Cuenta Regresiva

Fecha

, Bienestar

7 días antes

Limpia tu rostro. Es probable que debido al estrés, tu cutis esté ligeramente brotado o con exceso de brillo. Por lo tanto, es el momento oportuno para limpiarlo e hidratarlo. En estos casos se recomiendan las mascarillas de arcilla o barro, que te ayudarán a controlar los brotes y eliminar los puntos negros. También tienes la opción de un tratamiento profesional apoyado en aparatologías que permiten extraer impurezas, puntos negros y comedones, sin producir enrojecimiento ni marcas. Además, puedes tratar problemas específicos de la piel como control de brillo, reducir el tamaño de los poros y mejorar los signos de fatiga.

Sigue una rutina básica de cuidados: lava el rostro dos veces al día con una limpiadora que vaya acorde a tu tipo de piel, usa diariamente un suero que aporte luminosidad y bloqueador solar con mucha protección. Por último, aplica una crema hidratante antes de dormir.

6 días antes 

Exfolia tu cuerpo. Esto provocará la eliminación de las células muertas dejando la piel limpia y suave. No olvides áreas como espalda, escote y brazos, que de acuerdo al diseño de tu vestido pueden quedar al descubierto. El exfoliante debe ser suave y no abrasivo. En caso de que quieras fabricarlo en casa, por muchos siglos, la sal y el azúcar han sido utilizados como exfoliantes naturales. Mezcla azúcar crema granulada, miel y avena o vainilla. Si no te gusta la sensación de aceite en la piel, cambiar éste por guineo. Si quieres algo “listo para usar”, en el mercado existen muchas presentaciones que te ayudarán a dejar la piel tersa, incluso de acuerdo a cada tipo.

5 días antes

Prepara tu cabello. Los tratamientos profundos y el retoque de color, si es necesario, serán tus grandes aliados para una apariencia inmediata de salud. El cabello debe estar hidratado y nutrido, esto le permitirá literalmente brillar con luz propia. La preparación del cabello unos días antes asegura no sólo la belleza sino mayor duración del peinado, especialmente para las opciones de cabello semi recogido o suelto.

Los días previos a la celebración no son el mejor momento para hacer cambios en el corte o color del cabello.

4 días antes

“Poda” tus cejas. Son un punto muy importante dentro de tu rostro y el maquillaje. El conseguir la forma ideal siempre requiere algo de tiempo, por lo que en este período también puedes concentrar tu atención en ellas y ponerte en manos únicamente de profesionales.

3 días antes

Depílate. Realiza la depilación por lo menos dos días antes de la boda para darle tiempo a la piel a que se recupere y luzca libre de marcas, enrojecimientos o irritaciones. En caso de alguna irritación, tus dos mejores aliados son el Aloe Vera y la manzanilla.

2 días antes

Relájate. Es importante dejarse mimar con tratamientos que te tranquilicen. Disfrutar un baño de burbujas, masaje anti estrés, velas aromáticas y aromas de lavanda o vainilla acompañado de música relax, además de iluminar tu piel activarán todas las energías de tu cuerpo. Llegarás renovada y tranquila a la ceremonia.

1 día antes

Arregla tus manos y pies. Ese día las manos jugarán un papel estelar a la hora de recibir el esperado anillo que simboliza tu unión. Elige colores neutrales. Siempre ten el esmalte aplicado a mano para poder retocar. Igualmente tus pies deben estar libres de callosidades y suaves. Complementa con parafina para manos y pies. 

El día esperado

Levántate, relájate y disfruta. Evita los cambios de último minuto y apégate a la prueba de maquillaje y peinado realizados previamente. Elige para tu cita de maquillaje ropa fresca, preferiblemente con blusas de botones, evitando las franelas para que no arruines el trabajo cuando vayas a quitarla.