Recupera el ritmo

Fecha

, Sexo y relaciones

Por Yaneris Michel / Foto: Conrado 

LLegó el bebé y todas tus fuerzas se vuelcan hacia esa personita tan especial al punto de que te olvidas de todo, de ti misma y hasta de tu pareja. Pero ojo, si bien es cierto que esta nueva etapa como padres les traerá nuevas alegrías, responsabilidades y nuevos retos, no es menos cierto que después de que llegan los hijos puede perderse la conexión sexual.

“Para muchas mujeres que acaban de dar a luz, el sexo durante la primera semana -o meses- después del nacimiento, es lo último que tienen en mente”, dice Aviva Jill Romm en su libro Salud natural después del parto. Todo dependerá del tipo de alumbramiento. Si tuviste una cesárea o te practicaron una episiotomía (incisión que se practica en el periné), el tiempo de recuperación puede extenderse hasta meses mientras los puntos se curan del todo. El útero y el cuello de la matriz sufren cambios importantes y necesitan tiempo para sanar. Mientras que si se trató de un parto vaginal sin intervenciones, unas seis semanas pueden bastar para que tu cuerpo se recupere y puedas intimar con tu pareja.

No obstante, lo más recomendable es consultarlo con tu ginecólogo y esperar su aprobación, ya que puedes experimentar cierta sensibilidad y molestias en la zona perineal. Además, las paredes del útero aún se encuentran sensibles y las relaciones sexuales podrían provocar una infección. Una vez tu doctor da luz verde y confirma que no existe ningún impedimento físico, es tiempo de recuperar el apetito perdido.

Redescúbrete

Es importante que tengas tiempo para asimilar esta nueva etapa, la rutina de alimentación del bebé, entre otras cosas que puedan mantenerte ocupada y hasta preocupada. Si estás amamantando, tu cuerpo estará en constante demanda y esfuerzo, por lo que dormir quizás sea lo único que quieras hacer en la cama.

Ama tu nuevo cuerpo

En una encuesta realizada en el 2014, por el British Pregnancy Advisory Service (Servicio Británico de Consejería de Embarazo), el 45% de las mujeres consultadas reconoció que el mayor impedimento para el sexo era no sentirse cómodas con su imagen corporal después de tener un bebé.

“La mujer debe recordar que es una nueva etapa de su vida, donde las huellas del embarazo no son más que la maravillosa oportunidad de dar vida y convertirse en madre. Sabiendo que, después de nueve meses en los que se han producido cambios en su cuerpo, se irá recuperando paso a paso. La pareja es parte fundamental para que ella se sienta de nuevo atractiva utilizando palabras de apoyo y amor, pero lo más importante es que la mujer tenga amor propio y aceptación en sí misma”, afirma la psicóloga y terapeuta sexual y de pareja Virginia Pérez. Siempre recuerda: ser sexy no tiene que ver sólo con tu forma física, sino también con tu actitud y tu manera de donarte, brindar y recibir placer.

Lucha contra el cansancio

Ciertamente puedes experimentar agotamiento. Pide ayuda a tu pareja con aquellas tareas que antes sólo hacías tú. Si tienes la posibilidad, contrata personal de servicio que te ayude con los quehaceres del hogar y así te ocupas del bebé. Con estos pasos busca liberar tiempo para ti y tu pareja. Recuerda siempre que cuidar de los hijos es importante, tanto como lo es la sexualidad y la comunicación en una relación. Tu hijo será más fuerte emocionalmente si crece apoyado por padres que se aman y se comunican constantemente.

Tu cuerpo necesita reposo y responder a las necesidades de tu bebé. Existen ejercicios muy simples orientados a ayudarte a recuperar el placer: Kegel. “Todo ejercicio que tenga que ver con mejorar o fortalecer la parte pélvica de la mujer, puede ayudar a que ella se sienta más segura a la hora de tener relaciones sexuales y a la vez pueda alcanzar mayor placer”, recomienda Pérez. Consiste en contraer y liberar los músculos de la base pélvica, ya que esto ayuda a fortalecer los órganos genitales, recuperar un poco la firmeza perdida con el parto y propiciar mejores y más prolongados orgasmos.

Tómenlo con calma

Si ya estás lista física y emocionalmente para este gran reencuentro, es aconsejable que ambos lo tomen con calma. Considérenlo una segunda primera vez, dónde vuelves a presentar tu cuerpo a tu pareja quizás un poco diferente. Y en la que puedes estar experimentando ciertas dudas y temores. Dale espacio para re-enamorarte y que no olvide la delicadeza.

Tomen tiempo suficiente para los juegos preliminares ya que propician la lubricación. “Están los besos, caricias, abrazos, masajes entre otros. “Añoñarse” el uno al otro es fundamental para sentirse amados, queridos y valorados”, dice la terapeuta sexual, Virginia Pérez. Recuerden que no necesariamente deben completar con penetración esta primera vez. Si sientes algún tipo de dolor o molestia, pueden experimentar con otras alternativas, hasta que estés totalmente lista.

Las primeras relaciones después del parto pueden ser dolorosas o molestas, debido a que tus genitales internos se están recuperando y aún no se produce suficiente lubricación. Si es necesario, utiliza un lubricante para facilitar las cosas. Pide recomendación a tu ginecólogo sobre qué usar.También, elige posiciones que no te causen demasiada presión sobre la zona que sientes sensible.

La ducha, el mejor escenario

“La ducha es un buen escenario para iniciar el encuentro sexual. No sólo les ayudará a despertar el deseo sino también a explorar otras facetas del encuentro íntimo”, recomienda El libro del embarazo, editado por Planeta Mamá. Invita a tu pareja a acompañarte en la ducha. Permite que te contemple y te consienta con un delicado baño cargado de caricias, de manera que ayude a incentivar tu deseo sexual.

¡Ponlo en agenda!

Puede sonar exagerado pero algunos sexólogos lo recomiendan. La idea es que no pase una semana sin que puedan intimar. Comprométete a tener sexo en determinado momento y ¡cumple! Por supuesto, preparen el ambiente. Planeen una cita como cuando novios, para cenar, bailar o cualquier actividad que disfruten juntos. Creen expectativas intercambiando mensajitos o dejándose notitas durante el día. Una vez en casa estrenen sábanas nuevas, aceites o hasta perfumes, para hacer el encuentro aún más especial. Si sueles estar muy cansada por las noches, planeen este encuentro para el fin de semana y manténganse en expectativa durante toda la semana.

Rapidito, por favor

“Si no sientes la energía suficiente para un largo encuentro sexual, sé honesta contigo y con tu pareja y propón un ‘rapidito’. De seguro tu hombre preferirá una versión corta de la película que ninguna función”, propone Megan Francis en Una Guía de Salud Para Todo el Cuidado Postparto. “Si mantienen la comunicación abierta, encontrarán maneras de satisfacer las necesidades de ambos sin que ninguno se sienta presionado”.

También, es fundamental que te apoyes en tu pareja. Hazlo partícipe de tus emociones, deseos y necesidades. Que ambos puedan comprender que este tiempo de escasez sexual es transitorio, pero que se puede convertir en una oportunidad para fortalecer la relación, ser mejor pareja y, por ende, padres geniales. “Es imprescindible decirle lo esencial que él es en esta etapa de tu vida y darle gracias por el apoyo que te ha brindado. Si no te has sentido apoyada, explícale qué tan importante es para ti recibir su apoyo, ya que es una nueva experiencia donde ambos deben estar involucrados”, recomienda la psicóloga Virginia Pérez.