En lo que Hollywood se equivoco

Fecha

, Escena

Por Ashley Belliard  / Foto principal Fuente externa

Sale un estreno, el cine está repleto. En la sala oscura, la combinación del olor de las palomitas y los perfumes es una experiencia placentera para los cinéfilos. Los espectadores están atentos. El movimiento junto al sonido trae vida a la historia. Siendo sinceros, casi nadie se detiene a pensar si los personajes son realistas y mucho menos si lo que representan lo es. Por ejemplo, las películas preferidas de Disney están cargadas de una masculinidad basada en la fuerza, el sexismo, el dominio y el poder, donde se suelen ver hombres peleando para demostrar cuál es el mejor. La audiencia las prefiere por la idea de cuento de hadas.

Por otro lado, Hollywood suele definir a las mujeres por sus relaciones con el sexo opuesto; mientras que los hombres se definen por diversos aspectos, como su trabajo, sentido del humor, hobbies o armas.

“El cine posee un impacto multidimensional del cual es difícil escapar porque afecta el psiquismo, ya que interviene los sentidos, el ambiente, los movimientos corporales, la música y la danza. Así, dichas historias se convierten en referentes, es decir, modelos a seguir, pues el público se identifica con el personaje que representa y lo imita, adoptando ese comportamiento a su personalidad”, explica Mirian Molina, psicóloga clínica.

Hollywood enseña que el hombre es duro, activo, masculino, fuerte, de pocas emociones, competitivo y agresivo. Se ve tanto este tipo de personalidad que el público termina por acostumbrarse a sus acciones.

Así lo explica Molina: “En la mayoría de los casos, los actores promueven conductas ideales que los representan: no es cierto que para ser feliz y tener una mujer el hombre debe ser alto, buenmozo, blanco, inteligente, con dinero, con buen cuerpo”.

Estereotipos en la Gran Pantalla

Walter Lippman, crítico de medios, analizó cómo la opinión pública se genera por un curioso procesamiento de repetición de las mismas imágenes en el pensamiento de las personas, similar al proceso de estereotipia de las imprentas. No vemos antes de definir, sino que definimos antes de ver. De ahí viene el concepto de estereotipo.

La psicología social enseña que el conjunto de creencias compartidas sobre las características de un grupo social son estereotipos, que se forman por los miembros de una cultura. Según Susan Fiske, profesora de psicología, en su teoría de los estereotipos, éstos justifican o racionalizan las reacciones conductuales hacia un grupo.

Los más recurrentes en Hollywood

El hombre solitario y misterioso. No se sabe mucho de él. Llega de la nada y no habla de su identidad verdadera, pero es atractivo. Un ejemplo es Batman, interpretado por Christian Bale, en su más reciente versión. “Ese enigma, ese misterio que se encierra, del no saber, resulta atractivo. Eso puede hacer que una mujer se identifique con ese personaje reflejado en la pantalla”, explica José Ramírez, psicólogo clínico.

Siguiendo esta línea, siguen los demás superhérores. Marvel nos trae el superhéroe que salva al mundo y a la mujer, comúnmente vista como un objeto de deseo o el gran premio. Además, este súper hombre, el handyman, es siempre musculoso y poderoso, como Thor. De acuerdo al libro Superman on the couch: what superheroes really tell us about ourselves and our society (Superman en el sofá: lo que un superhéreo realmente nos dice sobre nosotros y la sociedad), “Un superhéroe debe, por definición, ser virtualmente eterno, capaz de levantarse desde la tumba incluso antes de haber muerto. Tampoco se deben retirar, renunciar o decidir radicalmente cambiar a algún tipo de moda”. Es decir, a las mujeres les atrae la idea de una persona inmortal, que las salvará sin importar lo que suceda; siempre estará dispuesto.

¿Será eso lo que quiere una mujer?

Sin duda, el favorito de las mujeres, un hombre sumamente romántico: Noah, en The Notebook (suspiro mundial de todas). Es que él no tiene otros objetivos, aparte de hacer todo lo posible por conquistar al amor de su vida, ganársela, y esperarla, porque ella lo vale.

Otros tipos de hombres que aparecen en miles de películas con nombres diferentes pero la misma actitud: el galán elegante, como James Bond o George Clooney; tiene dinero, el carro de lujo, la bebida sofisticada y el buen gusto. Está interesado en muchas mujeres y en las cosas buenas de la vida. De acuerdo a Emma Ramírez, también psicóloga clínica, “el atractivo intelectual genera admiración”, y eso, definitivamente engancha.

O qué tal el hombre vivo que te hace reír sin importar qué, pero vive adentrado en su propio mundo competitivo y empresarial. Usualmente interpretado por Matthew McConaughey en How to lose a guy in 10 days.

Aun así hay personajes al estilo Joseph Gordon-Levitt, completamente amable, de buen corazón. Lo has visto en películas como 10 things I Hate About You, mostrando su afecto, sin mencionar sinceridad con todos.

