Productos para ellos

Fecha

, Tendencias

Por Kirshe Piñeiro, médico estético de Climed   

En el mundo de la belleza existen incontables artículos dirigidos a las mujeres para el cuidado de su piel, desde los básicos de uso diario hasta otros que buscan luchar con la apariencia que da el paso de los años. Pero, ¿y los chicos? ¿Sus productos distan mucho de los que usamos nosotras?

Es común que los hombres empleen los mismos productos para su cuidado que los de su pareja. Aunque no es del todo negativo, muchas formulaciones vienen elaboradas exclusivamente para la piel de ellos, que suele ser mucho más fuerte o gruesa. En esta ocasión iremos paso por paso diseñando el cuidado perfecto para los hombres y lo que debemos tener en cuenta antes de comprar los productos de su rutina de belleza.

La formulación

Lo más importante será la textura o composición de los productos que compremos. Los hombres cuentan con pieles más gruesas y en su mayoría son mixtas a grasas. Es común que presenten mayor secreción oleosa o poros dilatados; y una vez aparecen las arrugas, de no ser cuidadas debidamente, se profundizan bastante. Es por esto que se deben buscar formulaciones ligeras. Las palabras operativas en estos productos son de presentación en gel, emulsión ligera, serum, oil free y sin fragancia, pues estos son de mejor absorción y no otorgarán más grasa. Además, de que sabemos qué tan importante es para los chicos que no dejen una sensación untuosa al aplicarlos.

Truco

Si eres de los que sufren de vellos encarnados posterior al afeitado, exfolia el rostro una vez por semana con azúcar parda y gel dermolimpiador. Al eliminar las células muertas y piel sobrante que pueda obstruir los poros, se reduce el índice de vellos enterrados. Ya en cabina, una buena solución es la depilación láser.

Por el principio

Antes de empezar debemos determinar el tipo de piel que posee.

Existen cinco a evaluar:

Piel normal

o Su textura es regular.

o No tienes problemas de granitos, rojeces o imperfecciones.

o Su apariencia es suave, limpia y sana.

Piel grasa

o Es brillante y oleosa especialmente en la zona T (frente, nariz y barbilla).

o Es propensa a poros abiertos, puntos negros, rojeces y granitos.

o De textura irregular y aparentemente sucia.

Piel seca

o Es tirante y rígida, especialmente después del afeitado o de ducharse.

o Propensa a pelarse y a escamarse.

o Su apariencia es vieja y apagada.

•Tu piel es mixta si:

o Mezcla dos o más de las mencionadas anteriormente.

o Las zonas con grasa se encuentran normalmente en la “Zona T”.

o Las zonas secas están a menudo en las mejillas (también puede darse en el cuello).

Piel sensible 

o Reacción a la mayoría de productos de cuidado y afeitado, irritándosete ésta con frecuencia.

o Tiende a enrojecerse/irritarse cuando tomas el sol o tienes mucho calor.

o Hay reacción a ciertas comidas o fragancias, causándote rash o picores.

¿Qué comprar?

Un buen cuidado no consta de demasiados productos, bastan tres básicos pero adecuados. Estos cuatro pasos te dirán por dónde comenzar.

1 Comprar el dermolimpiador adecuado. La palabra a buscar es SYNDET, que significa “Sin detergente”. Esto asegurará que el limpiador sea suave y no retirará la grasa saludable para la piel. Puede ser en barra para pieles normales como Cetaphil o Lactibón; para pieles grasas existe una variedad de geles que contienen sebo reguladores que ayudarán a mantener la secreción grasa en regla.

Extra: Comúnmente los hombres presentan irritación por afeitado. En este caso es aconsejable buscar una crema que contenga Aloe Vera como calmante e hidratante. Para aquellos con pieles sensibles pueden aplicar una crema como Xeracalm de Avene después del afeitado.

2 Hidratante diurno y protector solar. Existen productos dermatológicos que reúnen ambas cualidades y son vitales para reducir los efectos nocivos de la sobre exposición solar. El FPS diario no debe de ser menor de 30, ya que esto cubrirá en un 96% los rayos UVA y UVB. La textura debe ser ligera, pues debido al clima que tenemos, los componentes grasos se intensifican al exponerse al Sol. Por último, hay que cerciorarse de que contengan componentes como vitamina C o E, así como también ácido hialurónico, en el caso de las pieles más maduras. Buenos ejemplos de estos serían el Anthelios AOX o Effaclar Mat de La Roche Posay.

3 Por la noche, luego de la limpieza nocturna, puedes utilizar productos más intensos; en las horas de descanso se realiza una labor más ardua para restablecer la salud de la piel. Dependiendo del tipo de piel y si se descansa en un ambiente frío, podemos variar las composiciones de los productos. Por la hora se pueden elegir aquellos que no se pueden emplear bajo la luz solar como los retinoides y susderivados, ácido glicólico, entre otros.  Algunos ejemplos son las líneas Ystheal, Eluage, Glicolic, entre otros.

4 El área de los ojos tiene una piel distinta al resto del rostro: es más fina y carece de glándulas sebáceas que lubriquen el área. Por eso existen productos especializados para hidratarla, que tienden a ser más cremosos y utilizan ingredientes como la vitamina K, el ácido hialurónico o la vitamina C, que también resultan ser componentes aclarantes

 

 

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.