¿Qué buscan las mujeres en un hombre?

Fecha

, Sexo y relaciones

 

Por Yaneris Michel 

 

¿Qué quieren ellas? ¿Qué buscan en un hombre?” La pregunta es casi un dilema existencial al cual han tratado de dar respuesta muchísimos filósofos y psicólogos a lo largo de la historia. Aún hoy en el siglo XXI, cuando pareciera que pudiéramos estar más cerca de una respuesta certera, la realidad no es así.

Y es que la mujer es un ser complejo; es la verdad y tenemos que aceptarla. La encuesta Pandora de este mes ha puesto de manifiesto interesantes afirmaciones de la mujer dominicana. En primer lugar, ¡no queremos lo mismo! Como es lógico, los intereses de una mujer van determinados por el ciclo de vida en que ésta se encuentre y las experiencias que haya podido o no vivir.

Así mismo se determina lo que busca en un hombre. Esta encuesta Pandora fue compartida a través de nuestras redes sociales y página web. El 58% de las chicas que respondieron se encuentran entre los 18-25 años, –que representa también el porcentaje mayor de usuarias de internet. Mientras que un 32% se encuentra entre los 26-30 años; 5% entre 31-35 años, y 5% afirmó tener más de 41. El 37% de las encuestadas se encuentra aún en la universidad o no ha concluido su carrera. Mientras que el 26% posee un título universitario, y el otro 37% tiene un título de postgrado.

Lo que quieren

Dimos a las chicas las siguientes opciones: “Que me atraiga físicamente, que sea un caballero, que sea inteligente, que esté bien económicamente, que sea independiente de sus padres, que sea buen amante, que no sea machista ni celoso, que quiera formar una familia, que me haga reír y que comparta los mismos valores que yo”.

Los resultados totales afirman que estas chicas Pandora buscan en su mayoría un hombre que comparta sus mismos valores (23%), que sea inteligente (19%) y que las haga reír (11%). Las siguientes cualidades más buscadas incluyen atracción física (10%), deseos de formar una familia (10%), caballerosidad (8%), buenos dotes como amante (8%), que no sea machista ni celoso (5%), estabilidad económica (4%) e independencia de sus padres (2%).

Por supuesto, el grueso de participantes entre 18-25 años definió los resultados finales de esta investigación. No obstante, al analizar las respuestas obtenidas por grupos de diferentes edades encontramos datos muy interesantes.

Para quienes se encuentran en un rango entre los 18 y 25 años, lo más importante es que un hombre comparta sus mismos valores (24%), seguido en igual medida del sentido del humor y que quiera formar una familia (15%).

“A medida que el ser humano va madurando, va cambiando su norte, su objetivo en la vida, y la forma de exigir y querer las cosas. Pero también, si comparas a una joven de 18 años de hoy con una joven de las décadas de los 60, 80 y casi 90, las respuestas van a ser muy diferentes. Lo que indica que nuestra juventud hoy día va definiendo lo que quiere, y lo que quiere es justamente eso: ‘un hombre que me haga sentir bien, que me divierta, que me haga reír, que me haga feliz’. En otras épocas la mujer hubiese dicho un hombre para casarme, que esté estable económicamente…”, afirma Mirian Molina, psicóloga clínica y terapeuta familiar y de pareja.

Pasados los 30 ó 40 años, la importancia de los valores vuelve a relucir, además de la caballerosidad y los deseos de formar una familia. “Típico de la edad. Las jovencitas todavía están un poco en el molde de lo que les enseña su mamá, que es que lo que ya mencionamos, que  lo primero que debe tener el hombre es valores, ser de buena familia…. Y las que ya son más adultas, mayores de 41 años, son justamente las madres de esas jovencitas, que les enseñan esos valores. Y fíjate que la encuesta dio respuesta exactamente como de libro”, dice Molina.

Por su parte, las chicas entre los 26 y 30 años demuestran otros intereses. El 50% de ellas ya ha obtenido un título de postgrado, mientras que la otra mitad finalizó sus estudios universitarios o se encuentra cursando una carrera. “Actualmente la mujer es más independiente y se va más al objetivo de ‘lo que yo quiero, lo que yo siento y lo que yo pienso, no lo que me puedan dar, sino lo que a mí me gusta”, añade Molina.

Para este grupo de mujeres resulta más importante que el hombre sea inteligente (28%), que le atraiga físicamente (17%), y que sea buen amante (17%). Que comparta los mismos valores cae en un cuarto lugar con un 11%. Estas mujeres en una especie de edad intermedia, parecen buscar cualidades menos idealistas y más prácticas en un hombre, quizás no que definan a aquel con quien quieren sentar cabeza, sino que le permitan ir experimentando y decidiendo a medida que van conociendo.

“Las de edad intermedia ya sobrepasaron un poco lo de las jovencitas, y se dicen, ‘Bueno, lo de valores y no valores vamos a ver. Eso queda en segundo plano, vamos a ver después. Primero esto’, y es porque están más claras de lo que quieren. Después que estemos juntos ya veremos si nuestros valores coinciden, si no yo lo hago cambiar… Es la mentalidad, cosa que no siempre es cierta”, dice la especialista.

Por supuesto, estas diferencias generacionales también responden a los efectos de la crianza y las experiencias vividas por las mujeres mayores de 30 de hoy, muy diferentes a las que sobrepasan los 25 y van camino a los 30. A pesar de contar con sólo 5 años de separación generacional, son diferentes las libertades de una chica de 25 de hoy, a la que tuvo 25 hace 5 años. La mayor libertad sexual y crecimiento económico-profesional son elementos muy influyentes en lo que buscan todos estos grupos de mujeres.

¿Qué buscan las dominicanas en un hombre?

Basada en su experiencia profesional, estas son algunas de las cualidades que la psicóloga Mirian Molina afirma buscan las dominicanas en su pareja:

•Fidelidad: Se considera sexy al hombre fiel. Es importante que él asegure dicha fidelidad y el hecgo de que estará allí para nosotras.

•Fiabilidad. Se busca un hombre que pueda hacer compromisos y cumplirlos.

•Bondad. Que inspire confianza. Aunque esto depende de la edad, pues las menores de 20 años prefieren a los malos.

•Integridad moral. Si es recto, justo y tiene la valentía de decir la verdad, es una persona buena y empática, un rasgo excepcional.

•Instinto paternal. Ser un buen padre (o tener el potencial de convertirse en uno) es ser un buen modelo a seguir, que además es un hecho que revela que es paciente y cariñoso, cualidades que las mujeres queremos.

•Responsable. Que asuma la responsabilidad del hogar en mayor proporción.