Gabriela Desangles

Fecha

, Póster

La suerte de Gabi –como la conocen muchos– es que además de estar en los medios, lo hace sin perder nada de su esencia. Revela que el camino ha sido más largo pero lo prefiere así. Y aunque se trate de hacer reír se lo toma todo en serio para dar lo mejor de sí al público.

Reconocemos su voz todas las mañanas (de 7:00 a 9:00 a.m.) en La X 102.1 FM. Mientras que vemos su lado más divertido junto a Kenny Grullón en “Nada que ver con noticias” de N-CDN. 

Chispeante, espontánea y con un dominio de la improvisación que, sin duda, la hizo convertirse en uno de los personajes más aclamados del musical “Hotel Burlesque”. En su papel de Trixie bailó, cantó e interactuó con el público de una manera única. Esa Gaby a la que todos aplaudían era la misma que cuando fue al casting por primera vez no tenía experiencia ni en el canto, ni en el baile ¿Cómo lo logra? Dando el 200% en todo lo que hace y nunca pero nunca dejando de reír.

P Aunque antes había participado en papeles importantes, la interpretación de Diane Keaton como Annie Hall la hizo merecedora de un Oscar como Mejor Actriz y consolidó su carrera en la industria del cine. ¿Cuál consideras fue el momento que afianzó la tuya? Uno siempre está buscando algo más grande, pero si hay algo que me abrió muchas puertas fue el personaje de Trixie en “Hotel Burlesque”, ya que hizo que la gente se diera cuenta de que yo podía ser graciosa, que tenía talento para cantar, para bailar… Ahí se me ampliaron los horizontes y tengo ahora permiso para poder soñar con muchas otras cosas.

P ¿Has pasado alguna vergüenza en el escenario? En mi primer casting para escenario, realmente no sabía qué hacía ahí. Me pusieron a cantar y nunca había cantado, me pusieron a bailar y nunca había bailado… Mi mejor amiga me dijo: “tú puedes, ve y hazlo”, sino nunca lo habría hecho. Sudé la camisa de los nervios pero al final me llamaron.

P ¿Cómo te preparaste para esa gran oportunidad? La verdad es que trabajé el 200%, ya que consideraba que estaba en desventaja porque no tenía la experiencia en nada de lo que se requería. Cuando todos salían de los ensayos, yo continuaba en mi casa cantando y bailando. Me obsesioné con el personaje porque yo necesitaba que Trixie tuviera vida de verdad, y creo que logré que la gente se enamorara de eso. Ahora, en “Desencantada”, en cada presentación hacía algo diferente. Me parece divertido poder leer al público y ver qué le hace reír.

P En total, la película ganó cuatro Premios Oscar, ¿cuál ha sido tu mejor actuación? Mi mejor actuación es ser yo misma. Me ha costado mucho, pero si de algo estoy orgullosa es de ser quien soy realmente. Siento pena al ver muchas chicas que para poder lograrlo tienen que perder parte de su identidad. Aunque es un poco más sacrificado, me voy a sentir más orgullosa de mi trayecto.

P Alvy Singer, la pareja de Annie Hall, le confiesa que ha asistido durante 15 años a terapia, ya que posee una incapacidad para sentir alegría. De hecho, el filme se caracteriza porque ambos tienen ciertos trastornos. ¿Qué piensas de la depresión? Es una enfermedad que mucha gente sufre en silencio por miedo a reconocerla o porque sencillamente no se da cuenta que la tiene. Pienso que la persona debe buscar ayuda porque todos tenemos defectos que debemos de trabajar o mejorar y que, quizás, no estamos orgullosos de tenerlos. Es algo que debemos de conversar porque ahí es que ocurren los problemas, cuando la gente quiere ocultar algo en lugar de buscarle solución.

P Para ti, ¿cómo debe de ser una relación de pareja perfecta? La relación perfecta no existe pero en la ideal tiene que haber compresión, mucho respeto y, lo más importante, amor. Lo único que te ayuda a sobrepasar todo es un amor y una química que sean mayor que cualquier obstáculo.

