Farah Cabrera

Fecha

, Póster

Por Patricia Crusset

En nuestra primera conversación, Farah Cabrera, con sus bien vividos 73 años, nos aclara que no se pondría tantas “cosas” como a su edad (94) lo hace Apfel. En lo que sí estamos seguros coinciden es en que no se ponen reglas ni límites y en que la edad jamás será un obstáculo.

Si se trata de innovar y de romper ciertos estereotipos, sobre todo los que tienen que ver con la moda, lo hace. Farah fue una de las primeras diseñadoras reconocidas de República Dominicana. Tuvo la oportunidad de dirigir la primera Escuela de Diseño del país, en 1968, en la entonces Universidad Mundial Dominicana; empezó a trabajar oficialmente en diciembre de 1987 y desde entonces no ha parado. Ni piensa hacerlo.

Se siente cómoda diseñando para las damas que han lucido sus creaciones desde hace más de cuatro décadas, como también para las más jóvenes “que tienen de referencia el buen trabajo que he creado para su madre o abuela”, nos dice.

 P  ¿La moda tiene edad?

La moda no tiene edad porque si tu personalidad y figura aceptan ciertas cosas, te lo puedes poner. Es sólo saber en qué momento hay que descartar algo para que siempre te veas bien. Ese contraste, como lo hace Iris Apfel, de usar colores cuando la edad te lleva por otro mundo es muy acertado. La moda es lo que puedes usar sin sentirte cohibido.

 

P Lleva casi 50 años trabajando, ¿ha pensado en el retiro? No, mientras Dios me dé la oportunidad de seguir trabajando, de seguir creando y haciendo las cosas diferentes, no me retiraré. Primero, porque es mi modo de vida y, segundo, porque disfruto lo que hago. Y aunque a veces me halo los “moños” (risas), jamás he pensado en retirarme.

 P ¿Para quién diseña actualmente Farah Cabrera? En todos estos años de labor he tenido clientes que pasan tres y cuatro años y hasta más sin buscarme, pero siempre me localizan cuando necesitan un traje especial. Por otro lado, este es un trabajo que se hace por recomendación. Diseño para mucha gente joven, porque tienen la referencia de su madre o su abuela.

 P ¿Cuál es su ADN al diseñar?

Un trabajo artesanal. Ese ha sido siempre mi sello.

 P ¿Qué opinión le merece la nueva generación de diseñadores dominicanos? ¡Qué son buenísimos! Tienen muchísimo talento. Yo creo que lo que debe hacer es organizarse. Siempre pongo de ejemplo a Jenny Polanco, quien es una fiel muestra de lo que se puede lograr. Gianina Azar también lo está consiguiendo. Cuando tú eres bueno y logras trabajar con líneas puras y un estilo definido, consigues un mercado donde la gente te distingue. Eso es lo que creo que falta. Son muy artistas, hay mucha creatividad pero necesitan esa identidad que debe tener el diseñador. Son, aparentemente, tonterías pero todos esos detalles son los que te van haciendo el marco para cuando veas  un vestido, de inmediato, percibas de quien es. Hay tanto talento que da pena que no se pueda encausar para que se produzca mejor.

 P ¿Qué se necesita para ser un buen diseñador o diseñadora?

Yo lo comparo con la pelota. Hay que ser pitcher, cátcher, taponero y bateador (risas). Si no manejas la producción no puedes dirigir, al menos que tengas un taller con un equipo muy grande. Hay que trabajar para producción, y como diseñadores tenemos que darle fuerza a la confección criolla. Yo soy parte de la directiva de Inmoda RD y estamos promoviendo eso. Se están dando pasos muy acertados para ver cómo se inserta la producción criolla con moda importada.

 P En el mercado dominicano, ¿En qué aspecto considera que revolucionó cuando empezó su carrera como diseñadora? No diría que revolucioné pero lo que sí sucedió con mi lanzamiento como diseñadora fue que las mujeres aprendieron a entender que aquí se hacía ropa de calidad. Así lo entiendo, porque después de 47 años trabajando, la gente me sigue aceptando.

 P En el caso de Iris Apfel, el personaje que interpreta, su sello de identidad son sus gafas oversize. ¿Cuál es el suyo? Me gusta la ropa glamorosa, y a mi edad me la pongo. Me gustan los vestidos y las faldas largas. En los años 60 me puse toda esa moda hippie. Lo que Iris tiene de admirable es que a su edad se pone todas esas cosas, es parte de lo que la mantiene viva.

 P ¿Qué debe tomar en cuenta una mujer para crear su propio estilo? Primero que nada, saber dónde se va a mover; tú puedes tener tu propio estilo siempre y cuando no desentones. Yo no creo en la moda, en que alguien se tenga que poner algo porque se usa. Ha evolucionado de tal manera que todo está aceptado.

 P ¿Cómo mantiene su figura?

Me cuido bastante. No llevo una dieta rígida pero me gusta comer sin exceso de azúcar ni de sal. Me gusta el vino y un poquito de whisky (risas).

 Leyenda de la moda

A sus 94 años, Iris Apfel es un ícono de la moda, un personaje admirado por su estilo único y una de las figuras más deseadas para ocupar la primera fila en los más importantes desfiles internacionales. Empresaria y diseñadora de interiores, quien por muchos años laboró como decoradora en la Casa Blanca, incluyendo el período de nueve presidentes distintos. Lo que más ha llamado la atención de Apfel la seguridad que transmite y su amplísima colección de accesorios. Fue por eso que en el 2005 le dedicaron una exposición en la que se mostraron 80 conjuntos de su atuendo personal y, claro, sus joyas. También, este 2015  año vio la luz un documental sobre su vida.

Twitts  para una vida. El Museo de Historia de la Moda y Estilo de Vida y, en Boynton Beach, Florida está en la fase conceptual del diseño de un edificio que albergará una galería dedicada de Apfel con algunas piezas de su ropa, accesorios y mobiliario/ Iris es conocida como la “Rara Avis”, por su peculiar sentido de la moda / Es la estrella de un documental de Albert Maysles, llamado Iris, que se presentó en octubre del pasado año/ En www.pem.org/sites/iris/ tienes la opción de vestir una muñeca como este legendario ícono.