Problemas del cabello rizado

Fecha

, Tendencias

 

Por Yaneris Michel

Desde el fondo del corazón de dos almas de cabello rizo surge esta conversación, dedicada a todas las chicas que desean cuidar su cabello natural y han descubierto que los “rizos tienen vida propia”. No te rindas en el proceso. Aquí las respuestas a tus problemas cotidianos.
Este artículo, más que informativo era casi una necesidad personal. Escrito por quien ha vivido en carne propia todas estas situaciones desde el “gran corte” hasta el proceso de redescubrir nuevas maneras de estilizar mi cabello natural. Estoy segura de que muchas chicas que han tomado la misma decisión o lo están pensando se sentirán identificadas.

“Es un proceso que demanda aprendizaje porque hemos aprendido siempre a tratar el cabello alisado, pero no el rizado. Nos requiere un poquito más de información”, afirma Patricia Grassals, propietaria del salón Go Natural Caribe, con quien conversamos sobre cómo lidiar con las situaciones más comunes cuando decides cambiarte al fascinante mundo del cabello natural.

Problema 1: ¿Me lo corto o no me lo corto?

Solución: Si siempre andas con el cabello recogido porque no te quieres alisar pero tampoco quieres cortarlo, el “gran corte” es la solución perfecta. Ya tu marco de la cara está delimitado con un moño, entonces ya sabes cómo te verás con el cabello corto. No hay un rostro al que le quede mal el cabello corto, sólo se debe encontrar una manera de arreglarlo que vaya de acuerdo con el tuyo. El “gran corte” te permite comenzar de nuevo, te verás muchísimo mejor que llevando ese moñito, y en el proceso vas a aprender cómo cuidar tu cabello natural.
Problema 2: Hace mucho me dejé de alisar y me fui cortando las puntas hasta eliminar todo el cabello procesado, pero mi cabello natural aún no se riza. ¿Por qué?

Solución: Eso es lo que yo llamo “el engaño”. Mucha gente se sigue pasando el blower con la esperanza de que cuando alcance el largo deseado pueda entonces continuar con su cabello natural, pero esta herramienta consigue un alisado a calor. Si lo que quieres es el cabello rizo, ese tipo de transición no funciona. Si deseas ir haciendo una con un estilo más o menos lacio, hazlo con rolos, ya que dan un laceado medio, y cuando humedezcas el cabello, el rizo va a regresar. Con una sola vez que te pases el secador de mano puedes perder el rizo, dependiendo del grosor y la condición en la que esté la hebra. Si quieres el cabello natural con su textura, eliminálo completamente de tu rutina.

Problema 3: Ni corto ni largo.

Solución: Es el momento ideal para retocar el corte. También para comenzar a probar otras formas de estilizado, pues ya tenemos un poco de cabello con el que podemos jugar. A medida que va creciendo tendrás unos meses para irlo conociendo, desde su textura hasta los productos que le prueban. También hay que estar consciente de que cuando tienes un bad hair day, es bueno auxiliarse de elementos de la moda, como los aretes, maquillaje o jugar con tu atuendo. A veces hay que relajarse un poquito con el cabello y destacar otras herramientas.

Problema 4: Crece hacia arriba.

Solución: Aquí el problema no es del cabello, sino de las expectativas de quien lo lleva. Tenemos un prototipo ideal, sin embargo, este cabello tiene otras características que lo hacen bonito: que sube, que se encoje, que tiene mucho volumen; cosas que a muchas les cuesta lograr. Lo puedes manejar con diferentes tipos de estilismo: cuando haces un wash and go, se va a ver bien cortito pero al mismo tiempo bien definido. Si un día quieres que se vea más largo te puedes hacer unas flat twists, trenzas, rolos, flexirolls, curl formers.

Además, en lugar de usar spray o mousse, que son livianos, utiliza pomadas y cremas que dan más peso a la hebra. O te puedes lavar el cabello, poner el producto, y hacerte unos twists gruesos que mientras te vistes los dejas trabajando, y luego los sueltas sin esperar a que se sequen. El cabello mantendrá su misma textura y se verá más alargado.

Problema 5: Me da miedo dejarme el cabello húmedo. 

Solución: Existe el mito de que si te haces trenzas con el cabello húmedo, se pudre. Eso no pasa. El cabello se protege y se seca de una manera bonita cuando utilizas estilos protectores. Te puedes realizar trenzas o los twists, por ejemplo, como un moño, lucirlos un par de días a la semana y después irlos soltando. Esos peinados te darán un montón de posibilidades para poder variar. Además protegen el cabello cuando se va secando y ayudan a mantener la hidratación y a que absorba mejor los productos.