P ¿Qué jamás soportarías? Que no me amen incondicionalmente o con la reciprocidad con la que yo lo hago.

P Luego del éxito de Annie Hall, Diane Keaton aceptó papeles diferentes para salir del estereotipo de ese personaje de comedia romántica. ¿Te preocupa que te encasillen? Me da miedo que me estereotipen, sobre todo porque ven tu físico y creen que no tienes mucho que ofrecer. Hay gente que no comprende que me gusta hacer humor, y es algo que yo disfruto mucho y que me hace feliz. Por mucho tiempo quise dejar de ser Gabi Desangles la modelo, que aunque fue una etapa bellísima, ya era el momento de avanzar. Ahora, en el cine y en el teatro, no quiero el papel de la “niña bonita”. En el cine dominicano todas las mujeres tienen los mismos estereotipos, y eso no me gusta porque hay muchas historias buenas que contar.

P Volviendo al filme, Annie conducía exageradamente mal, ¿cuántas multas le han puesto los Amet a Gabi? ¡Ni una! (risas) En realidad yo manejo muy mal… no sé montar bicicleta ni tengo sentido de la orientación, por eso prefiero no conducir.

P Anne se caracterizó por un look masculino que ha sido imitado por décadas. ¿Te gusta ese estilo? ¿Cuándo te sientes más femenina? Soy muy hippie, quienes me conocen saben que siempre he preferido un look muy despreocupado y sin mucho maquillaje. Cuando me siento más sexy es en la playa, en traje de baño.

P Para ti, ¿cómo es una mujer independiente? Una mujer que sus sueños y su destino los define ella misma, que no necesita a más nadie para que la defina como ser humano. Es ella quien opta por trabajar o quedarse en la casa con sus hijos pero por decisión propia, no porque nadie se lo haya impuesto.

P De no haber estado en los medios, ¿qué estarías haciendo? Fuera chef o personal trainer, o una mezcla de las dos cosas.

P Woody Allen se atrevió a romper las reglas cinematográficas y a interpretarse a él mismo en la película que también dirigió. ¿Te gusta romper las reglas? Todo el tiempo. No me gusta hacer las cosas como todo el mundo ni ser como todo el mundo, ni pensar como todo el mundo… La gente que hace cosas diferentes, que sorprende, es inolvidable justamente por eso.

Cuatro Oscar y un estilo
imitado por décadas

“Annie Hall” (1978) fue calificada como una de las mejores películas de su época. En ocasiones, sus personajes le hablan directamente a la cámara, y utiliza el recurso de subtítulos para imitar la voz interior de ellos. La comedia romántica se basa en la relación de una pareja y cómo van presentando sus personalidades neuróticas. A pesar de que es el personaje de Alvy (Woody Allen)quien le sugiere que busque ayuda a Annie, ella termina superando sus inseguridades, en cambio él pierde a la única persona que amó. Obtuvo cuatro Premios Oscar (Mejor Película, Mejor Director, Mejor Guión Original y Mejor Actriz Principal) y afianzó un estilo masculino y desenfadado que ha sido imitado por décadas. Fue la propia Diane Keaton que impuso ese vestuario a pesar de que la producción no estaba de acuerdo. Ella jamás imaginó que con sus gafas, sombreros, chalecos, camisas y pantalones oversize impondría el estilo Annie Hall.

PARA UNA VIDA. El nombre inicial de la película era Anhedonia (pérdida de interés y placer en la mayoría de las cosas), pero la producción decidió un nombre más comercial y optó por utilizar el nombre de la protagonista: Annie Hall/ Se dice que la película está basada en la relación que tuvieron Woody Allen y Diane Keaton, quienes fueron pareja en la vida real/ El apellido de Diane era Hall pero lo cambió porque en el sindicato de actores había otra actriz con ese apellido, y en su entorno más cercano la llamaban Annie.