Para que no repitas los errores

Fecha

, Temas

La planificación de este evento comienza, generalmente, entre seis meses y un año antes. Iniciar por visitar ferias como Dominicana Bridal Week, donde están todos los suplidores bajo un mismo techo, es lo ideal.

1. Si no sabes manejar un vestido con cola, por favor no lo uses. Te pasarás la noche entera con ella más arriba del moño y lamentándote de haberla elegido. Existen vestidos con colas desmontables que serán una buena opción.

2. En este mundo de “machos”, hacer entender al novio que debe “maquillarse” puede constituir una hazaña. El photoshop es capaz de arreglar todo, menos la cara con brillo de bombillo incandescente en la foto oficial.

3. La comunicación es muy importante entre ambas familias. Sería de mal gusto que ambas madres de los novios fueran del mismo color por no ponerse de acuerdo. Si esto sucede, el comentario será que están más combinadas que una caja fuerte.

4. Novias, dejen al novio tranquilo; él no es parte de la decoración. Si la decoración es naranja, ¡¿por qué obligarlo a usar una corbata y un pañuelo naranja?! Esto es un #nokierover por estar demodé.

5. Entrados en fiesta todo se olvida. Sin embargo, acuérdense que el contrato estipula una cantidad limitada de bebidas, y cuando se agote deben autorizar el descorche de nuevas botellas. Si su presupuesto no aguanta los “extras”,  hable con sus amigos y sigan la fiesta en otro lado. Se ve muy feo estar bailando sin nada con qué quitarse la sed.

6. De manera sutil hablen con los familiares que tiene la costumbre de pedir cosas para llevar. Es un #nokierover  observar a los invitados con platos tapados del buffet o peor aún, desmontando los arreglos y llevándose las bases y los porta-velones, cuando les serán cobrados por faltantes.

7. Sus amigos melómanos no tienen por qué poner loco al Dj pidiéndole canciones. Usted y su novio habrán elegido su playlist antes de la boda, así que hágaselo saber.

8. Si tiene una prima que canta o recita, inscríbala en cualquier concurso de televisión para que calme sus ansias de estrellato. Su boda no debe ser su plataforma de lanzamiento porque no habrá ningún cazatalentos para firmarla. Ante cualquier amenaza de este tipo, comuníquese urgentemente con su wedding planner, son expertos en usar la palabra “No”.

9. No importa cuán allegado y querido es tu tío, si tiene problemas para manejar su grado de alcohol, asigne a alguien para que controle su ingesta del mismo, porque de lo contrario, el show de baile en medio de la pista, halando a la novia y dándole más vueltas que un trompo, es casi seguro.

10. Toma a tu pareja, cierren los ojos e imaginen cómo sería su boda perfecta, desde que empieza el día hasta la hora de llegar a la habitación cuando ya todo haya pasado. Esa es la boda que deben hacer (si tienen el presupuesto ), no la que otros quieran. Ese día sean egoístas, sólo se vive una vez.