Problema 6: Las pomadas se “derriten”.

Solución: Se debe poner la pomada más o menos una pulgada alejada del cuero cabelludo, para que cuando sudes no caigan con el sudor. Si sabes que pasarás mucho tiempo bajo el Sol o en la calle, hazte un peinado un poco más recogido al frente.

Problema 7: Este clima…

Solución: Si hay mucha humedad trata de no cargar la hebra con mucho producto porque no se va a secar inmediatamente y te va a dar esa sensación pegajosa. Ojo con los aceites, no es bueno utilizar gran cantidad cuando el clima está muy húmedo. Es mejor aplicarlos sobre un producto en crema o sobre el cabello húmedo, nunca seco. Sobre todo cuando hace mucho calor, el efecto de los aceites es contrario; es decir, si lo aplicas en seco, el calor hará que el cabello se sienta tostado y no lo va a absorber. Protégelo como la piel cuando vayas a exponerte al Sol. Utiliza sombreros, una pañoleta o una gorra, pero teniendo en cuenta que no sean de un material que absorba y reseque.

Problema 8: No tengo tiempo de lidiar con mi cabello.

Respuesta: Simplemente, cambia de establecimiento. Antes ibas al salón y te secabas a blower, ahora debes ir a un salón especialista en cabello natural, y en media hora sales con tu cabello estilizado. Claro, teniendo en cuenta el tiempo de espera, como en cualquier otro establecimiento de este tipo.

Problema 9: ¿Qué hago con este enredo?

Solución: Utiliza una mezcla de agua y acondicionador y rocíala sobre tu cabello con un atomizador. Divide y desenreda antes de entrar a la ducha. Entre lavadas, utiliza el atomizador y separa las hebras cada día para que no se formen muchos nudos. Así, cuando llegue el día del lavado, la operación se hace un poco menos tediosa.

Problema 10: ¿Champú o acondicionador?

Solución: Hay cueros cabelludos que no aguantan la rutina de limpiar sólo con acondicionador. También si haces deporte o nadas, existen sustancias que se quedan en el cabello que es bueno eliminar. Pero tampoco se debe abusar del champú. Si no sientes que es lo suficientemente suave puedes alivianarlo un poco con agua, o incluso hacer una mezcla 50-50 entre champú y acondicionador.

Problema 11: ¿Funcionan los aceites?

Solución: El aceite no hace el trabajo completo. Lo recomendable es utilizar un leave-in y despues aplicar un aceite, siempre sobre el cabello húmedo. En algunos casos, emplear únicamente el aceite puede resecar más la cabellera.

Problema 12: Dormir con el cabello rizado… la misión imposible. 

Solución: Es primordial tener una funda de almohada, pañoleta o un gorro de satín, pues esto evita que el cabello se reseque con el algodón absorbente de las fundas de almohada tradicionales. Dependiendo del largo del cabello puedes hacer una “piña”, que es un moño lo más alto posible en la coronilla de la cabeza. Si lo tienes corto y no lo puedes recoger, al levantarte, humedécelo un poco con un atomizador y estiliza con las manos.

Problema 13: Quienes tienen el cabello más crespo que rizado, por lo general, sólo usan el afrito o lo llevan muy cortito. 

Solución: Nos falta mucha aceptación y apreciar ese tipo de cabello que tiene una belleza muy diferente a la de otros tipos. También nos falta información de su cuidado, porque es muy frágil y muchas mujeres no pueden mantener el largo, porque llevan a cabo procedimientos invasivos, por ejemplo, una decoloración muy alta hace que ese cabello se parta y no crezca. Hay técnicas, como los twists, para lograr que se vea más largo. No debes limitarte, existen un montón de peinados que puedes lucir y serán mucho más novedosos.

Mantén expectativas realistas

“Es muy común que las chicas lleguen con una foto y digan: ‘me quiero dejar el cabello natural y que me quede así’. Si de entrada deseas que tu cabello sea de una forma, será bien complicado, pues  puedes entrar en procesos que no son sostenibles y no te van a durar. Entonces es importante estar abierta a los cambios, ir conociendo tu cabello poco a poco”, dice Patricia Grassals, propietaria de Go Natural Caribe.