada presentó una serie de piezas sin género, desde camisetas termales a sweatpants o suéteres. Y como si fuera poco, en marzo 2015, Selfridges (los afamados almacenes londinenses) abrieron un espacio de tres plantas de su tienda de Oxford Street bajo el nombre de Agender, dedicado exclusivamente al género “neutro”. Allí los amantes de éste tenían a su alcance unas 40 firmas que pueden ser llevadas por ambos sexos. Nombres del calibre de Comme Des Garçons o Yohji Yamamoto, figuraban en la lista. Una muestra de que cada vez son más las voces que hablan de una moda sin género. P

La apuesta de Zara

La marca más visible del grupo español Inditex, Zara, lanzó también su primera colección de ropa unisex, compuesta por ocho básicos. Bajo el sello “Ungendered”, incluye camisetas, sudaderas, vaqueros y bermudas.

Ni masculino ni femenino

Famosos como Jaden Smith han confesado ser abanderados de esta moda. El hijo de Will Smith causó revuelo al posar con falda para la más recién campaña de Louis Vuitton, declarando sentirse cómodo con este tipo de ropa. Y qué decir de Ricky Martin en su reciente visita al país, donde salió al escenario vistiendo una falda. La periodista investigativa y directora de NCDN, Nuria Piera, colgó en su Instagram después del concierto, una foto del cantante puertorriqueño sobre el escenario, en falda, con la siguiente leyenda: “¿Qué les parece? ¿La pondrá de moda? [la falda]. Nosotros usamos pantalones, ¿por qué los hombres no usan faldas (sin tener que ser escoceses)?”.