No olvides al más realista. Will Smith en The pursuit of Happiness, quien le demuestra a su hijo y a todos los que vieron la película que nadie puede decirte que no lograrás tu sueño si con trabajo y dedicación se puede todo. “El estereotipo del trabajador es una influencia positiva, y tiene más fuerza que cualquier otro que podamos estar recibiendo. Cualquier persona que se encuentra en una situación así dice: él lo logro, yo puedo hacerlo también. Eso es inspirador”, explican ambos especialistas.

“Las mujeres se enganchan con cualquier tipo de personaje debido a la manera en que han sido condicionadas. Es decir, la cultura y su familia las van influenciando. Si se forman en un ambiente donde hay mucho romanticismo, probablemente tenderán al romance. El contexto las va moldeando para ser personas que se inclinan y se sienten atraídas por diversas características”, José Ramírez, psicólogo clínico

Sin duda, el favorito de las mujeres, un hombre sumamente romántico: Noah, en The Notebook (suspiro mundial de todas). Es que él no tiene otros objetivos, aparte de hacer todo lo posible por conquistar al amor de su vida, ganársela, y esperarla, porque ella lo vale.

Otros tipos de hombres que aparecen en miles de películas con nombres diferentes pero la misma actitud: el galán elegante, como James Bond o George Clooney; tiene dinero, el carro de lujo, la bebida sofisticada y el buen gusto. Está interesado en muchas mujeres y en las cosas buenas de la vida. De acuerdo a Emma Ramírez, también psicóloga clínica, “el atractivo intelectual genera admiración”, y eso, definitivamente engancha.

O qué tal el hombre vivo que te hace reír sin importar qué, pero vive adentrado en su propio mundo competitivo y empresarial. Usualmente interpretado por Matthew McConaughey en How to lose a guy in 10 days.

Aun así hay personajes al estilo Joseph Gordon-Levitt, completamente amable, de buen corazón. Lo has visto en películas como 10 things I Hate About You, mostrando su afecto, sin mencionar sinceridad con todos.

No olvides al más realista. Will Smith en The pursuit of Happiness, quien le demuestra a su hijo y a todos los que vieron la película que nadie puede decirte que no lograrás tu sueño si con trabajo y dedicación se puede todo. “El estereotipo del trabajador es una influencia positiva, y tiene más fuerza que cualquier otro que podamos estar recibiendo. Cualquier persona que se encuentra en una situación así dice: él lo logro, yo puedo hacerlo también. Eso es inspirador”, explican ambos especialistas.

En lo que Hollywood no se equivocó

Hollywood no ‘dio en el clavo’ con sus continuos personajes musculosos, heróicos, poco emotivos y competitivos que se ven en diferentes películas, con otros nombres y mismas actitudes. Pero, en lo que sí parece haber una coherencia es en nuestra preferencia por el  “chico malo”. “Los productores los ven como un factor comercial, que vende.

Las chicas prefieren los ‘chicos malos’ porque ven en ellos a hombres fuertes, viriles, decididos a lograr sus objetivos, y además, saben conquistar a una mujer cuando se lo proponen. Es por ello que este prototipo es más deseado ellas, pero no porque sean malos, sino por lo que representan”, afirma la psicóloga Mirian Molina.

Las cualidades más buscadas son la amabilidad, amor, valores, creencias, honestidad, comprensión, dedicación, independencia y seguridad de sí mismo.

Lo que a ellas les atrae

Es común, entonces, que un hombre piense que lo que más le llama la atención a las mujeres son los músculos, la fuerza y la competitividad; ya que esto es lo que ven en el cine. Por eso cada vez hay más obsesionados con los músculos para atraer al sexo opuesto.

Personajes como Thor, derriten a muchas mujeres, pero en la vida real ellas no quieren un hombre así a su lado. Para probar esto, realizamos una encuesta a 48 mujeres dominicanas desde los 18 hasta los 59 años de edad. Los resultados: el 72.9% sueña con un hombre que sea su acompañante y mejor amigo, el 62.5% con uno que la ame y quiera hacerla feliz; y un 56.2% con uno que tiene metas y las consigue de manera honesta. Para el 80.8%, lo menos importante en un hombre son sus músculos, para el 42.5% su competitividad y el 31.9% dice que no le importa su fuerza.

Le dimos a estas mujeres los ochos nombres antes mencionados de hombres populares en Hollywood para elegir cuál era su preferido. La batalla la ganó Joseph Gordon-Levitt, por ser amable y de buen corazón. En segundo lugar está Ryan Gosling, de The Notebook, como el romántico. El tercero fue Jude Law, como el atractivo intelectual.

los menos elegidos como el hombre soñado

Thor, el héroe musculoso; Matthew McConaughey, el vivo que te hace reír; George Clooney, el galán elegante, y Christian Bale (Batman), hombre solitario y misterioso. Se podría terminar este recorrido diciendo lo que toda persona del sexo masculino debe escuchar. No es un mito que las mujeres no están tan interesadas en la elegancia, músculos, fuerza y misterio. Es lo que ha vendido el medio, los comerciales, y sobre todo, la gran industria de Hollywood. A fin de cuentas, el sexo opuesto busca es una pareja con buenas intenciones, aterrizado, que trabaje y sea amable. Lo que quiere es un hombre que las acompañe y sea romántico con ellas.