Mantén la rutina

Fecha

, Salud

La Semana Santa es una de la épocas más esperadas del año porque, además de reflexionar y reencontrarse espiritualmente, muchos aprovechan para compartir junto a sus familiares y amigos. Nos preparamos para estos días y una vez llegan nos descontrolamos y perdemos todo el esfuerzo realizado. Dejamos de realizar actividad física, comemos en exceso, hay un mayor consumo de alcohol y comidas a deshoras. ¿Qué hacemos para recobrar nuestro estilo de vida saludable?

Toma en cuenta lo siguiente:

• Hacer un recuento durante 24 horas de lo que has comido últimamente para detectar dónde está el error.

• Realizar un menú organizado con alimentos saludables. Puedes variarlos cada semana para que te sea más llevadero.

• Tener en tu despensa o nevera opciones de meriendas saludables. Si compras dulces, helados, galletas y chocolates para tus hijos, probablemente caigas en el “chin”, y perderás el control.

• Mentalízate y prepara tu cuerpo y cerebro para el cambio. El no hacerlo te creará más ansiedad y no podrás retomar el hábito saludable que buscas.

• Consume más vegetales  y frutas; son alimentos adelgazantes por naturaleza y ayudan a desintoxicar tu cuerpo más rápido. Aportan fibras y antioxidantes, los cuales te dan energía y a la vez movilizan más rápido el tracto gastrointestinal.

• Retoma el ejercicio poco a poco. No quieras hacer todo de un tirón. Inicia al menos tres veces por semana y luego vas aumentando la frecuencia dependiendo de cómo está tu resistencia cardiaca.

• Limita el consumo de harinas, alimentos procesados y dulces; pueden inflamar tu intestino y provocar una irritación.

• Si has tomado mucho alcohol durante las vacaciones es importante no consumirlo al menos los primero 15 días posteriores para ayudar al cuerpo en su proceso de desintoxicación

• Compra un termo de 1.5 litros para tu día, que junto al agua que tomas con cada comida y la que contienen los alimentos ayudan a la rehidratación de tu organismo.

• Organiza tus horarios de comida nuevamente, recuerda que tu cuerpo necesita energía cada tres o cuatro horas.

Para la función correcta de nuestro cerebro, hígado, riñón, corazón y músculos, necesitamos tener una alimentación equilibrada que contenga todos los nutrientes, carbohidratos, proteínas, grasas, vitaminas, minerales y fibras. No existe un alimento mágico que los contenga todos, por eso debes comer variado, mantener las porciones y tomar en cuenta la preparación de tus alimentos. Con estos trucos puedes mantener un estilo de vida saludable, siempre.