Playas cinco estrellas

Fecha

, Escapadas

Más allá de la arena, el mar y el Sol, las playas dominicanas tienen un ingrediente que le añade un sabor distinto; son las comunidades y ofertas complementarias más cercanas que tenemos al alcance. De ahí que sugerimos cinco playas que pueden aprovechar durante estos días de vacaciones.

Cerca de Santo Domingo, para los que prefieren algo cerca de la capital, tenemos hacia el Este, Boca Chica, Guayacanes y Juan Dolio. Cada una con características diferentes y diversas ofertas de gastronomía local, basada en pescado frito y tostones. ¡Delicioso! Lo bueno de estas playas es que hay opciones para cada tipo de presupuesto familiar.

Hacia el Sur se presentan las playas de San Cristóbal: Playa Najayo, Playita los Ñoños y Playa Palenque. Éstas tienen una arena muy propia, de textura más gruesa y grisácea. Al visitarlas se puede aprovechar hacer un recorrido por la ciudad y hacer una parada las iglesias Nuestra Señora de la Consolación y Sagrado Corazón. De igual manera, San Cristóbal posee una de las cuevas más famosas del país por sus pictografías, nos referimos a las Cuevas del Pomier, también conocidas como Cuevas de Borbón, localizadas muy cerca de uno de los balnearios más concurridos en estas fechas, La Toma, el cual posee varias piscinas y un servicio de comida para los visitantes.  Un dato curioso de este lugar es que allí se encuentra un vestigio del primer acueducto de las Américas: una gran pared que limita con el río que le pasa por un lado.

Ya alejándonos de la ciudad capital, una de las playas más famosas del país queda en el Sur profundo, Bahía de las Águilas. Y Semana Santa nos permite esos días necesarios para realizar un viaje hasta este punto y disfrutar en familia de una de las playas prístinas más famosas de la región del Caribe. Recientemente se realizaron mejoras para su acceso en vehículo, pero si prefieren pueden dejarlo en el sector conocido como “Las cuevas”, donde hay un restaurante con una extraordinaria oferta gastronómica. Desde aquí se puede ir en bote y navegar por la costa y contemplar la diversidad de toda su orografía. Visitar Bahía de las Águilas requiere llevar mucha protección solar, ya que carece de las características palmas tropicales o cocoteros de RD.

Cerca se encuentra Pedernales, pueblo que ofrece pequeños hoteles con un buen servicio (deben reservar con tiempo ya que siempre tienen gran demanda para estas fechas). Y ya que se encuentran en esta zona, no dejen de visitar el Hoyo de Pelempito, ubicado a unos 40 minutos aproximadamente. Camino a a este pueblo existe la posibilidad de hacer algunas paradas en balnearios como San Rafael y Playa los Patos. Y en Paraíso, al pasar por Barahona, se puede visitar la avenida del malecón y el Parque Planetario, único en su tipo en el país.

Cambiando el rumbo de nuestro recorrido por algunas de las mejores playas del país, nos dirigimos a Bayahibe, pueblo apacible que posee uno de los más bellos atardeceres del Caribe. Lo bueno es que hay opciones de hospedaje, además de los hoteles “todo incluido”, lo que se complementa con los restaurantes a orillas del mar. La zona tiene una interesante oferta complementaria con la ruta del Sendero de Padre Nuestro, con guías locales que los llevarán por un recorrido histórico cultural donde había asentamientos prehispánicos, y una variada muestra de la flora de la zona, donde además conocerán la Cueva de Chicho, con un agua cristalina, ideal para disfrutar de un reparador baño. Desde allí también se puede visitar la Isla Saona, ubicada en el Parque Nacional del Este, el cual se ha convertido en el área protegida más visitada por turistas extranjeros (más de un millón anualmente).

Seguimos nuestro recorrido por Costa Esmeralda, desde Nagua, otro pueblo con grandes playas, pasando por Cabo Francés, Laguna Dudú y Río San Juan, donde se encuentra la Laguna Gri-Gri; estos tres lugares son fascinantes de visitar haciendo un recorrido pausado para complementar unos días de reflexión y descanso. En Río San Juan está Playa Rogelio, en la Provincia de Gaspar Hernández, que cuenta con una gran extensión de fina arena y el Boulevard del Pescado, compuesto por una docena de kioscos comunitarios que ofrecen una gran variedad acompañada una rica gastronomía local. Costa Esmeralda es famosa por la gran cantidad de playas, todas con un encanto particular. En ese sentido podemos nombrar a Playa Diamante, Playa Caletón, Playa Grande y Playa Magante.

De esta manera, nuestro recorrido por la Costa Norte de la República Dominicana nos lleva a Cabarete, sin duda, una de las zonas más visitadas por el dominicano, dada la vida nocturna que ofrece durante todo el año, y en especial para esta época en la que se realizan fiestas y eventos especiales. Cabarete es ideal para las personas que buscan practicar deportes acuáticos como KiteSurf, Windsurf y Surf. También para los bohemios, con pubs, tiendas y restaurantes en la playa.

El final de nuestro recorrido termina en Montecristi, pueblo que ofrece una rica y variada oferta complementaria con sus nuevos hoteles, tours en lanchas por los manglares detrás del Morro, además del centro de visitantes de las salinas de esta ciudad, donde se realiza un breve recorrido conociendo el proceso de la cosecha de sal (este lugar cuenta con el certificado Dominican Treasures). Cerca de Montecristi se encuentra Playa Punta Rucia, una de las más concurridas para esta época y desde la cual salen lanchas con turistas para visitar uno de los islotes más famosos del país: Cayo Arena; ideal para quienes gustan de hacer Snorkel. Visitar este islote requiere de tomar la previsión de llevar protección solar, ya que carece de palmas o cocoteros, y el Sol entre las 10:00 a.m. y 4:00 p.m. es muy fuerte.